Quíbia 2015, el vino que viene del mar

BodegaYa sé que no puedo ocultar mi querencia hacia los vinos blancos. Disfruto con ellos, me parecen ricos, refrescantes, aromáticos y fáciles de beber, y aquí, por favor, que nadie se lleve las manos a la cabeza porque con esto quiero decir que cualquier momento me parece perfecto para beberlos.

Además, y qué le voy a hacer, me sugieren muchas cosas y todas ellas buenas: buen tiempo, buena compañía, un aperitivo espectacular contemplando el mar, una carta apetecible, un momento de tranquilidad…

Quíbia 2015Tampoco puedo ocultar mi debilidad por probar cosas nuevas, diferentes, originales y que se salgan de ‘lo normal’.

Por eso esta semana os voy a hablar del último vino blanco que me ha sorprendido: un vino mallorquín, sí de la isla de Mallorca, el Quíbia 2015 de la bodega Ànima Negra.

Para quien le interese, Ànima Negra es conocida por ser la bodega de referencia de vinos auténticos, personales y de calidad de Mallorca.

Situada al sureste de la isla, cerca de Felanitx, elabora sus vinos en la antigua ‘possessió’ de Son Burguera, una maravillosa edificación que data nada más y nada menos del siglo XIII.

Lo que llama la atención del Quíbia 2015 es que es especial. Para los menos avezados en el mundo del vino y sin pretender que mi post sea un ladrillo, os contaré que es un vino peculiar. ¿Y de dónde viene esa peculiaridad? Pues por lo pronto de las uvas que se han empleado para elaborarlo: dos tintas y dos blancas.

Ànima NegraSin entrar en muchas profundidades, para elaborar el Quíbia 2015 se han empleado dos uvas tintas, como son la callet, que quizá no os suene, pero es una variedad autóctona de Mallorca, y la giró o garnacha tinta.

En el caso de las blancas, la prensal blanc, otra variedad autóctona isleña, y la muscat, esta uva os sonará más porque pertenece a la familia de la moscatel de grano menudo.

¿Y cuál es el resultado de esta atrevida unión? Pues un vino elegante, aromático, con mucha personalidad y que sorprende al que lo prueba.

SushiAhora con nuestra recién estrenada primavera, este blanco me parece perfecto para acompañar pescados de todo tipo elaborados al horno y a la parrilla, en escabeche, en carpaccio o en tartare.

Y también por qué no, con platos tan emblemáticos de la cocina peruana como el ceviche.

Sin olvidar a la cocina japonesa, en cuyo caso me parece perfecto para acompañar a cualquier tipo de sushi, sashimi o maki.

Y por supuesto, los arroces, preferiblemente el arroz negro o cualquiera que se elabore con pescados y mariscos. Sin olvidar a las ensaladas de todo tipo y a las verduras, elaboradas en una rica coca, a la plancha o en menestra.

Para terminar, un aspecto más que importante. Ya sabéis que la filosofía de este blog es hablaros de servicios y productos excelentes que estén al alcance del mayor número de personas. Y en el caso de este espléndido y más que recomendable vino no iba a ser menos. Su precio es de 12, 50 euros.

 

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *