Córdoba se visita en mayo…

El calendario festivo de Córdoba desgrana en mayo una sucesión de fiestas inigualables. La Ciudad de las tres Culturas, asombra a todos los que quieran disfrutar de ella en todo su esplendor. Cruces de mayo, concurso de patios y feria son las propuestas que nos lanza la ciudad califal en un mes de mayo especialmente intenso.

Cruces de mayo (1 – 5 de mayo)

El cénit de estas fiestas se alcanza el día 1 de mayo con una ambientada Batalla de las Flores, espectacular cabalgata de carrozas decoradas con flores que pasea por Córdoba saludando a la primavera. Desde el 29 de abril, en los patios y plazas de Córdoba se levantan cruces de gran tamaño ornamentadas con mantones de manila, macetas y claveles. Las asociaciones de vecinos y las peñas instalan en ellas barras de bar donde se sirven tapas típicas y bebidas que reconfortan al visitante. Todo amenizado con música de sevillanas y espectáculos nocturnos de baile. Pasear por los barrios de San Basilio, San Andrés, Santa Marina y San Agustín da al turista una perfecta imagen de Córdoba en mayo.

Cata de vinos Montilla-Moriles

Y mientras se recorren estos rincones con encanto, nada mejor que hacer una parada para disfrutar del buen vino de la tierra. Cada año, a finales del mes de abril, se celebra en Córdoba la Cata del Vino Montilla-Moriles.

Los afamados vinos con Denominación de Origen son los protagonistas de esta fiesta que se celebra en un recinto habilitado en la explanada de la Diputación y donde participan más de 20 bodegas. El vino Fino, el Amontillado, el Oloroso, el Cream, el Pedro Ximénez, el Blanco Joven y los ecológicos son las diferentes variedades que se presentan en la cata. La cata de vino es, sin dudarlo, una cita indispensable para degustar los mejores vinos de la provincia. Asimismo, también es aconsejable visitar alguna de las tabernas más típicas de la ciudad y que también participan en la cata:

La Cazuela de la Espartería: Situada a escasos metros de la Plaza de La Corredera, esta taberna es una de las más valoradas de la ciudad. El vino de la Montilla-Moriles se entremezcla con los sabores más tradicionales de la ciudad, desde el salmorejo al flamenquín, pero pasando también por especialidades tan apetitosas como las alcachofas con rabo de toro o las habichuelas con perdiz.

Taberna La Montillana: Esta taberna es una de las clásicas de Córdoba, de las que necesitan una visita obligada. Abierta en los años 40 del pasado siglo, La Montillana está en pleno corazón histórico de la ciudad. El queso de leche cruda de oveja de Hornajuelos o las berenjenas fritas con miel de Montoro son algunos de sus platos más solicitados. Su variada carta de vinos cordobeses convierte la visita en un placer inolvidable.

Los Patios de Córdoba – Patrimonio de la Humanidad (del 6 al 19 de mayo)

Pero si por algo se caracteriza la ciudad en mayo es por sus patios. Los Patios de Córdoba es una tradición única en el mundo, basada en las características de la forma de vida cordobesa, en casas con patios y balcones ajardinados, en los que las flores destacan como elemento decorativo. Alrededor de cuarenta patios abren sus puertas al visitante que descubre la magia de estos bellos lugares, acrecentada por el entorno inigualable donde se ubican. Recorrer los patios durante el día y disfrutarlos a la caída de la tarde, entre el olor a jazmín y a azahar de los naranjos, al arrullo de la música flamenca y la conversación de los amigos, es una experiencia única.

Los barrios de la Axerquía, San Agustín, Santa Marina y San Basilio cuentan con patios afamados, que los cordobeses vuelven a visitar año tras año. Además, durante la celebración del Festival de los Patios Cordobeses tiene lugar el Concurso de Rejas y Balcones. En él se premia a las rejas y balcones mejor engalanados con flores de vivos colores, siendo las más populares las gitanillas, los geranios y los claveles.

Feria de Córdoba (del 25 de mayo al 1 de junio)

Como colofón a este mes festivo, llega la Feria de Córdoba, que se celebra en honor de Nuestra Señora de la Salud, patrona de la ciudad. Del 23 al 30, en el recinto del Arenal se dan cita caballistas, gitanas y flamencos, en las casetas que se disponen de forma ordenada y repartidas en las distintas calles del ferial. Dichas casetas son públicas, por lo que todos los visitantes tienen las puertas abiertas para entrar en aquellas que deseen, que es precisamente en lo que consiste parte de la diversión. La alegría de las sevillanas, el vino fino, las tapas, el sombrero cordobés y las peinetas la hacen rivalizar con las del resto de Andalucía.

Dónde comer

La gastronomía cordobesa actual es el resultado de una larga tradición que se deja notar en la variedad de sus platos, en la gran cantidad de restaurantes, tabernas y bares que pueblan la ciudad y en el prestigio de su cocina en el ámbito nacional.

Los diferentes pueblos y civilizaciones que pasaron por Córdoba también dejaron su sello en la gastronomía. Los romanos introdujeron el uso del aceite de oliva, por el que se profesa auténtica devoción en esta tierra, y asentaron las bases de lo que se conoce como cocina mediterránea. La influencia árabe, por su parte, se aprecia en el uso de los frutos secos, el gusto por la verdura, en las mezclas de sabores agridulces y en la repostería. En el caso de los dulces y postres influyeron también las costumbres culinarias de los judíos. A los cristianos se debe sobre todo el empleo de la carne y la conservación de las mejores tradiciones culinarias de los pueblos anteriores a su dominación.

Por tanto, disfrutar de las tapas y raciones en las tabernas que acoge la ciudad es realmente necesario: Tomarse un vino y alguna ración en la Taberna San Cristóbal, la Taberna Salinas o la Sociedad de Plateros se convierte en requisito indispensable para conocer la magia que desprenden estos lugares, añejos, rústicos, encantadores. Hasta degustar, por qué no, la magnífica tortilla de patatas del Santos, junto a la Mezquita.

Pero si lo que nos gusta es comer con tranquilidad para disfrutar de los platos con pasión, hay que elegir, sin duda, algunas de estas dos opciones:

Bodegas Mezquita: Baldomero Gas ha recuperado para la cultura gastronómica de las tabernas populares de Córdoba este amplio local de grato ambiente que ofrece al visitante más de cuarenta tapas típicas de la cocina tradicional cordobesa. Entre otros bocados que hablan de las bondades gastronómicas de la casa, sobresalen el rabo de toro a la antigua usanza actualizado, el surtido de ibéricos, en especial el jamón de los Pedroches, el salmorejo cordobés, pero también el blanquiverde en honor al Córdoba CF, el flamenquín de lomo y jamón ibéricos, las croquetas de boletus, la japuta en adobo al estilo sefardí entre otras joyas gastronómicas, asi como algún que otro perol de arroz cordobés de ibérico y setas que no dejarán impasible ni al paladar más exigente. Además, Bodegas Mezquita tiene dos locales, ambos muy cercas de la Mezquita, uno en calle Céspedes y otro en calle Luis de la Cerda. Si lo pruebas, volverás.

salmorejo mezquita

Bodegas Campos: Un poquito más apartado del bullicio del centro cordobés, a escasos metros de la Plaza del Potro se encuentra otro de los restaurantes más interesantes de la ciudad. Bodegas Campos, una empresa centenaria dedicada desde su fundación en 1908 a la crianza de vinos de Montilla-Moriles, cambió en 1980 su rumbo profesional hacia el campo de la gastronomía y la restauración, abriendo al público un restaurante que constituye desde entonces uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad califal. El jamón y el queso, ambos con denominación de origen, son los grandes triunfadores del restaurante. Pero también su salmorejo con gelatina de Pedro Ximénez, su paté de perdiz o sus milhojas de foie y manzana caramelizada son imperdibles. Aun así, sus puntos fuertes se concentran en los arroces, las carnes y los pescados. El solomillo de ternera o el rabo de toro compiten en calidad con su bacalao o su corvina con salsa verde.

Para acabar la noche: En plena ribera del río, con vistas al puente romano, se encuentra Sojo Ribera, un pub con una impresionante terraza donde respirar la frescura que ofrece el Guadalquivir en las calurosas noches cordobesas. Sojo Ribera dispone de una extensa carta de coctelería, magníficos desayunos, el mejor café, viernes de Afterwork, sábados con música en directo y Sunset Sundays en el mejor ambiente y con la mejor música.

sojo ribera

Dónde dormir

Uno de los grandes problemas de Córdoba es que aunque existe gran oferta hotelera, el elevado número de turistas que acuden anualmente a la ciudad –y especialmente en mayo- convierten en toda una odisea el poder encontrar un hotel con encanto y ajustado a nuestras necesidades. Por eso, desde Sibaritisimo queremos recomendar otro tipo de alojamiento, el de los apartamentos turísticos y, concretamente, Apartamentos Terraluna. Esta empresa dispone de varios enclaves con diferentes apartamentos de una, dos o tres habitaciones, por lo que se ofrecen para parejas o incluso para grupos de diez personas. Con un estilo cálido y común en todos los apartamentos, y una estética de loft con orientación a un típico patio cordobés, con suelo empedrado, a la sombra de los naranjos y con el rumor del ruido incesante de su fuente, es sin duda un lugar ideal para el relax después de un día de ajetreo en la eterna ciudad Califal.

terraluna

En definitiva, Córdoba es una ciudad que merece ser visitada al menos una vez en la vida. Por eso, si nunca lo ha hecho, aproveche el mes de mayo, porque su oferta cultural y de ocio es inigualable. Aun así, la ciudad ofrece importantes ofertas turísticas en otras épocas del año. Por ejemplo, durante las dos primeras semanas de julio, pues celebra su Festival de la Guitarra, que este año celebra su 35 edición con los conciertos de Sting, Bob Dylan, Frank Gambale o Rosendo Mercado. En definitiva, Córdoba se deja querer. Es una ciudad con encanto, acogedora e inolvidable. Si la visita por primera vez, seguro que repite.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *