Agua con gas, hielo y una rodaja de limón, la bebida más saludable del verano (I)

 

Cualquiera que me conozca sabe que soy una auténtica fan del agua con gas. Entre otras muchas cosas, me gustan sus burbujas, me parece que es hidratante, refrescante y perfecta para quitar la sed e, incluso, hace las veces de una copa, solo que mucho más saludable. También es ideal para acompañar cualquier comida y para tomar en cualquier momento del día o de la noche.

Aunque la verdad es que el agua con gas no goza de tanta popularidad en España como en otros países europeos como Italia o Alemania, cada vez se ve a más gente pedirla en restaurantes, sitios de copas y terrazas.

El agua con gas o carbonatada es agua que contiene ácido carbónico (H2CO3) que, al ser inestable, se descompone fácilmente en agua y dióxido de carbono (CO2), que sale en forma de burbujas cuando la bebida se despresuriza. Cuando tiene un mayor contenido de minerales, por provenir de deshielo se la denomina agua mineral gasificada; si se obtienen los minerales artificialmente se la denomina agua gasificada artificialmente mineralizada.

En algunos países se le da el nombre de soda o club soda al agua carbonatada cuando se le añade bicarbonato, mientras que al agua carbonatada simple se le denomina agua con gas, agua gasificada, agua de Seltz o también popularmente sifón.

El agua con gas o agua carbonatada es muy saludable, no aporta caloría alguna y para estar hidratados se puede consumir igual que la natural. Al fin y al cabo, no deja de ser agua. Y las burbujas, además de hacer más apetecible beberla, también pueden hacer mucho por nuestra salud.

Entre los muchos beneficios del agua con gas hay que destacar: que no tiene calorías, ayuda a reducir el colesterol malo y a aumentar el bueno, también ayuda a prevenir la osteoporosis, a evitar digestiones pesadas y a regular el azúcar en sangre y la tensión arterial.

Aquí van algunas recomendaciones de aguas minerales con gas, unas naturales y otras con gas añadido, pero todas ellas son españolas y están buenísimas.

Vilajuïga. Propiedad de la multinacional Grifols, la empresa se fundó en 1904 de la mano de seis familias ampurdanesas después de que el agua procedente de la Serra de Verdera y el macizo de Cap de Creus recibiera la declaración de minero-medicinal y de utilidad pública.

El agua de Vilajuïga es una de las aguas más antiguas de Europa. Desde hace casi 100 años en las tierras del Alto Ampurdán se ha compartido con la naturaleza un elemento único y especial, el agua de Vilajuïga con gas natural, una agua mediterránea, una forma propia de hacer las cosas, transparente, alegre, diferente y sorprendente como muchos de los genios que nos ha dado esta tierra.

Desde entonces y de forma ininterrumpida han embotellado y distribuido el agua con gas por el país. Su calidad siempre ha sido ampliamente reconocida. El propio pintor Salvador Dalí aseguraba que era su agua favorita, y en 1929 recibió un premio de honor en la Exposición Universal de Barcelona.

Vichy Catalán. Probablemente es la marca de agua con gas más conocida de España. Natural de Gerona, este agua mineral contiene gas carbónico añadido: incorpora anhídrico carbónico no proveniente del manantial de donde procede. Es un agua minero medicinal y su contenido en carbónico la hace saludable y fresca.

Las características que tienen las aguas de Vichy traspasan las fronteras de España y son conocidas en toda Europa.

El agua que ofrece esta marca es bicarbonatadasódicogaseosa, que no es recomendable para dietas pobres en sodio, pero tiene unas características exclusivas de interés medicinal para el reuma, el colesterol, el hígado, los intestinos y el estómago.

Magma de Cabreiroá. Mineral procedente de Verín (Orense), es un agua diferente porque a simple vista parece natural, pero posee en su interior finísimas burbujas de gas carbónico natural que desprende el magma terrestre.

Un agua diferente de origen magmático, cuya combinación de gas carbónico natural y bicarbonato estimula el sentido del gusto. Descubre la manera más natural de refrescarte con las dos variedades de Magma de Cabreiroá.

Fonter. Nace en Amer (Gerona), en pleno corazón de la naturaleza. Se trata de un agua mineral natural con burbujas finas de sabor único y fresco, que acompaña las comidas y que hace explorar los sentidos al máximo.

Ligeramente ácida y refrescante, es la bebida perfecta para sacar lo mejor de cada plato y hacer de cada comida una ocasión especial. El manantial de agua carbónica de Fonter es conocido desde hace más de cien años, aunque es un gas reforzado. Se caracteriza por producir un agua mineral con gas rica en calcio, de sabor inapreciable. Posee poco contenido en sodio, propiedad que muchos sugieren como ideal para todo tipo de utilidades, y pobre en residuo seco.

San Narciso. Desde la antigüedad se conocen las propiedades digestivas de San Narciso gracias a la acción antiácida de los bicarbonatos presentes en su composición.

Rica en minerales y oligoelementos, el agua San Narciso es muy apreciada en el tratamiento de enfermedades reumáticas, artríticas, hepáticas y renales, aunque muchos la saborean por sus cualidades digestivas o, simplemente... por su exquisitez.

Todas las aguas de Caldes son idénticas en composición. También puede considerarse, que en el ámbito de composición, son del mismo tipo que los clásicos ‘Vichys’ franceses.

Sousas. Las orensanas aguas de Sousas se caracterizan fundamentalmente por su débil mineralización (entre 50 y 500 mg de residuo seco por litro), favoreciendo así la eliminación de toxinas, ácido oxálico, úrico y fosfórico.

Es un agua bicarbonatada (facilita la digestión), litínica y ligeramente fluorada (goza de propiedades antisépticas).

Aguas de Firgas. Es quizá la más famosa, representativa y prestigiosa de las marcas de agua con gas de Gran Canaria. El origen de las aguas de Frías hay que buscarlo en 1930 con el agua de la cuenca del Barranco de la Virgen o también conocido como el Barranco de las Madres dentro del Parque Rural Doramas, Reserva Natural protegida localizada en Firgas, Isla de Gran Canaria.

Se trata de un agua mineral natural con gas de sabor y paladar único, conferido por la tierra volcánica de donde emerge. El secreto está en la filtración natural que se produce durante años a través de las rocas volcánicas que le confieren un carácter especial y cuyas finas burbujas le aportan una sensación de placer y frescor inigualables.

Mondariz. La pontevedresa agua de Mondariz con gas ofrece una sensación táctil de frescor, con una entrega en boca sedosa que evoluciona de forma elegante; con una burbuja pequeña que la hace agradable y fácil de tomar.

Se trata de un agua equilibrada, de origen noble, mineromedicinal, procedente de un subsuelo de granito antiguo que proporciona brillos dorados y amplifica su transparencia cristalina, de textura fina y amable.

Entre otras muchas propiedades, ayuda a reducir la acidez, a prevenir la aparición de piedras en el riñón y mejora las funciones intestinales.

 

 

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *