San Ginés: el templo del chocolate con churros crece y se renueva

Chocolate con churros 2En Madrid los amantes del chocolate con churros estamos de suerte. San Ginés, la archiconocida chocolatería situada en la zona de la Puerta del Sol, al lado de la iglesia del mismo nombre en el Pasadizo de San Ginés, abre nueva sucursal en 'la Prospe'.

Otra buena noticia es que además comenzará la remodelación de un local frente a la chocolatería original que se abrirá al público en un plazo máximo de tres meses. La idea es ampliar el local original para incluir un espacio dedicado a la venta de productos para llevar, regalar o consumir en casa.

Chocolate con churros 3Por cierto, tal ha sido y es su fama desde que se inauguró en 1894, que no tiene perdón que las personas que visitan Madrid no se acerquen a esta centenaria chocolatería y prueben, tengan la edad que tengan y sea la hora o la época del año que sea, el que probablemente es uno de los mejores chocolates con churros o porras del mundo, ya sea a la española, elaborado con agua o a la francesa, con leche (desde luego, mi preferido).

Pero sigo con la nueva sucursal. Los vecinos de la zona norte en general y los del barrio de Prosperidad en particular están de enhorabuena porque este nuevo San Ginés se acaba de inaugurar en el remodelado Mercado de Prosperidad, centro neurálgico de un barrio que se extiende a derecha e izquierda de la calle López de Hoyos, más o menos desde la Príncipe de Vergara hasta Alfonso XIII.

San Ginés 2El nuevo San Ginés o ‘San Ginés y sus delicias’ es una réplica de la estética y el ambiente de la chocolatería original, que se convierte en un viaje al pasado con sus mesas de madera verde y mármol blanco, elegantes camareros y esa luz tenue que recuerda a los cafés de finales del siglo XIX.

Este nuevo establecimiento tiene 110 metros cuadrados distribuidos en dos plantas. A diferencia del local de Sol, no va a abrir las 24 horas todos los días del año, sino que se va a adaptar al horario del resto de las tiendas o puestos del mercado: desde las 6 de la mañana hasta las diez de la noche, de forma ininterrumpida.

Y para que todo sea igual, mejor dicho, sepa igual, una delegación de churreros artesanos de San Ginés, que elaboran los churros mediante una técnica tradicional denominada ‘a hombro’, se mudará al local de López de Hoyos, 81 para enseñar el éxito de su receta a la decena de empleados que atenderá a los clientes del barrio de Prosperidad. Mantendrán al mismo proveedor para que todo sea igual. Con una diferencia, la idea es también explorar nuevas recetas, más allá de los clásicos churros y porras.

Chocolate para hacer en casaComo todo el mundo sabe, San Ginés es uno de los pocos establecimientos que han elevado los churros y las porras a la categoría de especialidad de la casa. El producto más popular, el chocolate, que se elabora con receta propia, también se puede comprar en paquetes para llevar.

Y para quien no lo sepa, desde su inauguración en 1894 han pasado muchas cosas. Sin ir más lejos, a la Chocolatería San Ginés durante la Segunda República, debido a su ubicación entre pasadizos, se le rebautizó popularmente como ‘La Escondida’. Además, la chocolatería se menciona en obras literarias modernistas como ‘La buñolería modernista’, el histórico arco que le une con la iglesia en la que está situada aparece en los ‘Episodios nacionales’ de Benito Pérez Galdós y en ‘Luces de Bohemia’ de Ramón María del Valle-Inclán.

San GinésComo curiosidad, la chocolatería, que frecuentaba la bohemia, los intelectuales y los eruditos de la literatura y las artes durante todo el siglo XX, comenzó hace unos años su expansión internacional.

De hecho en 2010 se inauguró un local en Tokio, en el barrio de Shibuya. También trataron de hacerse hueco en Shanghái en 2012, donde abrieron dos locales, pero dos años más tarde los cerraron. Donde sí ha calado la tradición del chocolate ha sido en Bogotá, donde combinan sus populares churros con el dulce de leche o arequipe.

Desde aquí les deseo toda la suerte del mundo y animo a que la gente siga manteniendo una tradición muy, pero que muy castiza, el disfrutar de un buen chocolate con churros para desayunar o merendar.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *