Que (sólo) nos quiten lo bailao…

Hace semanas que recopilo en la mente anécdotas de ésas que me cuentan entre gintonics. Unas me interesan porque revelan urgencia de profilaxis y de educación sexual. Algunas, porque me sirven para reivindicar un poco de humanidad, que para echar un polvo hoy día tampoco hace falta romperle el corazón a nadie. Y otras, como […]

Fisting, digo… rescate

Este domingo, para variar, no tengo mal cuerpo por la resaca solamente. Mi mareo se debe al vaivén de las mentiras y a la incertidumbre que nos han hecho vivir los de la clase política para terminar, ayer sábado 9 de junio, rescatados por Europa. Gritaría con las venas del cuello hinchadas, vomitaría de rabia […]

‘¿Por qué nos gusta el sexo?

Por si no tienen plan para esta noche, dejen que les haga una sugerencia: intensivo de sofá y tele. Ya, ya sé que pensarán que no me he roto los cuernos inventando, pero es que lo de Bankia, cada noticia sobre esta institución me recuerda que “El mal se globaliza”, teaser de la adaptación del […]

Pico Bong

Suena el portero automático y me despierto (siempre les cuento lo mismo, pero es que así sucede). El mensajero duda de si, con ese pulso adormilado, seré capaz de firmarle en la maquinita. Me entrega un paquete. Otro paquete… ¡Bien! (Eso descarta una Inspección de Hacienda. Porque los de Hacienda eligen el formato carta…). “¿Qué […]

Burlesque: Jungle & Exotica Party

Mi persuasividad de hoy, bienintencionadísima como casi siempre, tiene que ver con un espectáculo que, háganme caso, no pueden perderse. Se trata de un show de burlesque, tan erótico como divertido e insinuante… ¡porque la vida es un cabaret! (bueno, la mía parece más un evento sin patrocinador…). Evil evil Girrrls and The Malvados actuarán […]

Sabrosos polvos… con brillo y aroma

Dejen que les diga, por si aún no lo han deducido, que cada día soy menos partidaria de cilicios y de castigos corporales. Con la que está cayendo, me tira mucho, pero mucho, el hedonismo y el facilismo, me he vuelto disfrutona, qué le vamos a hacer, porque para pasarlo mal, sólo tenemos que pasar […]