Descubre la Navidad más dulce y artesanal

Quizá no sea muy cool decir que te gusta la Navidad y probablemente no sea muy popular comentar que te encanta ver cómo se transforman e iluminan las ciudades por la noche, que disfrutas decorando tu casa y poniendo el Nacimiento y el árbol, que te gustan los villancicos, incluido el de ‘Los peces en el río’ y si está cantado por algún reconocido grupo flamenco, mejor que mejor, y que, por supuesto, te encanta la gastronomía y los dulces típicamente navideños. Pero en mi caso es así y lo ha sido desde mi más tierna infancia. Por eso y muchas cosas más, reivindico la Navidad con todo lo que ello supone.

Y para la gente a la que nos gusta la Navidad, que todavía hay mucha aunque no lo propague a los cuatro vientos, quizá lo más molesto sea escuchar en boca de mucha gente y a todas horas la frase: ‘odio la Navidad’. Cosa que por otro lado a mí me parece muy respetable, mientras que el comentarlo en voz alta no sea para fastidiar al prójimo, hacerle sentir fatal y culpable de todos los males del mundo.Luces de Navidad|EFEDe momento y hasta que alguien no lo impida, con el mes de diciembre llega la Navidad, unos días llenos de luz y color, de ilusión, de nostalgia, de buenas intenciones y también de una mezcla de sentimientos encontrados y añoranzas, y de echar todavía mucho más en falta a los que no están, claro que sí, pero eso no significa que por ese motivo tuviera que borrarse del calendario. Por esa regla de tres nunca se podría celebrar nada porque siempre ha faltado y falta alguien.

Y otra cosa que también quiero mencionar porque me parece absurdo es el afán de obviar la vertiente religiosa de la Navidad –cuando precisamente se celebra para conmemorar el nacimiento de Jesucristo– para convertir estas fechas en algo tan prosaico como la celebración del solsticio de invierno. En mi opinión, por mucho que se lo propongan, una Navidad laica no tendría ningún sentido.

Con todo esto quiero decir que como pasa con muchas otras cosas y si se echa un vistazo a otros países de Europa y a Estados Unidos, te das cuenta de que la mayoría de ellos celebran la Navidad por todo lo alto y sin complejos. Las calles se transforman, llegan los mercadillos callejeros llenos de encanto, los escaparates de las tiendas son espectaculares, el encendido de las luces es todo un acontecimiento en las principales ciudades, incluso en Estados Unidos los vecinos de muchos barrios compiten por tener la casa mejor decorada, e incluso el encendido del árbol de Navidad llega hasta la Casa Blanca.

Turrón de chocolate blanco|FacebookEn España somos mucho más parcos, pero si en algo ganamos y por goleada es en la gastronomía, especialmente en los dulces. ¿Alguien se imagina una Navidad en España sin turrones, mazapanes, polvorones, mantecados, roscos de vinotortas imperialespan de Cádiz, piñones y peladillasfrutas escarchadas y, por supuesto, roscón de reyes?

Por eso esta semana, dadas las fechas que son y también para darme el gustazo, os voy a dar algunas sugerencias para disfrutar en Madrid de la mejor oferta de dulces típicos de Navidad, de los que soy una auténtica entusiasta.

Por supuesto que podría empezar mencionando pastelerías de toda la vida, algunas de ellas centenarias, como Casa MiraEmbassyHorno de San OnofreLa DuquesitaLa MallorquinaEl RiojanoLa ChinaAntigua Pastelería del PozoMallorca o el Horno la Santiaguesa. Y también recordando a alguna que ya no existe como la pastelería Niza y los dulces que elaboran las monjas de clausura y que se venden en El Jardín del Convento.

Pero en este post me voy a detener en las pastelerías de Madrid que ofrecen unas propuestas más vanguardistas, y algunas, como se puede ver en las fotos, son auténticas obras de arte. Aquí van algunos ejemplos de mis preferidas.

Levadura Madre (Alcalá, 179; Alcalde Sáinz de Baranda,16; y Diego de León, 61. Tel. 91 402 28 60). Aquí, además de una gran variedad de magníficos panes artesanos, elaboran unos estupendos mazapanes y polvorones, aunque su auténtica especialidad son los roscones de reyes. Y para quien esté interesado, incluso en estas fechas ofrecen cursos de roscones y dulces navideños.

Mamá Framboise (Fernando VI, 23 Tel. 91 391 43 64) ofrece para esta Navidad una gran variedad de dulces, entre los que destacan su espectacular tronco de Navidad (tout chocolat grande y pequeño, y de frambuesa grande y pequeño).

Otra de sus propuestas son sus abetos de Navidad: de chocolate blanco, de chocolate negro y de chocolate con leche. Y por supuesto tampoco podían faltar los mantecados y polvorones, los mazapanes, el turrón MF noir, los roscones de Reyes y los miniroscones de apricot, clásico, de chocolate y de frambuesa. Sin olvidar sus

Moulin Chocolat (Calle de Alcalá, 77 Tel. 91 431 81 45) propone para las fiestas navideñas turrones de almendrado, frutos rojos, praliné Piamonte, manzana y canela, caramelo y macadamia, naranja siciliana, y crujiente.

Su polvorón ibérico es una pieza clave dentro de su surtido de especialidades navideñas. Elaborado con manteca ibérica de Guijuelo, almendra, avellana del Piamonte, ralladura de limón, canela y vainilla. De sobra son conocidos sus panettone y sus espectaculares roscones de reyes clásicos o rellenos de nata, trufa o crema tostada). Otra de sus propuestas son los abetos de Navidad de chocolate con leche y chocolate negro.

Pomme Sucre (Calle Barquillo,49 Tel. 91 308 31 85) es otro de los templos de la pastelería y repostería de Madrid que nadie se debe perder. Con sedes en Gijón y Madrid, al frente se encuentra el asturiano Julio Blanco.

En época navideña, hay todavía más razones para visitar su espacio: una son sus turrones, mantecados, polvorones… y otra es su panettone, este pan dulce de la elaboración artesana tradicional a base de una levadura natural, enriquecida con mantequilla, huevos, azúcar y otros apreciados ingredientes que varían según la versión, como frutas confitadas, frutos secos, chocolate…

Oriol Balaguer (José Ortega y Gasset, 44 Tel. 91 401 64 63) reinterpreta con su particular y vanguardista visión los dulces típicos de la Navidad. Hace unos años presentó la colección Christmas Kids, una selección de tres turrones con los nombres: Tió, Reyes y Papá Noel. Luego están los muñecos de nieve, las galletas con motivos navideños y sus célebres tartas. El repostero catalán también reinterpreta con su sello personal el clásico turrón, el panettone (del que en 2017 fue reconocido como autor del Mejor Pannetone Artesano) y el roscón de reyes.

Entre sus creaciones más singulares están la escultura de un árbol de Navidad, sin olvidar las Bolas de Navidad y la Colección Felicidades. Las bolas, elaboradas con chocolate negro —70% de cacao— y acabadas en vistosos colores, se venden individualmente en una caja transparente. Por su parte, la Colección Felicidades es una selección de bombones con toques dulces, salados, picantes y amargos: 18 bombones de 6 sabores y 5 liochocolates de cinco sabores, con tres tipos de chocolate y 300 gramos de peso.

Sé que nunca llueve a gusto de todos y que me he dejado muchas pastelerías en el tintero. De todas formas, espero que estas sugerencias os ayuden a la hora de elaborar los menús de Navidad, hacer regalos o que, por lo menos despierten, vuestra curiosidad para probar cosas diferentes. ¡Merece la pena!

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *