San Cobate, tintos de última generación

San Cobate es el ilusionante proyecto que en 2016 emprendió Antonio Vázquez Muñoz-Calero con el objetivo de elaborar vinos que respetasen al máximo la personalidad de las viñas, los diferentes suelos, la peculiaridad de la tinto fino y que sobresaliesen por el discreto uso de la madera de sus barricas para que la fruta sea la gran protagonista.

San Cobate se encuentra en el corazón la Ribera del Duero, en el triángulo formado por las localidades de Gumiel de Mercado, La Horra y La Aguilera. Su nombre procede del monasterio benedictino que se instaló a mediados del siglo XI en las inmediaciones de esta finca.

La finca cuenta con uno de los viñedos más singulares y mágicos de la zona. Con una superficie de 80 hectáreas, está situado a una altitud que va desde los 830 hasta los 900 metros y cuenta con parcelas que tienen diferentes orientaciones, lo que permite una gran variabilidad en la expresión de la uva. Las cepas tienen una edad media de 40 años.

Una vez en bodega, la uva es despalillada y sutilmente estrujada. La fermentación alcohólica es espontánea con levaduras autóctonas. Las vinificaciones se hacen elaborando las diferentes parcelas de la finca por separado para conseguir vinos con matices y aromas personales.

La crianza se realiza en dos fases. La primera en barricas de Borgoña de 225 litros de roble francés mayoritariamente y, posteriormente, en tinos de mayor capacidad donde se hace el ensamblaje. En ambos casos las maderas empleadas son de varios usos, de modo que los tostados no aromaticen ni enmascaren los sabores y aromas conseguidos en los vinos.

Por el momento, solo elaboran dos etiquetas, San Cobate y San Cucufate Monasterio, que llaman la atención por su predominio de la fruta y por la perfecta integración de la madera. Hasta podría decirse como gran cumplido que son unos ribera que no parecen riberas.

San Cobate 2017 es un  vino de un color delicado. Nariz amplia y compleja. Notas frescas de grosella, regaliz y especias, romero, tomillo junto con sensaciones balsámicas. En boca ofrece contrastes de madurez y frescor con taninos estructurados y sensaciones que nos trasladan esos matices de la diversidad de suelos de la finca, calizas y arcillas con un final delicado y envolvente.

San Cucufate Monasterio 2016 es un tinto de color cereza oscuro delicado. Nariz amplia y compleja. Notas de fruta negra madura, especias, romero y clavo junto con sensaciones de sutiles tostados. En boca ofrece contrastes de madurez y fruta confitada que reflejan su exposición sur, con taninos estructurados y sensaciones que nos trasladan esos matices de los suelos calizos de la parcela.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *