Halloween y Todos los Santos, convivencia en armonía

Halloween

Estamos en vísperas del Día de Todos los Santos y del de Difuntos, y, tal y como viene ocurriendo en los últimos años, se reaviva la lucha más o menos soterrada entre los amantes y los detractores de la fiesta de Halloween.

Decoración HalloweenNos guste o no, quizá fomentado desde la mayoría de los colegios británicos y americanos, Halloween ha ido calando poco a poco en los niños y adolescentes españoles.

Así que a lo largo de estos días, vampiros, brujas, fantasmas, monstruos y esqueletos se pasearán por muchas de nuestras ciudades, se decorarán los centros comerciales y se organizarán toda clase de fiestas temáticas.

Pero esta semana me gustaría mostrar otra cara de la fiesta de Halloween como su lado más gastronómico, que también lo tiene.

Si el año pasado por estas fechas os hablé en Sibaritísimo de los dulces típicos de Todos los Santos como los buñuelos de viento, los huesos de santo o los panellets, de los que me declaro una fan absoluta, este año, en cambio, voy a hacer en el post un pequeño recorrido por la gastronomía típica de Halloween en Estados Unidos, Reino Unido e Irlanda.

Noche de HalloweenAntes de nada, quiero remontarme a los orígenes de esta tradición que es europea. Esto lo digo porque a causa del cine y de la televisión o simplemente por pura ignorancia, la fiesta de Halloween se vincula siempre a los Estados Unidos, país donde esta fiesta se popularizó, pero su origen hay que buscarlo en las ancestrales culturas celtas del Reino Unido e Irlanda. Lo que ocurrió es que la inmigración masiva, sobre todo irlandesa, que se produjo a principios del siglo XIX, hizo que miles de irlandeses llegasen a los Estados Unidos con deseos de comenzar una nueva vida pero también con sus convicciones religiosas, costumbres y recuerdos intactos.

En la tradición celta, el día 31 de octubre terminaba el verano y ese día los espíritus volvían a la vida. Para ahuyentarlos, las casas se decoraban con huesos, sangre y calaveras. La cosa es que los antiguos celtas creían que la línea que une a este mundo con el otro se estrechaba con la llegada de esa fecha, permitiendo a los espíritus, tanto buenos como malos, pasar de un lado a otro. De hecho los ancestros familiares eran invitados y homenajeados, mientras que se hacía de todo para alejar a los malos espíritus. Se cree que el uso de trajes y máscaras se debe a esa necesidad de ahuyentar a los espíritus malignos.

Calabazas

El 31 de octubre se asocia a menudo con los colores naranja, negro y morado, y está fuertemente ligado a símbolos como la archiconocida jack-o’-lantern (la calabaza tallada a mano y que tiene una vela en su interior), cuyo origen es irlandés. Entre las actividades típicas de Halloween están el famoso ‘trick or treat’ (‘truco o trato’) que piden los niños cuando van de casa en casa, y las fiestas de disfraces, además de las hogueras, las bromas, la lectura de historias de miedo y las películas de terror.

Y como la gastronomía está íntimamente ligada a las tradiciones, en Halloween no podía ser de otra manera. Por ejemplo en Estados Unidos hay una serie de dulces y platos típicos de estas fechas como las manzanas dulces y las manzanas de caramelo (que, aunque lo parezcan, no son lo mismo). Aquí el origen de este dulce hay que buscarlo, como ocurre con otros productos y otras tradiciones de muchos países, en que esta fiesta coincide con la recogida de la cosecha de manzanas.

Manzanas caramelizadasLas manzanas dulces se elaboran por inmersión o girando las manzanas con un palillo en el caramelo caliente, a veces después se les añade nueces u otros toppings, y se dejan enfriar.

Y las manzanas de caramelo se hacen cubriendo las manzanas con una capa de azúcar. La capa de azúcar más común es la que se elabora con azúcar, jarabe de maíz, agua, canela y colorante rojo. El jarabe de azúcar se obtiene al hervir todos los ingredientes en un cazo. El líquido debe llegar a unos 300 grados en un termómetro para dulces. Luego se sumergen las manzanas en el jarabe de azúcar y se deja que endurezca.

Sweet PopcornEn el famoso ‘truco o trato’, las palomitas dulces o Sweet Popcorn ocupan los primeros puestos. Es típico prepararlas en casa y dárselas a los niños de la zona que van llamando de puerta en puerta. Para hacerlas utilizan algo más que azúcar, en algunos casos mantequilla, jarabe de maíz y bicarbonato, entre otros ingredientes como las especias, porque están de moda las palomitas aromatizadas con especias de pastel de calabaza, al curry, con parmesano, con coco…

Las gominolas y otras ‘chuches’ también son temáticas y las hay con forma de calabazas, huesos o monstruos.

Y como no podía ser menos, son tantas las calabazas, por otro lado un producto típicamente otoñal, que se vacían para convertirlas en adornos, que es lógico que haya una gran variedad elaboraciones saladas y dulces para aprovechar toda esa pulpa y las pipas.

Pumpkin PieAsí surgen recetas tan sugerentes y algunas tan conocidas como el pastel de calabaza o Pumpkin Pie (que también es el postre típico del Día de Acción de Gracias), la tarta o Pumpkin Cake, el pan (un pan dulce, de textura ligera y miga dorada), los buñuelos, el puré, las cremas, las pipas tostadas…

En el Reino Unido se celebra en estas fechas, más en concreto el 5 de noviembre, una noche muy especial, la Noche de Guy Fawkes o la Bonfire Night (la Noche de las Hogueras). Haciendo un poco de historia, el 5 de noviembre de 1605 varios rebeldes católicos, comandados por Guy Fawkes, intentaron volar el Parlamento de Londres para derrocar al gobierno, asesinar al rey Jacobo I y tomar el poder, cosa que no consiguieron.

Jacket PotatoY como suele ocurrir, aquí también existe una gastronomía típica de estas fechas. Por ejemplo, los guisantes negros con vinagre o las jacket potatoes o patatas asadas que tradicionalmente se hacían en las mismas hogueras. Estas patatas suelen ser el acompañamiento de muchos platos y también son muy populares en los Estados Unidos. Para su elaboración hay que hornear la patata blanca hasta que quede blanda por dentro, luego se corta por la mitad y se puede untar con mantequilla salada, crema agria, coleslaw o ensalada de col (una mezcla de col, zanahoria, cebolla y mayonesa), y también suelen servirse cubiertas de queso y cebolla frita.

Bonfire toffeeEntre los dulces son muy típicos las manzanas de caramelo y por supuesto el famoso y riquísimo Bonfire toffee o caramelo de hoguera, que se acostumbra a regalar a los niños. El Bonfire toffee es una melaza que hace alusión a las hogueras de la Noche de Guy Fawkes y tiene un aspecto de caramelo quebradizo. Este postre de melaza, oscuro y duro, debe romperse con un pequeño martillo hecho de la misma melaza. La verdad es que nadie sabe muy bien por qué, pero se relaciona con la Noche de Guy Fawkes. Este dulce apareció en el siglo XVIII y en la década de los 60 del siglo pasado, las personas mayores empezaron a regalarlo a los niños en los días previos a la Noche de Guy Fawkes o de las Hogueras. Este postre antes se elaboraba en casa y se podía adquirir en casi todas las pastelerías, pero ahora solo se vende en supermercados entre los meses de octubre y noviembre.

Y, por último, en Irlanda, además de algunos de los dulces mencionados anteriormente, también hay platos típicos de estas fechas como el barmbrack o el colcannon. El barmbrack es un pan con levadura que lleva pasas y sultanas. Suele venderse en piezas redondeadas y se toma a menudo tostado con mantequilla para acompañar el té. La masa es más dulce que la del pan de molde, pero no tanto como la del bizcocho. Este pan es el centro de una tradición de Halloween irlandesa.

BarmcrackEl Halloween Brack contenía tradicionalmente varios objetos añadidos en la masa, que actuaban como una especie predicción. En cada barmbrack podía haber un guisante, un palo, un trozo de tela, una moneda pequeña (originalmente de plata) y un anillo. Cada objeto, cuando venía en la porción, tenía supuestamente un significado para la persona que lo recibía: el guisante, que no se casaría ese año; el palo, que tendría un matrimonio infeliz o estaría en disputa continua; la tela o trapo, que tendría mala suerte o sería pobre; la moneda, que tendría buena suerte o sería rico; y el anillo, que se casaría en el año.

Hoy en día los barmbracks producidos industrialmente para Halloween siguen incluyendo un anillo de juguete. Así que se podría considerar como un dulsce similar a nuestro Roscón de Reyes.

ColcannonY ya en el terreno de lo salado, el colcannon es un plato tradicional no solo de la cocina irlandesa sino también del oeste de Escocia y se elabora a base de puré de patatas, col (o incluso col verde), mantequilla, sal, y pimienta. Puede contener otros ingredientes como leche, crema, cebollas, o ajo. Se consideró desde siempre como un plato simple de gente muy humilde. Una vieja tradición irlandesa de Halloween menciona que debe servirse el colcannon con pequeños premios (monedas) dentro de él.

 

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *