Tarta de limón, emblema de 'Embassy' y de la repostería británica

Tarta de limón

Esta semana hemos recibido con gran consternación la noticia de que Embassy, uno de los salones de té emblemáticos de Madrid, tiene los días contados. Este triste comunicado emitido por la propia empresa ha caído como una bomba porque, aunque se van a mantener los establecimientos que tienen en la calle Potosí, en La Moraleja y en Valdemarín, el Embassy de toda la vida, siempre ha sido otra cosa.

Embassy 2Embassy (Paseo de la Castellana, 12 Tel. 91 435 94 80) echó a andar en 1931, en el Paseo de la Castellana esquina a la calle Ayala, bajo la dirección de la irlandesa Margarita Kearney Taylor, su propietaria, y enseguida se hizo un lugar en la vida social madrileña.

Para muchos este salón de té era un lugar de reunión y para otros, uno de los mejores establecimientos de Madrid para disfrutar de su impecable oferta gastronómica.

Aquí son esenciales sus exquisitos emparedados (¡ojo! no sandwiches) como el de berros o el de pollo. Excelente es su oferta de tés, incluido el té helado, y memorable es su té completo con acompañamientos dulces como pastas, pasteles y bollería, y salados como los emparedados. Y para los fans del chocolate caliente, insuperables sus chocolates a la española, a la francesa o a la suiza.

Por supuesto sin olvidar su magnífica pastelería y repostería.

A modo de homenaje, esta semana voy a hablar de la tarta de limón y merengue, la más emblemática de Embassy y una de mis tartas favoritas.

Trozo de tartaEl pastel de limón, también llamado pie de limón o Lemon Pie o tarta de limón, es un pastel formado por una base de masa dulce (como puede ser un bizcocho de limón o unas galletas trituradas) que encima lleva una capa de crema de limón y normalmente otra de merengue.

La masa puede hornearse o no, según sea la base que se elija, pero si se mete en el horno y cuando ya está cocida y fría, se añade la crema de limón. Esta crema de limón se prepara mezclando el zumo y ralladura de limón con azúcar, yemas de huevo, mantequilla y harina de maíz, aunque existen otras formas de preparación. Por último se añade el merengue, que para dorarlo se puede gratinar en el horno o se puede utilizar un soplete de cocina.

Esta receta es tradicional de la cocina estadounidense y británica, si bien se conoce en muchos otros lugares, y se toma como postre o para merendar acompañando el té, el café o el chocolate.

Además de Embassy, en Madrid hay varias pastelerías donde es más que recomendable acercarse a comprar tarta de limón y merengue. Aquí van algunas sugerencias:

HarinaHarina (Plaza de la Independencia, 10 Tel. 91 52 28 785) ofrece tartas hechas como en casa; artesanas, con productos naturales y de temporada, con sabores que recuerdan a la infancia y que resumen su admiración por la tradición. Aquí es imprescindible su tarta de limón con frambuesas que se elabora sobre una base de galletas horneadas, la vitamina C del limón y el sabor dulce y fuerte de la frambuesa, crean contrastes delicados y frescos

FontyFonty (Castelló, 12 Tel. 91 752 65 83) es una pastelería de alta gama que se ubica en el Barrio de Salamanca. Inspirada en los acogedores cafés de la costa este de Estados Unidos y en algunas cafeterías modernas parisinas, Fonty da la sensación de un sitio moderno y clásico al mismo tiempo.

Aquí la estrella es la tartaleta de limón con merengue italiano. Uno de los secretos para la crema es usar ralladura de limón, porque así se consigue un sabor más intenso. Después de hacer la crema de limón la dejan enfriar al menos dos horas, siempre en la nevera, antes de rellenar con ella las tartaletas. Por último se decora la tartaleta con el merengue y se flambea con un soplete de cocina.

Mamá FramboiseMama Framboise (Fernando VI, 23 Tel. 91 391 43 64) se ubica en el madrileño barrio de Justicia y es al mismo tiempo pastelería y salón de té. Su interior está decorado a la provenzal, con amplias mesas de madera en tonos blancos, sillas confortables y un ambiente muy chic.

Su increíble tartaleta de limón lleva pasta azucarada, gelée de limón, dados de limón confitado, cremoso de limón y merengue suizo flambeado.

Living in LondonY, por último, Living in London (Santa Engracia, 4 Tel 91 319 79 58) es el ‘British Tea Room’ por excelencia y está situado en pleno centro de Madrid y tiene otro establecimiento en la calle Príncipe de Vergara. Decorado con motivos florales y con un cierto aire decimonónico, este salón de té dispone de una amplia gama de infusiones con que trasladarse a la hora del té británica, acompañadas de un buen slice de alguna de sus variadas tartas artesanales (excelente la de limón) pastas, scones, muffins, cupcakes o deliciosos sandwiches.

Otra versión de tarta de limón

Y como no podía ser menos, esta semana también me acuerdo de mis lectores más decididos. Por eso, aquí va mi receta de tarta de limón y merengue para que se animen a hacerla en casa. Para no engañara a nadie, es laboriosa, pero el esfuerzo merece la pena.

Para la base: 375 gramos de galletas de mantequilla (más o menos tres paquetes de 125 gramos) y 100 gramos de mantequilla derretida (en principio, luego según lo que vaya pidiendo).

Para la crema de limón: 6 yemas de huevo, 250 gramos de azúcar, 50 gramos de Maizena, 100 gramos de mantequilla derretida, la ralladura de 2 limones y 1 dl. y ½ de zumo de limón (250 ml).

Para el merengue: 4 claras de huevo y 200 gramos de azúcar.

Para su preparación se recomienda utilizar un molde desmontable de 25 cm de diámetro. Para elaborar la base hay que trocear las galletas sin triturarlas del todo y añadir la mantequilla para obtener una base compacta.

Para preparar la crema de limón hay que batir las yemas con el azúcar y añadir la Maizena. Incorporar la mantequilla derretida, la ralladura y el zumo de limón. Ponerlo a fuego suave y removerlo con las barillas hasta que espese. Dejar que se enfríe muy bien.

Y para el merengue hay batir las claras con un pellizco de sal hasta que estén blancas y espumosas, después se añade el azúcar y se sigue batiendo hasta obtener un merengue liso y brillante.

Para montar la tarta hay que forrar la base del molde desmontable con las galletas trituradas, añadir la crema de limón muy fría y el merengue (se puede utilizar o no manga pastelera). Por último, se gratina el merengue con un soplete de cocina. Después se mete en la nevera tapado con papel film durante al menos 6 horas. También se puede hacer lo mismo en copas individuales.

 

 

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *