Txakoli, el nuevo blanco de moda

Hace unos días tuve la oportunidad de visitar Bilbao y algunas bodegas situadas en diferentes localidades de la provincia de Vizcaya, pertenecientes al Consejo Regulador Txakoli de Vizaya o Bizkaiko Txakolina. Aunque ya conocía el espectacular cambio que ha experimentado el txakoli en los últimos años, he de decir que este desconocido vino blanco merece hoy ocupar un lugar propio en las cartas de vinos de los mejores restaurantes de España.

Hasta hace unos años, el txakoli era un vino blanco muy ácido y tirando a peleón que se elaboraba en el País Vasco. De hecho y para quien lo desconozca, en sus orígenes se elaboraba en los baserris o caseríos, se consumía localmente y se utilizaba como moneda de cambio entre los vecinos.

Lo cierto es que nunca llegó a traspasar las fronteras de Álava, Guipúzcoa y Vizcaya, las tres provincias vascas. La principal razón se debía a que, en aquellos tiempos, el txakoli era un vino considerado de mala calidad, fermentado en viejos barriles de roble y conocido por ser un vino cabezón.

Pero eso es historia, en la actualidad el txakoli se ha convertido en un vino joven, afrutado y ligeramente espumoso, de buena calidad y muy agradable al paladar.

Aunque hay tres variedades certificadas de txakoli amparadas en tres consejos reguladores: Getariako Txakolina, Arabako Txakolina y Bizkaiako Txakolina, en este post me voy a centrar en el txakoli de Bizkaia o Bizkaiko txakolina.

Dentro de Vizcaya hay comarcas donde la superficie de viñedo y el número de bodegas es sensiblemente superior a la media. Sin ir más lejos, en las comarcas de Uribe y de la de Urdaibai. Dentro de la primera destacan el Valle de Txori-Herri, en las localidades de Zamudio, Derio, Lezama, Larrabetzu… o el municipio de Bakio. En la segunda comarca, las más representativas son Guernica, Busturia, Múgica o Cortébuzi, entre otros.

Para ilustrar el cambio experimentado en nuevo txakoli de Vizcaya, me voy a detener en dos bodegas que destacan por haber sido las grandes precursoras e innovadoras de estos nuevos vinos: Itsasmendi y Gorka Izagirre.

La Bodegas Itsasmendi se encuentra en Guernica y se le podría definir de la misma manera que a la propia Reserva de la Biosfera de Urdaibai a la que pertenece, es decir que está en permanente evolución, llena de diversidad, natural y compleja. El espíritu inquieto e innovador del equipo de la bodega, encabezado por Garikoitz Ríos, ha originado un nuevo concepto para el txakoli desde el respeto al Medio Natural.

Aquí destacan diferentes etiquetas como Itsasmendi 2018, un ensamblaje de las variedades hondarrabi zuri y hondarrabi zuri zerratie. Es un txakoli joven, perfecto para acompañar toda clase de pintxos.

Itsasmendi 7 2017 es lo que se denomina un txakoli gastronómico, que por su complejidad y estructura es el acompañante ideal de la variada gastronomía vasca.

El espectacular Itsasmendi Urezti 2015 es el vino primer vendimia tardía amparado por la DO Bizkaiko Txakolina y comenzó a elaborarse en 2001. Se trata de un vino dulce del mismo estilo que otros vinos producidos en el arco atlántico como los Sauternes, Barsac y Jurancon.

Itsasmendi Artizar 2013 es de carácter salvaje, cambiante, serio, profundo y de gran longevidad en botella. La originalidad de este txakoli reside en disponer de la libertad necesaria para trazar su propia estela cada añada.

Y, por último, Itsasmendi Eklipse 2015, un txakoli tinto que para muchos será una auténtica sorpresa. Elaborado con las variedades pinot noir, hondarrabi beltza y berdexa zarie, es aparentemente ligero, pero cuenta con una gran persistencia en boca.

La bodega Gorka Izagirre se encuentra en Larrabetzu. Aquí el cocinero Eneko Atxa y su tío Gorka Izagirre diseñaron un proyecto singular, al unir la alta cocina y el mundo del vino, y se convirtieron en referentes de ambos sectores.

El objetivo de la bodega, liderada hoy por Bertol Izagirre y su enólogo José Ramón Calvo, es crear vinos de calidad que reflejen la identidad de unas variedades únicas en el mundo y su entorno, Vizcaya.

Entre sus etiquetas de referencia están el Gorka Izagirre, un vino blanco joven, que es el resultado de un ensamblaje de las variedades locales hondarrabi zuri y hondarrabi zerratia. Ideal como aperitivo, también acompaña a la perfección mariscos y pescados. Se le puede definir como alegre, apetitoso, seco y fresco.

El G22 es un monovarietal de hondarribi zerratia, criado sobre lías. Un vino versátil que sintoniza tanto con pescados como con carnes blancas, sabrosas salsas y delicados quesos. Elegante y complejo, está pensado para disfrutarlo hoy y en el futuro.

Ama Blanco Selección de Añada es la pura expresión de la uva hondarrabi zerratia madura, única protagonista de este blanco, y que solo se elabora en las añadas más cálidas de Vizcaya. Es un vino elegante, sutil y sedoso.

Arima Blanco Dulce es un vendimia tardía que se elabora con hondarrabi zerratia. Perfecto como acompañante de quesos, postres y foie. Es un vino sedoso, maduro y envolvente.

Y, por último, la gran estrella de la bodega, 42 by Eneko Atxa, que recientemente ha sido elegido el mejor vino blanco en el prestigioso Concurso Mundial de Bruselas. Este blanco fermentado en barrica es el reflejo de la perfecta unión entre la hondarrabi zerratia, sus lías y la madera. Este vino es un imprescindible con pescados a la brasa, carnes blancas y quesos ahumados. De él puede decirse que es único, sofisticado y muy gastronómico.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *