Pulpi pig

AVISO: PULPI PIG puede resultar adictivo, amantis no se hace responsable de los múltiples orgasmos que pueda ocasionar. Con este micro spoiler, les invito a que sigan leyendo y a que gasten, es decir, inviertan en un juguete fascinante.

Si nunca has oído hablar acerca de los estimuladores por ondas vamos a abrir un mundo ante ti. Lubrica bien tu clítoris y espera uno de los orgasmos más intensos que hayas sentido jamás.

Así comienza la nota de prensa. Tranquilos, voy a dejar que la lean pero no sin comentarla y rebatirla porque, ustedes, queridos lectores, gracias a mí, ya han leído en este mismo blog sobre estimuladores de clítoris que emplean ondas. Son la llave a una especie de universo paralelo. Son a los vibradores lo que la electricidad es a los candiles. Son un punto y aparte en lo que a eficacia y placer se refiere.

Este pequeño juguete poco o nada tiene de inocente. Su acción se concentra en su boquita, que ofrece una estimulación por ondas mezcladas con vibración, lo que lo convierte en uno de los juguetes más efectivos para estimulación clitoriana.

Los juguetes destinados a esta pequeña parte de la anatomía, normalmente estimulan sólo una ínfima parte del único órgano del cuerpo destinado al placer, concretamente la externa, pero los estimuladores por ondas estimulan por completo la esdrújula más sexy de la lengua española: el clítoris.

Encadena un orgasmo tras otro porque no necesitarás pegar este juguete contra tu cuerpo serrano para sentir todo su poder, por lo que esta no se resentirá y podrá seguir siendo estimulada ad infinitum. Pon a PULPI PIG sobre tu pepita a solas o en compañía, por ejemplo, en el estilo cowgirl invertida para que tu amante sienta a través de tu vagina cómo llegas al séptimo cielo.

Es un tipo de vibrador que no precisa ser introducido por ningún sitio, es de la nueva generación de cacharros que huyen del prototipo falocrático, que se asemejan más a un ratón de ordenador que a una baguette y, en cuando a eficacia, rendimiento y resultados, insisto: son otro nivel. Y no saben la de tiempo que van a ahorrar… y de dinero, si aprovechan las horas en las que su precio es menos de la mitad.

Un último consejo: compren también lubricante. De nada.