Atlántico, mucho más que una casa de comidas

Atlántico Casa de Comidas

Qué verdad encierra esa frase de que ‘la cabra siempre tira al monte’, y que por supuesto se puede aplicar a otros muchos aspectos de la vida, incluida la gastronomía. Quiero decir con esto, y sin menospreciar a nadie, que soy del norte, de San Sebastián para más señas, y veraneo en la Ría de Pontevedra, más en concreto en Raxó, parroquia que pertenece al municipio de Poio, en Pontevedra. Lo que significa que siento una especial querencia por todas las cocinas que recorren la cornisa Cantábrica y por las del océano Atlántico.

Viene esto a cuento porque esta semana os voy a hablar de un restaurante o, mejor dicho, de una ‘casa de comidas’ que se encuentra entre mis favoritos, que recomiendo a todo el mundo y al que me encanta volver siempre que puedo: Atlántico Casa de Comidas (C/ Velázquez, 31).

Pulpo a feiraComo mucha gente sabe, ‘Atlántico’ ha sido la primera aventura gastronómica en Madrid de Pepe Solla, para mí el otro ‘cocinero del mar’.  A este magnífico chef gallego no le hacen falta muchas presentaciones, pero para quien lo desconozca es el propietario de ‘Casa Solla’, situado en Poio, Pontevedra (la verdad es que está casi a la entrada de Pontevedra capital cuando se viene por la carretera la Costa). El restaurante tiene una estrella Michelin y es probablemente uno de los mejores de Galicia.

A este primer desembarco le ha seguido ‘Atlántico Casa de Petiscos’, un espacio inaugurado este año en la zona de Retiro, más en concreto en la calle Menéndez Pelayo, y con otro concepto, el tapeo.

Para centrarnos un poco, ‘Atlántico Casa de Comidas’ intenta recuperar el espíritu de las antiguas casas de comidas y la carta está pensada para compartir todos los platos que llegan a la mesa. También hay cuatro menús desde 42 a 56 euros.

Bonito en agridulce de pimentón y algasSe trata de cocina gallega de siempre, pero reinterpretada y sin sobresaltos (esto lo digo para los más clásicos y también para los más puristas), cosa que se mantiene a la hora de pagar la cuenta.

La carta no es muy larga y se divide en seis claros apartados. El primero de ellos es Costa Atlántica, le sigue Los clásicos que no pueden faltar, Galicia es más que mar, Proteína marina, De la Galicia interior, y termina con los postres, que aquí se denominan Que sí, que los gallegos somos dulces.

Y aquí van algunas recomendaciones. ¡Ah! y otra cosa importante antes de que se me olvide, aunque la bodega es estupenda, si vais a pedir vino por copas, el godello sin duda.

Mejillones en curry verdeDel apartado Costa Atlántica, imprescindibles los mejillones en curry verde, el desmigado de centolla con mayonesa de wasabi, el bonito en agridulce de pimentón y algas, las navajas lima-limón y las almejas en salsa marinera.

En Los Clásicos que no pueden faltar, lo difícil es decidirse por uno de los dos que proponen: la empanada del día (que aquí es auténtica y rica de verdad) y las estupendas croquetas de marisco.

Pero sigamos. En cuanto a Galicia es más que mar, no hay que perderse el huevo roto con cachelos y zorza. Otra propuesta de lo más sugerente es el tartar de vaca gallega con queso de oveja.

Merluza de Celeiro con crema untuosa de patata y ajadaEn el apartado Proteína Marina, mi favorita es la merluza de Celeiro con crema untuosa de patata y ajada, aunque también se puede probar la otra versión que es con emulsión de ajo, tomate asado y su jugo. Tampoco hay que perderse el estupendo bacalao con ensalada de tirabeques y mayonesa de Kalamata o la caldeirada, un punto picante con el pescado del día.

De la Galicia interior y para los carnívoros me quedo con el entrecot de vaca gallega trinchado, puré de patata y ensalada. Otras propuestas son la presa ibérica marinada, puré de apio-nabo y brotes, o la costilla de cerdo melosa y crujiente con cachelos asados.

Me pierde el chocolate y tarta de queso, yogur y membrilloY ahora llegamos a mi gran debilidad, los postres. En la carta de 'Atlántico' integran el apartado que se denomina Que sí, que los gallegos somos dulces. El problema está en que como no podría elegir uno, los recomiendo todos. Pasión, coco y piña, Tiramisú versión gallega, Tarta de limón, yogur y merengue, Tarta de manzana, almendras y canela, Me pierde el chocolate, y Strawberry Fields Forever.

Después de todo esto espero que no os haya quedado ninguna duda respecto a ‘Altántico Casa de Comidas’. Os aseguro que nunca defrauda y que es uno de esos sitios al que siempre apetece volver.

 

 

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *