Tinto de verano, mucho más que vino peleón con gaseosa

Tinto de verano

Esta semana voy a hablar de una de mis bebidas favoritas, el tinto de verano. La gente que me conoce sabe que me apasiona el buen vino, pero mato por un buen tinto de verano, bebida que suelo pedir a lo largo de todo el año. Añado lo de ‘buen’ porque no todos son iguales y porque, afortunadamente y de un tiempo a esta parte, la elaboración y presentación han mejorado y mucho, incluso en muchos sitios se esmeran en prepararlo como si se tratara de un cóctel y lo cobran como tal.

AmuraY de los mejores que he probado últimamente han sido el que preparan en bAravaca (Blanca de Castilla, 5, Aravaca, Madrid). En este restaurante y coctelería le añaden licor de melocotón y está espectacular.

Y el otro es el que sirven en el bar Amura (Rúa da Praia, Raxó, Pontevedra), al que le añaden frutas frescas picadas que le dan un toque dulce y de estética muy ‘a lo Carmen Miranda’.

Por otro lado, estoy completamente segura de que si el tinto de verano se hubiera inventado en otro país, no digamos el Reino Unido o Francia, ahora mismo sería una de las bebidas más sofisticadas y más solicitadas en bares y coctelerías de todo el mundo.

Pero no, el tinto de verano se inventó en España, y según cuenta la leyenda y así se refleja en la Wikipedia, más en concreto en una venta de Córdoba, ubicada en un punto de la carretera del Brillante, a la que acudían famosos guitarristas y cantaores y en la que también había una escuela taurina. Se llamaba la Venta de Vargas por el nombre de su dueño, Antonio Vargas del Moral, y a ella acudían en las cálidas tardes y noches del verano los cordobeses a refrescarse con un vaso de vino tinto con gaseosa, que pronto empezó a conocerse por el nombre de la venta: un vargas. También, el origen del nombre Vargas pudiera provenir de la petición de un valdepeñas con un refresco de gaseosa, lo que acortando daría Val-gas, y por derivación la ele ha pasado a ser erre convirtiéndose el término en Vargas.

Tinto de verano 2Y justamente por eso, por ser un combinado típico español, no le damos ninguna importancia e incluso hasta se convierte en motivo de discusión. ¿Y por qué lo digo? Muy sencillo, porque incluso entre los habituales suele haber una especie de guerra soterrada entre lo que ha sido el ‘demasiado popular’ vino más o menos peleón con gaseosa de toda la vida y el tinto de verano actual y también más o menos sofisticado.

Como he reconocido al comenzar este post, soy bebedora habitual de tinto de verano, sobre todo en esta época del año. Para mí tiene muchas cosas a su favor. Es refrescante, asequible y su moderada graduación alcohólica permite consumirlo casi en cualquier momento del día, incluso para acompañar el almuerzo o la cena.

Además es fácil de preparar, casi siempre está rico y hasta quienes el resto del año no toman vino, en verano sucumben a sus encantos. Al popular tinto de verano no se le puede reprochar nada… ni siquiera que sea demasiado popular.

Receta tinto de veranoPara prepararlo en casa basta un poco de maña, dedicarle un tiempo mínimo y poner un poco de interés para convertirlo en una bebida hasta sofisticada. Aquí no hay reglas fijas y se elabora a gusto de cada uno. En mi caso, lo prefiero bastante ligero porque me da la sensación de que quita mejor la sed.

Y aquí va mi receta para elaborar un perfecto tinto de verano:

Ingredientes: vino tinto joven o de crianza mínima (pero, por favor, de calidad), refresco de limón, rodajas de limón y naranja y hielo a poder ser picado.

Instrucciones: el primer paso es llenar de hielo picado la jarra en la que se va a servir el tinto de verano hasta la mitad. En este punto hay que decir que si el vino y el refresco han sido enfriados previamente mucho mejor. Luego se vierte una parte de vino tinto por tres de refresco de limón. Se remueve bien y en el momento de servir, se agregan las rodajas de limón picadas previamente para usar como decoración.

Esta es mi receta preferida de tinto de verano, aunque hay muchas variables y más que aceptables. De hecho hay quien lo prefiere con gaseosa o Sprite, en vez de con limón, y también muchos que les gusta añadir un chorrito de vermut o de licor de melocotón.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *