Ribamontán al Mar, un paraíso en Cantabria

playa_latas_buen_diaLa zona de Ribamontán al Mar está de moda y en los últimos años se ha convertido en un municipio al que acuden a veranear tanto los foráneos como los propios lugareños cántabros. Gracias a este resurgimiento proliferan numerosos restaurantes de calidad y actividades como golf, piragüismo, kite surf o surf que logra su máxima expresión en la playa de Somo, donde numerosos jóvenes y no tan jóvenes, aprenden esta última práctica tan completa y divertida. Y para quienes deseen simplemente pasear es impresionante la ruta de los acantilados que va desde Loredo hasta la playa de Langre.

Pero a mí me gustaría destacar la parte gastronómica para disfrutar de las maravillas del mar y de la montaña.

navajasComienzo por el pueblo de Somo, con el restaurante El Galeón, un clásico de toda la vida, donde se pueden tomar unas rabas de peludín (o de calamar) con una perfecta fritura o unas morgueras (navajas) y/o almejas de Elechas y un salpicón de marisco espectacular en la barra por un precio muy razonable. Si se prefiere ir al comedor, Agustín cuenta con unos pescados y unos mariscos de una gran calidad, eso sí, los pagas. El local no es muy bonito pero merece la pena. Un apunte curioso es que cuenta con dosis inyectables de Urbason por si algún alérgico al pescado o al marisco lo necesitara.

salmorejo_mellyCasi enfrente se encuentra un restaurante muy original, Melly, en el que se pueden comprar golosinas y helados, y por tanto a lo largo del día está lleno de niños, pero en el que su dueño cocina la buena materia prima del lugar como los ángeles. Borda el atún en cualquiera de sus variedades y los pescados frescos, así como la tortilla de camarones y el salmorejo. En invierno, y si Juan quiere, hace unos de los mejores caracoles de Santander.

El siguiente pueblo es Pedreña y a pocos metros del golf bocarters_latraineradonde desde pequeño jugaba Severiano Ballesteros está La Trainera. Un restaurante de toda la vida donde bordan el pescado, las sardinas están exquisitas y su arroz de marisco es excelente. La leche frita tiene más que justificada fama. En el restaurante se puede disfrutar de las vistas a la bahía que de noche son aún mejores que de día. Sus precios son ahora más caros, pero ajustados a la calidad de su materia prima, todo ello dependiendo de lo que pidas, ya que puedes salir a 25 euros persona.

magnolia_burrataYendo hacia el interior, en Suesa, destacan dos locales más modernos: Magnolia Bar, que acaba de abrir otro restaurante en el centro de Santander, y Canela en Rama. Los dos tienen unas terrazas muy agradables para cenar o simplemente para tomar una copa. Magnolia Bar tiene una carta de platos tradicionales con un toque moderno y con unos precios muy asequibles. Destaca su ensalada de tomates de Galizano con mozzarella de búfala que se deshace en la boca, las croquetas de madre, el carpaccio de Bacalao a la gallega con una capa fina de patatas y pimentón y cualquiera de sus carnes. De postre, el coulant de chocolate, la mousse de melocotón y coulis de Mango son riquísimos.

caneal_ramaJusto al lado se encuentra el original Canela en Rama, dirigido por el asturiano Sergio Rama. Nada más llegar observas que es un restaurante basado en la naturaleza ya que en su terraza hasta cultivan sus propias plantas aromáticas. Curiosamente hasta merece la pena darse una vuelta por el baño que tiene un gran encanto y por supuesto comer en su recoleto comedor con ambiente casero donde incluso tienen unos sillones orejeros, pero yo me inclino por la terraza si el tiempo acompaña. De la carta son deliciosas sus ensaladas y las verduras, el saquito de pasta brie crujiente que tiene una presentación muy especial, el humus, las brochetas de ternera o de pollo y el cous cous marroquí con verduras. De postre destaca la deliciosa la tarta de galleta con chocolate y helado de vainilla y no tanto la tarta de zanahoria, que está muy bien para la hora del té pero no para después de una cena. Sin lugar a dudas es un lugar donde destaca su original decoración.

También en la carretera de Somo a Suesa está el restaurante El Madroñal para quien quiera disfrutar de una buena carne, especialmente su chuletón, y las chuletillas de cordero, pero también cuenta con algo más como su pasta fresca rellena de vieira y rape con queso fresco que está deliciosa, al igual que su terrina de foie de pato con chutney de higos.

bicicleta_pulpoEn Hoznayo, a tan solo unos 10-15 minutos de Somo, abrió hace un par de años La Bicicleta un restaurante con mucho encanto y con una agradable terraza. Quizás dentro haya demasiado ruido cuando está lleno y los fines de semana de agosto no dan abasto y eso se nota en el servicio. Su carta es corta pero merece la pena probar muchos de sus platos entre ellos su arroz negro y su risotto de boletus con Idiazábal, el pulpo a la plancha o el lomo bajo laminado.

cenador_de_amosPor último he querido dejar la reina de la zona con dos estrellas Michelin, el Cenador de Amos, en Villaverde de Pontones, que pese a no estar al alcance de todos los bolsillos, merece la pena el esfuerzo económico para conocerlo. La casona del siglo XVIII rehabilitada en la que está ubicado bien merece una visita aunque no vayas a comer allí. Suelen ser muy amables y dejan que entres aunque no vayas a consumir. Puedes elegir entre tres tipos de menús: memoria, esencia y experiencia. La primera de las opciones consiste en elegir un primero un segundo y un postre de la carta. La segunda y tercera son menús degustación. Cualquiera de ellos será una experiencia que no olvidarás. Otra originalidad es que puedes comprar para ti o regalar una clase de cocina con el chef Jesús Sánchez.

Existen muchos otros sitios interesantes por la zona pero he querido destacar estos nuevos en los que he estado últimamente y me han resultado interesantes o a los que he vuelto a ir y siguen teniendo una buena calidad de la comida y del servicio a pesar de los años que llevan abiertos.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *