Aceptar y soltar

El camino de las lágrimas me sirve de nuevo para que, al decíselo otro, un experto, y no yo, un amigo que está retorciéndose y ciego perdido, vea su situación desde otra perspectiva. Cortar es traumático. Doler, duele. Pero se pasa. Y hay que pasarlo. No cabe malgastar toda una vida por un enganche yermo. […]

El duelo del divorcio.

En el libro sobre la pérdida que estoy devorando como hojas de morera desde mi crisálida, encuentro un capítulo sobre el divorcio, mezclado entre muertes y duelos funerarios. Dice Jorge Bucay que, como vivimos en una estadística de dolores, el divorcio está viviencialmente bastante cerca de lo catastrófico de la situación de muerte de la pareja. […]

Sin mirar atrás

Era muy reacia al sexo con mi marido, con él no me apetecía. Ahora, con mi nuevo amante, no me canso, no tengo suficiente. Lo más irónico es que, técnicamente, mi marido era probablemente mucho mejor en la cama. Me siento culpable, como si, de haberme esforzado más con él, quizá no nos habríamos separado. […]

19 – 5 = happy

El otro día leí una consulta-respuesta de una revista americana por casualidad aunque ya sabemos todos que yo no hago nada por casualidad, y en esta nuestra “Era ni-ni” ya el hecho de leer per se más que una casualidad es una anomalía cromosomática. Se planteaba una chica el miedo a no ser capaz de volver […]

Segundas oportunidades

<<“Me separé de mi marido hace seis meses. Mis amigas me han arrastrado a sitios de singles unas cuantas veces pero… todo ha cambiado. Ya no conozco las reglas, el sexo es distinto y me siento muy perdida“. Recuerdo haber ido a un bar de singles especialmente horroroso una noche, codo con codo con mi […]

Maldita memoria

“Por qué no volvemos. Recuérdamelo, por favor. Por qué no nos queremos de vuelta, de segunda mano o de ocasión. Por qué. A ver, si es que había tantas razones, es que te juro que las había. Es que hasta las llegué a apuntar en algún sitio. Y ahora va y no las encuentro. Justo […]

me acuerdo

Hubo una primera vez en que fui sola al cine. En pleno diciembre, yo sudaba de la vergüenza. Temía que los demás se dieran cuenta de que me faltaba el alma, o que se me notara lo sola que estaba sin él. Miré los horarios de la cartelera en internet y bajé sin maquillar, enfundada […]

Ausencia

No necesito agendas ni secretarias para recordar minuto a minuto tu ausencia, para saber que el tiempo que me reste por vivir será corto para el olvido, infinito para el desconsuelo, inútil para la resignación. Hay que vivir y vivo, pero nada más. No es verdad que con el tiempo todo se supera, que el […]

Nada, salvo dinero

Pero pasó el tiempo, y el cuerpo se acostumbró a la cruel mutilación, y el corazón aprendió de nuevo a latir solo. El ridículo de Felicia fue relevado por otros ridículos, y hasta ella misma se olvidó de lo ocurrido. Incluso se le quedó como un poso de ternura hacia aquel hombre que tanto la […]