'Jesús del Pozo', primera retrospectiva

Jesús del Pozo apertura

Sin ser ninguna fashion victim, reconozco que desde niña me ha llamado la atención y me ha interesado el mundo de la moda y de los accesorios, así como todo lo que la rodea.

Recuerdo que de pequeña me fascinaba ver a mi madre, siempre tan impecable, cuando se arreglaba para salir; ella, junto con mi tía Mary Mely y mi abuela formaban el pequeño núcleo mujeres referencia de la elegancia de mi infancia. También me encantaba acompañarle a la modista a probarse (en esa época era la gran Contxu Uzkudun, que luego fundó junto con su hermana la tienda Daros en San Sebastián), y, por supuesto, ir de compras con ella a San Juan de Luz y a Biarritz. A ella también tengo que agradecerle que fomentase otra de mis grandes aficiones y que todavía mantengo, leer todas las revistas de moda que llegaban a mi poder (en esa época las españolas se limitaban a ‘Telva’, pero también tenía acceso a las francesas como ‘Elle’ o ‘Vogue’) y que ahora me compro.

Al contrario de lo que le pasa a mucha gente, nunca he visto la moda como una frivolidad y sí en cambio como una expresión artística. En esa visión tuvo mucho que ver el buen juicio de mi padre. Recuerdo que un día estábamos hablando del sector de lujo, en concreto de la alta costura y de lo carísimos que eran los modelos que se presentaban en las colecciones. Al hacer ese comentario mi padre me recordó que el mundo de la alta costura no solo da trabajo a mucha gente sino que también mantiene vivos muchos oficios que de otra manera desaparecerían.

Esta semana quería hablar en el post sobre algo relacionado con la moda y, aunque tenía algún que otro tema pensado, ha coincidido con que estuve el otro día en la exposición de Jesús del Pozo, que se exhibe en la Sala Canal de Isabel II (C/Santa Engracia, 125) hasta el próximo día 23. Se trata de la primera retrospectiva que se organiza en España de uno de mis diseñadores favoritos y no me la quería perder.

Modelo 7La muestra, que reúne 50 piezas, se articula en seis ámbitos expositivos e incluye desde piezas más escenográficas o las que destacan por la experimentación cromática y textil, pasando por creaciones orgánicas que recuerdan vegetales o elementos marinos o que son guiños a la historia de la moda española.

‘Jesús del Pozo’ arranca con cinco piezas icónicas del diseñador, que introducen al discurso expositivo. Cada una de ellas transmite los valores que maneja el creador sobre el volumen, lo matérico y el color.

Ana Belén

En la planta primera se muestra su trabajo sobre la forma, así como la experimentación con el color, del ‘rosa velazqueño’ al gris antracita. Como curiosidad aquí están los piezas cedidas por Ana Belén: Vestido Verdugado (elaborado en seda) y Vestido Flor (de terciopelo).

Modelo 4En la segunda planta se hace un homenaje a la auténtica pasión de Jesús del Pozo: los viajes exóticos. Además, se exponen sus piezas de inspiración orgánica.

La tercera planta, la más didáctica, se detiene en el proceso creativo, en cada instante de la labor artística. Finalmente, en la cuba que corona el peculiar edificio se dota de transparencia al tejido para poder contemplar el gesto pictórico del creador.

¿Mi impresión? La verdad es que salí un poco decepcionada, me esperaba más. Los vestidos, abrigos, gabardinas, faldas… maravillosos, pero la exposición me pareció un poco pobre, mal iluminada y mal explicada. ¡Incluso había vestidos mal planchados!

No lo sé, quizá hubiera merecido un espacio diferente, aunque esta sala es muy original. Para quien no lo sepa es un antiguo depósito de agua elevado, de llamativa cúpula, creado a principios del siglo XX por el Canal de Isabel II en la zona de Chamberí.

Y también puede ser que todavía recordara las maravillosas exposiciones que hubo en Madrid de Yves Saint-Laurent en la Fundación Mapfre y de Hubert de Givenchy, en el Museo Thyssen.

En fin, creo que Jesús del Pozo merecía mucho más.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *