Mercados de Madrid, auténticos espacios gastronómicos

Mercados|EFEEn Madrid y desde hace unos cuantos años, los mercados de barrio de toda la vida se han convertido en auténticos espacios gastronómicos donde se puede comprar desde el producto más básico hasta la más exquisita delicatessen.

De hecho podría decirse que en Madrid se ha vivido una auténtica reconversión de algunos de sus mercados y, además, con gran éxito de crítica y público. Desde luego han ganado mucho desde el punto de vista estético y funcional, incluso hay alguno que se ha convertido en un reclamo turístico como ocurre con el de San Miguel, situado muy cerca de la Plaza Mayor y fácilmente reconocible por su estructura original de hierro de principios del siglo XX.

Desde siempre, los mercados estables o itinerantes han sido un punto de reunión en pueblos y ciudades de toda España. En mi caso, recuerdo con nostalgia y cariño los de mi infancia y adolescencia en San Sebastián. Allí al mercado se le llama plaza y tanto San Martín como La Brecha eran muy especiales. Recuerdo el bullicio, los olores, la alegría y la conversación de los dueños de los puestos, de los caseros que vendían los productos de su propia huerta… en fin, siempre me parecieron sitios llenos de vida.

Aunque yo el que más frecuento es el Mercado de Chamartín, en este post me voy a centrar en cuatro mercados de referencia que sobresalen por su peculiaridad y que se han convertido en auténticos lugares de experimentación gastronómica.

Mercado de San Miguel|FacebookMercado de San Miguel es un lugar histórico y monumental, cargado de reminiscencias literarias. Emplazado en el corazón del Madrid castizo, se halla en la zona de mayor personalidad de la ciudad y mejor oferta comercial, cultural y de ocio. Ahora está escribiendo una nueva página de su historia con el objetivo de aglutinar a los mejores comerciantes, profesionales, expertos y entusiastas de sus respectivas especialidades. Son aquellos cuya oferta justifica el desplazamiento hasta el centro de Madrid, pero sin abandonar su vocación de mercado tradicional enfocado a la compra diaria. Una oferta vinculada a la calidad, a la frescura, y a la temporalidad de los alimentos, respondiendo al reciente interés por la gastronomía que la ha convertido en un autentico hecho cultural.

El Mercado de San Miguel pretende llegar a ser un Centro de Cultura Culinaria, donde el protagonista es el producto, y donde tengan presencia activa todos los grandes hechos y acontecimientos del universo de la alimentación. Un lugar de encuentro, dirigido al cliente, al profesional, al gourmand, al que busca información y consejo. Un lugar donde, además de hacer la compra diaria, se pueda participar en actividades, degustar lo que se va a llevar a casa o, simplemente pasear o tomar algo. Un mercado tradicional con las ventajas de los nuevos tiempos.

El mercado de San Miguel es el único mercado en hierro que ha llegado hasta nuestros días, una vez desaparecidos los formidables ejemplos de La Cebada y Los Mostenses. Está considerado Bien de Interés Cultural en la categoría de Monumento. Situado en la plaza de San Miguel con fachadas a la Plaza del Conde de Miranda y a la Cava de San Miguel. Su construcción, bajo la dirección de Alfonso Dubé y Díez, se concluyó en 1916. Instalado en su origen al aire libre, en 1835 se realiza un proyecto, por Joaquín Henri, para cubrirlo, del que sólo se ejecutan más que unas portadas, eliminando el mal efecto que a la plaza le producían los cajones dispares en los comerciantes. En 1911 se encarga el proyecto definitivo a Alfonso Dubé. Consta de una planta baja con estructura metálica de soportes de hierro fundido y un sótano para almacenes.

Mercado de San Miguel (Plaza de San Miguel, s/n Tel. 91 542 49 36)

Mercado de la Paz|FacebookSituado  desde 1882 en el corazón del Barrio de Salamanca, el Mercado de la Paz, con sus impecables puestos y un ambiente acogedor, ofrece a su escogida clientela un amplio abanico de productos de calidad. Los productos ecológicos tienen un hueco importante en este espacio ubicado en la calle Ayala.

El Mercado de la Paz fue inaugurado en el año 1882 en el barrio de Salamanca de la ciudad de Madrid. Es uno de los cuatro mercados modernistas de hierro y cristal construidos a finales del siglo XIX en la ciudad y el único que permanece plenamente activo como mercado. Su arquitectura actual responde a una importante remodelación que vivió en 1943. Se trata de uno de los mercados con mayor solera de la ciudad de Madrid.

El barrio de Salamanca, donde está ubicado, es un barrio con una población mayoritariamente de clase media-alta, de hecho la renta per cápita media del barrio es una de las más altas de Madrid. A pesar de esta ubicación y condición histórica, el Mercado de la Paz sufrió un prolongado proceso de deterioro físico y arquitectónico desde la remodelación de 1943, hasta tal punto que en 1984 el Ayuntamiento de Madrid se vio obligado a rescatar la concesión. En ese momento un tercio de los puestos, 22 concretamente, estaban cerrados. Dos años más tarde, en 1986, la Asociación de Comerciantes asumió la concesión y con ella la gestión diaria del mercado. A partir de este momento el Mercado de la Paz empezó a recuperar su aspecto arquitectónico y vida comercial. Al mismo tiempo una nueva y joven junta directiva se hizo cargo de la Asociación de Comerciantes, impulsando el proceso de modernización del mercado en todos sus aspectos: físico, comercial y humano. Y si quieres disfrutar de la que dicen que es una de las mejores tortillas de patata del mundo, no te marches sin hacer una visita a Casa Dani.

Mercado de la Paz (Ayala, 28  Tel. 91 435 07 43)

Mercado de San Antón|FacebookEl Mercado de San Antón es un mercado de abastos ubicado en el Barrio de Chueca. La zona tenía un mercado al aire libre en el siglo XIX: un mercado de cajones de madera denominado de ‘San Antón’. Benito Pérez Galdós ya citaba en ‘Fortunata y Jacinta’ los puestos callejeros origen del antiguo mercado de San Antón. El nombre lo tomaba de la calle colindante, hoy Pelayo.

Durante la Guerra Civil en plena defensa de Madrid el 'Mercado' estuvo en funcionamiento. El primer edificio se construye bajo el mandato del ayuntamiento y se inaugura en el año 1945 bajo el proyecto del arquitecto Carlos de la Torre y Costa, al acto asiste el alcalde Alberto Alcocer en su segunda investidura. El mercado tiene una evolución de auge y declive a lo largo de diversas épocas del siglo XX, unidas a la evolución del Barrio y de los hábitos de consumo.

A comienzos del siglo XXI la Asociación de Comerciantes del Mercado de San Antón decide renovar el Mercado adaptándolo a los requerimientos de demanda del nuevo barrio. Para ello derriba el viejo Mercado en 2007 e inicia la construcción del nuevo. Siguiendo el modelo mixto se diseñan espacios de puestos de venta y lugares de restauración. En mayo de 2011 se inaugura el nuevo mercado con un edificio renovado. Se ofrecen en esta renovación nuevos servicios como restaurantes, bares con terrazas, salas de exposiciones.

El Mercado de San Antón se inauguró oficialmente en 2011. El espacio cuenta con tres plantas y una veintena de puestos, además de un restaurante con terraza y una agradable zona de copas. En la primera planta se encuentra el mercado tradicional; en la segunda está la zona de show cooking, tiendas de degustación y de comida para llevar; y en la tercera el restaurante-terraza 'La Cocina de San Antón. En este mercado también se celebran eventos de degustación de productos gratuitos.

Mercado de San Antón (Calle de Augusto Figueroa, 24 Tel. 91 330 07 30)  

Mercado de San Ildefonso|FacebookEl Mercado de San Ildefonso está situado en la calle Fuencarral, una de las más céntricas de Madrid. Este espacio nació con el espíritu de los nuevos mercados callejeros, además de los mercados tradicionales, como el que hubo en el siglo XIX con el mismo nombre.

Es más, el Mercado de San Ildefonso no es un moderno mercado más de los que están proliferando en muchas capitales de España, es un novedoso concepto de ocio, disfrute y socialización en torno a la gastronomía, al estilo de los Street Food Markets que pueden encontrarse en Londres, Nueva York, Singapur o Bangkok y que ha sido diseñado como una auténtica prolongación de la bulliciosa y cosmopolita de la calle en que se ubica: con adoquines que recuerdan a los de las vía peatonales en sus suelos y absolutamente abierto al exterior a través de grandes ventanales abatibles, pero -como el mercado histórico al que debe su nombre- con un techo que cubre todo.

Aquí no hay coloridas cajas de hortalizas, ni piezas frescas para cocinar en casa. Su oferta se basa principalmente en el producto manufacturado y algunos en estado puro, pero siempre listos para tomar en el establecimiento o mientras se sigue el rumbo por la calle principal. Todo ello con el objetivo de ser un break en la jornada de compras, un punto de encuentro en horario after work, una alternativa al aperitivo o una parada estratégica para vecinos, turistas y asiduos entre Malasaña, Chueca y Tribunal. El mercado es un lugar de paso en donde disfrutar de puestos de gastronomía muy especializada y de altísima calidad.

En este mercado hay 19 puestos que corren a cargo de auténticos expertos en el producto que ofrecen.Totalmente recomendables los puestos de dentro del mercado, especializados en una gran variedad de productos y platos. Elaborados por grandes maestros en la materia, sorprenden por una gran gama de sabores que hacen las delicias de los paladares más exigentes.

El Mercado de San Ildefonso tiene además la virtud de haber sabido fusionar cocinas de todas las nacionalidades y regiones. También cuenta con un jardín exterior y una barra de bebidas.

Mercado de San Ildefonso (Fuencarral, 57 Tel. 91 559 13 00)

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *