El booster, el nuevo producto cosmético con superpoderes

Gracias a los avances que se han producido en los departamentos de investigación de las principales firmas cosméticas, los boosters han pasado de ser unos productos que solo utilizaban los profesionales en los institutos de belleza a que cualquiera se los pueda comprar y aplicar en su casa sin necesidad de acudir a un centro especializado.

Se trata de un nuevo producto que poco a poco se está incorporando a la rutina diaria de belleza o durante momentos puntuales porque funciona y ayuda a conseguir los resultados deseados de una manera duradera. Sin ir más lejos y desde que lo probé, me he vuelto una auténtica fan del Booster Renovador de la Piel Superstart de Elizabeth Arden.

Pero vayamos por partes y antes de seguir con el post, lo mejor es explicar qué es un booster. Este producto es un potenciador de otros cosméticos que se utiliza para cubrir necesidades puntuales de la piel. También puede decirse que se trata de un cóctel de principios activos mucho más concentrados que los del sérum. Los hay faciales y corporales, y también se emplean en cosmética masculina.

Los boosters se formulan con dosis potentes de nutrientes clave y se pueden utilizar solos o mezclados en cremas, sueros y mascarillas para proporcionar un efecto personalizado en el momento en que se necesita.

Los hay que tienen vitamina C que actúan como reafirmantes, con vitamina D revitalizante, con cafeína energizante, con efecto detox, antiedad, iluminadores o prolongadores del bronceado.

En principio su modo de uso es sencillo, basta con mezclar dos o tres gotas del producto con la crema hidratante, aunque no todas las firmas han comercializado los booster en este formato. Hay marcas que han desarrollado cosméticos concentrados que se aplican justo antes del tratamiento habitual con el objetivo de multiplicar sus efectos. Su manual de instrucciones es mucho más parecido al de un sérum. Lo cierto es que en cada firma cosmética el booster se aplica en un orden diferente.

Voy a hablar de los que son más conocidos, pero voy a empezar por el que utilizo habitualmente que como he dicho antes es el  Booster Renovador de la Piel Superstart de Elizabeth Arden que ayuda a devolver el aspecto sano a la capa córnea de la piel. Cuando esta está dañada, la piel no está preparada para retener la hidratación, pierde sus defensas naturales para protegerse, así como la capacidad para renovarse a sí misma. Yo lo aplico antes del sérum, pero también se puede utilizar antes de la crema hidratante para potenciar sus efectos. Este producto renovador fortalece la capacidad natural de la piel para repararse y activa sus defensas naturales. Su precio es de 59 euros.

Energy, Detox y Repair son los tres cócteles de Clarins, firma pionera en la comercialización de los boosters. En este caso son activadores de la belleza a medida para incorporar a la crema de tratamiento habitual en un día puntual, durante una semana o un mes. Basta mezclar de tres a cinco gotas con la hidratante o mascarilla hasta conseguir una mezcla homogénea para dar una inyección de vitalidad al rostro para cada problema concreto. Muy importante: los bloosters de esta firma no se pueden utilizar solos ni mezclarse entre sí. Su precio es de 39 euros.

Vitamin D Power Dose de Dr. Brandt Skincare es un blooster diseñado para imitar la exposición solar y desencadenar la producción natural de vitamina D en la piel. Se puede aplicar solo, antes del tratamiento habitual y después de la limpieza, o mezclado con la crema hidratante. Con su uso continuado, la piel se vuelve más luminosa, está hidratada y su apariencia es más suave. Su precio es de 55 euros.

Y, para terminar, Timexpert White Power Light de Germaine de Capuccini este booster aporta luminosidad, claridad y transparencia a la tez gracias a su revolucionaria Acción Triple Luz: 1) el poderoso activo D-Tox Cell ayuda a las células a eliminar o reciclar las toxinas internas que asfixian la piel reestructurando la dermis; 2) su vanguardista tecnología 'soft focus' con diminutos corazones de diamante luminiscentes compensan la falta de resplandor del relieve cutáneo; y 3) el potente extracto de salvado de trigo actúa en las primeras etapas de la melanogénesis, involucradas en la pigmentación de la piel. Además, contiene un derivado de vitamina C de efecto despigmentante, antioxidante y generador de colágeno. Se aplica antes de la crema hidratante o junto al booster Timexpert SRNS Repair Night Progress de la firma. Su precio es de 62,50 euros.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *