Finca Valpiedra o mi reino por un picnic

Y lo digo porque hace unas semanas tuve la oportunidad de visitar Finca Valpiedra y disfrutar de un día redondo, que incluyó un más que apetecible picnic entre viñedos.

La única bodega de La Rioja que forma parte de la Asociación de Grandes Pagos de España se encuentra en el corazón de La Rioja Alta, entre las localidades vitícolas de Cenicero y Fuenmayor. Quizá mucha gente se situará mejor si les cuento que Finca Valpiedra fue uno de los enclaves elegidos para el rodaje de la serie ‘Gran Reserva’, emitida por TVE.

Y, de verdad, no es para menos, ya que existen pocos paisajes en La Rioja, y en España, capaces de concentrar naturaleza, historia y una cultura vitivinícola que se remonta muchos siglos atrás en una zona privilegiada y dedicada prácticamente en exclusiva al cultivo de la vid.

Finca Valpiedra se encuentra en plena naturaleza, en unas terrazas sobre el mismo río Ebro y cerca también de la línea de ferrocarril que en el siglo XIX favoreció el comercio y la internacionalización de los vinos de La Rioja. Un paisaje natural, donde flora y fauna conviven con la filosofía de viticultura sostenible y respetuosa de la Familia Martínez Bujanda.

La bodega está perfectamente integrada en el medio natural y por sus viñedos, en los que destaca un tipo de suelo muy especial compuesto por un manto de cantos rodados y piedras calizas, el visitante puede perderse y disfrutar del silencio hasta llegar a la misma orilla del río Ebro.

Además, es una de las mecas del enoturismo español, donde se produce la perfecta simbiosis entre el turismo rural, la cultura, la gastronomía y, sobre todo, el vino. Y para los más exigentes, un dato más, la bodega es miembro de Wine Paths, la marca mundial de turismo enológico de alta gama.

Y Finca Valpiedra ofrece distintas experiencias para conocer y disfrutar del siempre apasionante mundo del vino. Para mí, la más destacable es la visita con picnic a orillas del río Ebro. La ruta se inicia en el mirador de la bodega. Posteriormente, se descubre el espectacular viñedo, dividido en tres terrazas, donde se cultivan las variedades tempranillo, maturana tinta, graciano y garnacha. Por último, se realiza un recorrido por la bodega para descubrir la singularidad del terruño y profundizar en el concepto de pago.

Lo más singular de esta manera que conocer Finca Valpiedra es que se entrega a los visitantes una cesta de picnic, con menú para dos personas, dossier informativo y el mapa de la finca para que puedan almorzar disfrutando del paisaje.

Al finalizar la experiencia, se entrega como regalo un estuche con una botella de Finca Valpiedra Reserva 2011 y otra de Cantos de Valpiedra Crianza 2014 por pareja. El precio es de 45 euros por persona. Y para realizar esta modalidad de visita, tiene que haber un mínimo de dos personas.

Y para centrar un poco el tiro, os voy a hablar un poco de los dos únicos vinos que se elaboran en la bodega.

Finca Valpiedra Reserva 2011 es un tinto resultado del ensamblaje de la variedad tempranillo con pequeños aportes de graciano y maturana tinta. Tras la vinificación, pasa 22 meses en barrica de roble francés. Se trata de un vino perfecto para acompañar platos de cuchara y carnes rojas.

Por su parte, Cantos de Valpiedra Crianza 2014 es un monovarietal de tempranillo que nace en los suelos más cercanos al río Ebro, lo que le aporta un perfil muy mineral. Este tinto es ideal para acompañar verduras y legumbres, carnes blancas y platos de arroz.

 

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *