Biarritz, la playa en otoño

Biarritz|EFE

No es ningún secreto que mi predilección por Francia y en concreto por el País Vasco francés, por sus playas, su gastronomía, sus tiendas y por ese no sé qué que para mí tienen los pueblos y ciudades de la costa o del interior que rodean a la ciudad de Bayona, suele traspasar los límites de la ecuanimidad.

Detrás de esta afición se encuentra la figura de mi madre, quien desde muy niña hizo que mi vida y la de mi hermana estuvieran muy ligadas a Francia. Como vivíamos en San Sebastián y a ella le encantaba cruzar la frontera, cada dos por tres estábamos en San Juan de Luz, Biarritz o Bayona; nuestra playa de referencia, además de la de Ondarreta en San Sebastián, era la de Hendaya -insuperables los ‘beignets d’abricot’-, y todos los meses de julio estábamos internas en la Institution Saint-Amand, un colegio situado en al lado de Bayona.

Con esto quiero decir que muchos de los recuerdos de mi infancia y adolescencia están ligados a esta parte del suroeste de Francia. Por eso en cuanto puedo me gusta volver y pasar unos días. Además, si es en otoño, cuando tras el verano la ciudad se vacía de veraneantes y parece que todo vuelve a su sitio, mejor que mejor.

Hotel Edouard VII|EFELo que más me suele gustar es quedarme en Biarritz y a partir de ahí hacer mis recorridos de siempre. Uno de mis hoteles favoritos es el Édouard VII (21, avenue Carnot Tel. +33 5 59 22 39 80) porque es pequeño, está muy céntrico y tiene unas ofertas estupendas en esta época del año.

Si el presupuesto es más holgado recomiendo además del Hotel du Palais (1, avenue de l’Impératrice Tel. +33 5 59 41 64 00), el Hotel de Silhouette (30, rue Gambetta Tel. +33 5 59 24 93 82), y un poco más alejado, el Hotel Le Beaumanoir (10, avenue de Tamamès Tel. +33 5 59 24 89 29).

Quizá el mayor encanto de Biarritz es que ha sabido conservar su estilo, entre decadente y chic, y combinarlo con un nuevo aire de ciudad moderna de veraneo, que gira alrededor de deportes como el surf o el golf, y, por supuesto, de la talasoterapia, hecho que le ha ligado, aún más si cabe con el mar. Todo ello sin olvidar su pasado de pueblo pesquero y su arraigado carácter vasco-francés que se refleja en las calles de la zona del puerto, en su gastronomía y en la pasión por la cesta punta.

Además, para mí Biarritz tiene otro punto fundamental: el mar o mejor dicho las playas, que forman parte de la vida cotidiana de sus habitantes, sea invierno o verano. Porque aunque mucha gente lo desconozca, Biarritz tiene varias playas: Miramar, Port Vieux, Côte des Basques,  Marbella, Milady y por supuesto la más conocida, la Grande Plage. Y os aseguro que no hay nada como recorrer en esta época del año el paseo que la bordea.

Sofitel Biarritz Le Miramar ThalassaOtro punto a tener muy en cuenta es que Biarritz es desde hace años un importante centro internacional de talasoterapia. Su proximidad con el agua del mar le convierte en un destino ideal para los que quieren mejorar su salud y bienestar gracias a las terapias que utilizan agua de mar como elemento fundamental. Para ello cuenta con dos prestigiosos establecimientos: el Instituto de Talasoterapia fundado en 1979 por el legendario ciclista Louison Bobet y que se encuentra situado en el hotel Sofitel Biarritz Le Miramar Thalassa (13, rue Louison Bobet Tel.+33 5 59 41 30 00), y Les Thermes Marins (80, rue de Madrid Tel. +33 5 59 23 01 22).

Para quien no conozca Biarritz hay que decir que durante el día la vida gira por un lado alrededor del mercado Halles de Biarritz y sus concurridas calles; y, por otro, de la Place Clémenceau y sus Galeries Lafayette, punto neurálgico en el que desembocan las principales calles comerciales de la ciudad.

Porque Biarritz es la ciudad del shopping y aquí la oferta es de lo más variada. Desde las elegantes tiendas de toda la vida, como Hermès (19, avenue Edouard-VII Tel. + 33 5 59 24 00 64), Sonia Rykiel (La Maison Basque 3, avenue Edouard VII Tel. +33 5 59 22 43 49), Les Sandales d’ Eugénie en donde se encuentran todo tipo de alpargatas cosidas a mano o la refinada tienda de lencería y ropa blanca Héléna (33, rue Mazagran Tel. 5 59 24 06 23 y 7, avenue Édouard VII Tel. 5 59 24 73 43). Otra visita imprescindible es lasombrerería Chapellerie Divine (8, avenue Victor Hugo Tel. +33 5 59 24 12 04).Elysées Parfums|APTambién merecen una visita Kikiritz una original boutique vintage (44, rue Luis Mariano Tel. +33 6 19 73 25 52), que está en el mismo sitio que la espectacular tienda de telas Docks de la Négresse (Tél. +33 5 59 41 17 22). Dora Zee (1, avenue de la Reine Victoria Tel. +33 5 59 24 37 50) es una tienda de bisutería y accesorios de moda. Impresionantes los collares hechos con todo tipo de materiales.

Además, merece la pena entrar en anticuarios como Bakara Antiques (23, rue Mazagran Tel. +33 5 59 22 08 95) y en perfumerías e institutos de belleza como Elysées Parfums (3, place Clémenceau Tel. +33 5 59 24 11 34). También animo a todo el mundo que disfruten en salones de té y pastelerías como Miremont (1 bis, place Clémenceau Tel. +33 5 59 24 01 38) o Dodin (Boulevard du Général de Gaulle, Quai de la Grande Plage Tel. +33 5 59 22 10 43) y chocolaterías o bombonerías como Chocolaterie Henriet (Place  Clemenceau Tel. +33 5 59 24 24 15).

Por la noche la fisonomía de Biarritz se transforma y la vida se consagra a disfrutar de su importante oferta gastronómica y, sobre todo, de las salas de juego del Casino Barrière, digno heredero del Casino Bellevue, antiguo símbolo de la ciudad.

Biarritz  y otros pueblos cercanos esconden algunos de mis sitios favoritos para salir a comer o cenar. Aquí os hablo de unos pocos, pero en general se come muy bien y a precios muy razonables en cualquier restaurante.Chez Albert|AP Chez Albert es la típica taberna marinera con una terraza muy animada en el ‘Port Vieux’, el antiguo puerto de pescadores de Biarritz. Marisco y pescados frescos son la base de su carta. También en Biarritz se encuentra Le Café de Paris (5, place Bellevue Tel.+33 5 59 24 19 53), situado en el hotel del mismo nombre es uno de los restaurantes más conocidos de Biarritz. La Tantina de la Playa en Bidart (Place du Centre Tel. +33 5 59 26 53 56), pescados y mariscos, muy animado para cenar y buenos precios. Ya en San Juan de Luz, Le Kaïku (17, rue de la République Tel. +33 5 59 26 13 20), con su cocina de bistrot centrada en el pescado. Y por supuesto, el Auberge Achtal en Arcangues (Place du Fronton Tel. +33 5 59 43 05 56), un pueblo del interior con mucho encanto a no más de quince minutos en coche del centro de Biarritz.  Además de por sus châteaux es famoso por su iglesia del siglo XVI en cuyo cementerio está enterrado Luis Mariano. Aquí son imprescindibles el confit de pato y las setas.

Espero que os animéis a visitar Biarritz, os prometo que no os defraudará. Hay pocas ciudades en la que exista una simbiosis tan perfecta entre el ayer y el hoy, y Biarritz es una de ellas. Además tiene el mérito de que con el paso de los años no ha perdido ni un ápice de su encanto y elegancia, y se mantiene fiel a su legendaria vinculación con la tierra y el mar.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *