Algunos sencillos consejos para prolongar el bronceado

Ya de vuelta de las vacaciones, la mayoría de nosotros nos encontramos mucho mejor, más descansados, más relajados y hasta más guapos. Y no es que el verano obre milagros, lo que ocurre es que el hecho de pasar más tiempo al aire libre hace que todo el mundo vuelva bronceado o al menos con ‘buen color’ y que se sienta más favorecido.

La verdad es que llega el mes septiembre y lo cierto es que, aunque todavía quedan días de verano, con sol y calor, la vuelta a la rutina hace que la mayoría nos hayamos olvidado ya de las vacaciones.

Pero… ¿qué pasa con ese bonito color que hemos conseguido y que tanto favorece? ¿Hay que renunciar a él en cuanto se acaban las vacaciones? La respuesta es que ¡por supuesto que no!

Aunque se sabe que el sol es cada vez más dañino, siempre que se tome con moderación y con la debida protección, también es bueno para nuestro organismo. Entre sus reconocidos beneficios están que ayuda a mantener los niveles de vitamina D, fortalece los huesos, mejora el estado de ánimo y también el aspecto de la piel. Además, el bronceado favorece, nos hace vernos más guapos e incluso se asocia a un mejor estado de la piel; en resumen, al llamado ‘buen color’.

En fin, aunque las vacaciones se hayan acabado, de momento no hay que decir adiós al moreno. Después de recabar información entre varias personas de mi total confianza, aquí van algunos sencillos consejos con los que cualquiera puede conseguir mantener el moreno durante más tiempo.

Por lo pronto, es imprescindible seguir utilizando protección solar, sobre todo, en la cara. Hay que recordar que el sol es dañino en cualquier situación, incluso aunque se pasee por la calle.

Conviene exfoliar la piel de la cara y del cuerpo una vez a la semana. La exfoliación, contrariamente a lo que se suele pensar, ayuda a mejorar el estado de la piel y a prolongar el moreno. Al eliminar las células muertas, la piel recupera luminosidad y el bronceado se verá mejor.

Muy importante, no hay que dejar de aplicarse el aftersun. Aunque ya no se tome el sol, lo mejor es aplicárselo después de la ducha, en lugar de una hidratante corporal. La razón es que estos productos contienen activos que prolongan el bronceado y además la piel recibirá la hidratación que necesita. Uno de mis favoritos es el de Écran, es decir el de toda la vida, pero en spray (7,65€).

También funcionan los bálsamos o los aftersun con efecto prolongador del bronceado. En su composición incorporan péptidos y antioxidantes que alargan el moreno de la piel. Por ejemplo, la Bruma aftersun hidratante calmante de Sephora (11,95 €), el Aftersun en gel Restore Body Gel APoEM (35 €), el Aftersun Sun Body Butter Exotic Coconut de Hawaiian (9,90€) o Piz Buin Tan & Protect SPF30 loción solar intensificadora del bronceado (15€).

Otro de los imprescindibles es hidratar la piel a diario. La hidratación es fundamental para que la piel esté sana y muestre un buen aspecto. Además evitará su descamación. Lo mejor es utilizar lociones o cremas hidratantes o aceites corporales que, además de hidratar, dejan la piel reluciente y le dan hasta un aspecto brillante.

Es muy recomendable utilizar un gel de ducha, o casi mejor una solución jabonosa como el Genoderm, antes llamado Genotergente, y crema hidratante de origen natural, sin parabenos, que ayuden a mantener la piel hidratada y a conservar el bronceado. Asimismo es bueno utilizar algún aceite natural como el de aloe vera que, además de hidratación, aporte mayor brillo a la piel. La hidratación de la piel es fundamental para mantenerla sana por lo que, tras el verano, es recomendable hidratar el cuerpo con cremas naturales dos o tres veces al día.

Es muy importante incorporar a la rutina beauty un autobronceador. Como la piel ya está morena, este producto potenciará aún más el tono. Aquí es más que recomendable el de Clarins o la Bruma Autobronceadora Terracotta Sunless de Guerlain (51,70€).

Los polvos de sol ostentan el título de ‘cosmético aliado’. Con el buen color que se trae de las vacaciones, no hace falta utilizar ninguna base de maquillaje, pero un toque de polvos de sol hace que la piel de la cara se vea radiante. Una recomendación más que solvente son los maravillosos Terracotta de Guerlain.

Otra recomendación es incluir en la dieta alimentos con betacarotenos y antioxidantes que potencian el moreno y que, además, son muy sanos como los tomates, las zanahorias, la sandía, los vegetales de hoja verde oscura como las espinacas… De hecho, comer zanahoria no sólo ayuda a mejorar la vista sino también a prolongar el bronceado gracias a su alto contenido en betacaroteno.

Otros alimentos ricos en betacarotenos y antioxidantes que son muy saludables son: la calabaza, la papaya, el melón, la sandía, las frutas del bosque, las acelgas, el brócoli, la albahaca, los berros…

Beber agua. Sí, así de simple, y hacerlo de forma habitual durante todo el día para que el organismo esté hidratado. De verdad que la piel mejorará su aspecto, porque la hidratación llega desde el interior. Además, beber al menos litro y medio de agua al día ayudará a mejorar la elasticidad de la piel y a disminuir las bolsas de los ojos y las ojeras.

La nutricosmética también puede resultar una gran aliada para ayudar a prolongar el moreno. Muy recomendable es el tratamiento de Inneov con el que se consigue un bronceado uniforme y más duradero (13,75€). Otros productos también muy eficaces son el Autobronceador Expert de  Laboratorios Forté Pharma (22,95 €) e Innovage Potenciador Solar con beta-caroteno (33,90€).

Por último, beber infusiones de té o aplicarlas directamente sobre la piel. El té ayuda a eliminar las toxinas e impurezas al tiempo que ayuda a fijar el tono dorado de la piel por sus propiedades astringentes. Eso sí, se recomienda hidratarla inmediatamente después para que no se reseque, ya que es astringente.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *