La Comarca del Arlanza, historia, arte, naturaleza, vino y mucho más

Estamos a las puertas de agosto, para muchos, el mes más esperado del año y sinónimo de vacaciones. También hay otros muchos que por diversas razones solo se pueden coger fines de semana largos. Para ellos, nada mejor que hacer pequeñas escapadas. En este post voy a recomendar una de lo más inspiradora a la Comarca del Arlanza,

Para situarnos un poco, la Comarca del Arlanza recibe su nombre del río que discurre por las provincias de Palencia y Burgos. Y para centrarnos un poco más, el punto de partida de nuestra escapada es el tríángulo que forman las localidades de Lerma, Covarrubias y Santo Domingo de Silos.

Lerma

La Villa Ducal de Lerma tiene un pasado ligado de manera indiscutible a Francisco de Sandoval y Rojas, primer duque de Lerma. El hombre más poderoso del reinado de Felipe III empleó parte de su fortuna en engrandecerla y embellecerla. Imprescindibles su espectacular Plaza Mayor porticada donde hay que traspasar los muros del antiguo Palacio Ducal hoy reconvertido en Parador Nacional, la Colegiata de San Pedro, el Monasterio de la Ascensión, el mirador de los Arcos, el Convento de San Blas, los pasadizos aéreos de la nobleza, el puente medieval…

Santo Domingo de Silos

En Santo Domingo de Silos todo gira alrededor de su espléndido monasterio. en el que pueden visitarse algunas de sus espacios más importantes, como su prodigioso claustro románico o su museo de arte religioso. Si das un paseo por el pueblo descubrirás casas tradicionales y caserones nobiliarios, la muralla urbana o la iglesia de San Pedro, que está situada junto al monasterio.

Los servicios religiosos de los monjes ofrecen la posibilidad de escuchar a los visitantes el canto gregoriano, canto de origen medieval de sentida espiritualidad que, de un modo involuntario, llevó a los monjes a adquirir fama mundial durante los años ochenta.

Covarrubias

Covarrubias es una villa medieval de gran interés turí­stico y cultural. Las reminiscencias medievales son todavía visibles en su trazado urbano, en el estrechamiento de sus calles o en las pequeñas plazas soportaladas. La mayorí­a de las edificaciones del casco antiguo conservan su estilo arquitectónico tradicional, basado en el adobe y las vigas entramadas.

Aquí no te puedes perder la Plaza del Ayuntamiento, la Colegiata de San Cosme y San Damián, el Torreón de Fernán González y la Casa de Doña Sancha.

Además, de por su belleza natural e histórico-artística, esta zona también es conocida por sus vinos. La Denominación de Origen Arlanza se crea en 2007, aunque la tradición vinícola de la comarca se remonta al siglo X. La demarcación territorial la integran 67 municipios, de los que 54 pertenecen a la provincia de Burgos y 13 a la de Palencia.

Aquí principalmente se cultiva la variedad tempranillo o tinta del país, aunque también están permitidas la garnacha, la mencía, cabernet sauvignon, merlot y petit verdot, entre las tintas, y la viura y la albillo, entre las blancas.

El espectacular paisaje transcurre siguiendo la ribera del río Arlanza, desde los pinares de Quintanar de la Sierra, donde sus aguas corren de este a oeste, hasta el límite con Palencia donde desemboca en el Pisuerga a la altura de Torquemada.

Ten por seguro que los vinos de esta Denominación de Origen te harán descubrir el sabor de esta tierra. Y, por supuesto, también sus bodegas. Entre las que bien merecen una visita, te recomiendo la vanguardista Buezo, y las auténticas y singulares Monte Amán y Covarrubias.

Bodegas Buezo llama la atención por su diseño innovador, pero muy bien integrado en el entorno. Situada en el Paraje de Valdeazadón, en el municipio burgalés de Mahamud, destaca por su apuesta por la tempranillo, aunque también se elaboran vinos a partir de las variedades foráneas cabernet sauvignon, merlot y petit verdot. Además, cuenta con un restaurante desde el que se contemplan unas magníficas vistas. Aquí no dejes de probar Buezo Petit Verdot 2005.

Monte Amán está situada en la también localidad burgalesa de Castrillo Solarana. Esta bodega comienza su andadura en el año 1985, con la plantación de cepas con la variedad tinta del país o tempranillo, en un total de 30 hectáreas de viñedo de su propiedad.

Las viñas están situadas entre 800 y 900 metros de altitud sobre el nivel del mar. Su climatología es de contrastes, ya que por el día se puede alcanzar una temperatura media de 25 grados y por la noche bajar hasta los 5. Este contraste favorece la maduración de los racimos, potencia su grado alcohólico, el color y los taninos, y ayuda a mantener una acidez muy equilibrada. Un imprescindible, su Monte Amán Rosado 2020.

Y, por último, Covarrubias es una bodega de ambiente familiar y acogedor, en calado de tierra, que conjuga los métodos artesanales con las nuevas tecnologías. Situada en la localidad burgalesa del mismo nombre, cuenta con viñedo propio en el que únicamente se cultiva la variedad tempranillo. Aquí la crianza de sus vinos se realiza en barricas de roble y con un posterior reposo en botella confieren a sus vinos la personalidad y calidad que les distinguen. Vino sugerido, el tinto Viña Valdable 2020.

Además, este pequeño recorrido por la Ruta del Vino Arlanza ofrece la posibilidad de conocer lo genuino de la arquitectura popular castellana. Las viviendas, adosadas unas a otras y constreñidas a los cascos de cada villa, muchas veces en perímetros amurallados, encierran la historia de Castilla y de España. Y aquí tienes una pequeña muestra.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *