Los secretos que esconde Dom Ruinart Blanc de Blancs 2009

Esta semana os voy a hablar de un champagne sencillamente espectacular, de esos que incluso tienes la seguridad de se van a convertir en míticos. Estoy hablando de Dom Ruinart Blanc de Blancs 2009.

Y para entrar en materia, os diré que se trata de un champagne vintage, lo que significa que solo se elabora en las añadas excepcionales, a partir de las uvas de la mejor calidad y siempre procedentes de la misma cosecha.

La estrella de las mejores cosechas, la cuvée Dom Ruinart, celebra la variedad de uva emblemática de la Maison Ruinart, la chardonnay. Nacida en 1959, desde entonces solo se han producido 26 añadas. De hecho, Dom Ruinart Blanc de Blancs 2009 sucede a la añada 2007 y marca el 50 aniversario entre la primera y la última cosecha de Dom Ruinart: 1959-2009.

En 2009, cincuenta años después de la primera añada de Dom Ruinart, la nueva cosecha de Dom Ruinart Blanc de Blancs se compone íntegramente por uvas de la variedad chardonnay procedente de los Grands Crus de la Maison, de las que un 82 por ciento es originaria de los viñedos de la Côte des Blancs (Cramant, Avize, Chouilly & Le Mesnil-sur-Oger) y el 18 restante de las viñas de la vertiente norte de la Montagne de Reims (Sillery). Esta combinación brinda a los vinos abundancia y frescura, así como potencia y elegancia.

La cosecha 2009 en la región de Champagne tuvo lugar en un momento ideal para la maduración. Ese verano fue perfecto y dio como resultado unos vinos muy carnosos y vivos. Lo cierto es que ese periodo particularmente seco, con un 40 por ciento menos de lluvia en comparación con la media de años anteriores, proporcionó una mayor complejidad a los aromas, textura, frescura y dosificación.

Estos elementos predominaron también en el momento del assemblage y también durante el proceso de sus diez años de crianza. Por eso, la cuvée Dom Ruinart Blanc de Blancs 2009 ofrece una gran elegancia y profundidad, así como una textura muy refinada.

Se trata de un vino muy gastronómico de un intenso color dorado radiante con destellos de tonos verdes y almendrados. Es un champagne jugoso y vivo con un final largo y sutil. La finura de su efervescencia resalta una textura de lo más delicada.

Los sabores soleados de esta añada, combinados con un frescor intenso, ofrecen infinitas posibilidades de armonizarlo con diferentes platos.

Sin ir más lejos, resulta excelente para disfrutarlo a la hora del aperitivo y para por ejemplo acompañar un tartar de dorada con aceite de oliva y limón, un lenguado a la parrilla o un sashimi de pescado blanco. Tampoco defrauda con pescados azules y con todo tipo de marisco, así como con platos elaborados a base de cerdo y con quesos tiernos y cremosos.

Su precio aproximado es de 199,99 euros.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *