TRAS OFRECER HASTA TRES VERSIONES DISTINTAS

Dani Alves, trasladado a un módulo para agresores sexuales en otra cárcel

El futbolista brasileño compartirá celda con otro recluso que ejercerá el papel de "preso de confianza", cuya misión es ayudar a superar la sensación de angustia y estrés que le puede provocar entrar en prisión

Dani Alves, trasladado a un módulo para agresores sexuales en otra cárcel

EUROPA PRESSDani Alves.

El exjugador del Futbol Club Barcelona (FCB) Dani Alves ingresaba este viernes por la tarde en la cárcel de Brians 1, en Sant Esteve Sesrovires (Barcelona),  después de que la jueza que lo investiga por presuntamente agredir sexualmente a una joven en la discoteca Sutton lo enviara a prisión provisional.  La magistrada lo hacía después de tomar declaración al futbolista que llegó a ofrecer hasa tres versiones de los hechos. Ahora, Alves ha pedido volver a declarar, mientras su familia intenta cambiar de defensa para tratar de demostrar su inocencia. La Secretaría de Medidas Penales, Reinserción y Atención a la Víctima de la Generalitat ha acordado trasladar al futbolista a la prisión de Brians 2 para "garantizar mejor la seguridad y la convivencia".

Durante el fin de semana ha estado en el módulo de ingresos de Brians 1, también en Sant Esteve Sesrovires, una cárcel para presos preventivos. Brians 2, donde ha sido trasladado Alves este lunes por la mañana, es una cárcel para penados pero también hay algunos presos preventivos, como el jugador.

Según han informado fuentes cercanas al centro, tras una breve estancia en el departamento de ingresos de la prisión, los responsables de Brians 2 le han asignado una celda en el módulo 13, que suele albergar a la mayoría de investigados o condenados por delitos contra la libertad sexual, aunque también los hay por otras infracciones penales.

Al menos los primeros días, Alves compartirá celda con otro recluso que ejercerá el papel de lo que en la jerga penitenciaria se conoce como "preso de confianza", cuya misión es ayudar a superar la sensación de angustia y estrés que puede provocar entrar en prisión, especialmente a las personas que nunca han estado en una penitenciaria.

El módulo 13, no obstante, dispone de espacio suficiente para que a algunos de los reclusos se les pueda asignar una celda individual, si así lo aconsejan las circunstancias del preso.

El traslado se produce después de que el Juzgado de Instrucción 15 de Barcelona decretara prisión provisional sin fianza para el futbolista el pasado viernes, en consonancia con la petición de medida cautelar que hizo la Fiscalía cuando el jugador pasó a disposición judicial.

En la mañana de ese viernes, Alves había declarado en la comisaría de los Mossos d'Esquadra en Les Corts, donde quedó detenido tras la contradictoria versión de los hechos ofrecida sobre la noche del 30 de diciembre en la discoteca de Barcelona, donde el futbolista presuntamente agredió sexualmente a una joven de 23 años.

En la declaración de Alves ante la jueza el jugador reconoció, según TV3, que estuvo en esa discoteca, pero sostuvo que sólo por un corto espacio de tiempo y niega la agresión sexual que le atribuye la víctima. Un relato que a consideración de la jueza instructora incurre en contradicciones con los indicios recabados por los Mossos.

Según ha informado TV3 Dani Alves declaró tres cosas diferentes: primero dijo que no conocía a la chica a la que presuntamente agredió sexualmente, luego dijo que sí que la había visto pero que no pasó nada, y por último afirmó que fue ella la que se le tiró encima.

La Cadena SER informa que el futbolista de 39 años, al que el Pumas de México ha rescindido su contrato, ha pedido volver a declarar ante la jueza tras ofrecer estas tres versiones distintas de los hechos. Además, la familia se estaría planteando terminar la relación con la actual defensa del futbolista.

Según informa El Español, su deseo es que esa función pase a hacerla el jurista Andrés Marhuenda Martínez. Este experto penalista ya se encuentra trabajando en la nueva estrategia que seguirá Dani Alves y en breve tendrá un encuentro con el jugador en prisión.

Los hechos, que continúan siendo investigados por los Mossos, han sido abordados además este fin de semana por el programa Fiesta, de Telecinco, donde la familia de Alves rompió su silencio: tanto su exmujer Dana Dinorah como los hermanos de Alves creen en su inocencia: “Dani, jamás jamás jamás haría eso. Te lo digo porque le conozco desde hace 22 años. Me parece que es una pesadilla y que no está pasando”.

La modelo Joana Sanz, mujer de Dani Alves, ya se había pronunciado tras la entrada en prisión preventiva de su marido a través de las redes sociales con un mensaje dirigido a los medios de comunicación, a los que les pide “respeto” y “privacidad”.

Las cámaras de seguridad

El futbolista fue investigado a raíz de la denuncia que presentó contra él una mujer que mantiene que Alves la violó vaginalmente, empleando para ello el uso de la fuerza, en un baño privado situado en un reservado de la discoteca Sutton de Barcelona, en la que ambos coincidieron la noche del 30 al 31 de diciembre pasados.

Ante la jueza, el futbolista negó la agresión sexual que se le imputa, pero la instructora consideró que su relato incurría en contradicciones con el resultado de la investigación llevada a cabo por los Mossos d'Esquadra y los indicios recabados en el lugar de los hechos.

De hecho, desde que el pasado 2 de enero la víctima presentó su denuncia, la policía catalana ha interrogado a varios testigos, entre ellos personal de seguridad del local, ha visionado las imágenes de las cámaras de seguridad de la discoteca y ha recogido muestras en el lugar de los hechos.

Precisamente las imágenes de las cámaras de seguridad del local la madrugada del 30 de diciembre han sido determinantes para que la jueza decretara prisión para el futbolista. En ellas se puede ver al jugador acosando a la víctima. "Desde atrás me cogió la mano y la puso en su pene y la quité. Lo hizo dos veces, la segunda con mucha fuerza y la volví a retirar. Me estaba dando asco", explicó la víctima ante la Mossos d'Esquadra.

Fue entonces, según el relato de la víctima, cuando Alves la introdujo en el baño, donde la insistió con violencia para que le hiciera una felación. Ante la oposición de la joven, él comenzó a darle bofetadas. Finalmente, según la denunciante, la situó contra el lavabo y la violó.

Según informa 'El Periódico', las cámaras revelan que Dani Alves y la joven de 23 años estuvieron alrededor de quince minutos en ese baño, donde se habría producido la presunta agresión sexual y, según el mismo medio, "las grabaciones y los testigos recogidos no coinciden con ninguna de las versiones que ha dado el futbolista brasileño".