Día de la Danza

Dejen que utilice este foro para homenajear a la danza, que celebra su día el 30 de abril. Desde sus orígenes, la raza humana ha empleado la danza y el baile como una forma de expresar sentimientos. En general, el baile es una práctica en la que los miembros de la pareja muestran sus emociones a través de movimientos, lo que muchas veces deriva en un juego de seducción. Con el sexo ocurre algo parecido. No es un acto mecánico, sino un movimiento sincronizado entre dos personas llámenme antigua, pero sí: dos que, al entrelazarse, alcanzan el clímax. Por este motivo, LELO, la reconocida marca de juguetes eróticos de lujo, celebra el Día de la Danza analizando los bailes más sensuales y sus beneficios en las relaciones sexuales. Y, como se pueden ustedes figurar -les hago spoiler bien a conciencia-: el perreo no aparece.

“A menudo, el sexo y el baile se asocian a un mismo concepto, debido a que la danza es muy seductora. Además, puede percibirse como una expresión artística a través del cuerpo en busca del éxtasis final. Sin embargo, el placer no es la única emoción, sino que también se mezclan sensaciones como la seguridad, el autodescubrimiento y, sobre todo, la libertad. De hecho, éste es el más profundo de los sentimientos y el que se manifiesta de una manera más parecida tanto en la danza como en el acto sexual”, señala Alberto Gooding, responsable de comunicación de LELO en España.

Por otra parte, bailar no es simplemente un gran placer, sino que también es una actividad cuya repercusión en nuestra vida sexual es muy beneficiosa. Además de liberar endorfinas (la hormona de la felicidad), el baile nos ayuda a conocer mejor nuestro cuerpo, y sirve como entrenamiento para establecer vínculos afectivos, sobre todo para aquellas personas a las que les cuesta dar el primer paso. Yo añadiría que el baile y el sexo son manifestaciones de libertad, de creatividad, de autocontrol y provocan lesiones cada vez más frecuentes…

El tango, el baile erótico por excelencia

La música es un estímulo muy poderoso, que acompañado de movimientos sensuales da como resultado altos niveles de excitación. De hecho, un estudio de Spotify de 2012 puso de manifiesto que para el 40% de los encuestados la música es un estímulo sexual más poderoso que las caricias. En este sentido, el tango, que nació a principios del siglo pasado en Argentina, destaca como una de las danzas más sensuales y eróticas por antonomasia. El hecho de que su ritmo sea relativamente lento y que en la mayoría de los pasos ambos cuerpos estén pegados, lo convierte en uno de los bailes más seductores. El tango, además, nos ayuda en nuestra vida sexual: nos sirve para conocer a nuestra pareja a través de las caricias, así como para dotar de ritmo a nuestros movimientos de cadera y piernas.

La danza del vientre, sensualidad oriental

Otro de los bailes más eróticos es la danza del vientre. Esta disciplina de origen oriental ayuda a tonificar el suelo pélvico, fortalecer el abdomen y obtener una mayor flexibilidad. Estos beneficios a nivel físico derivan en mejoras en el ámbito sexual, ya que, al mejorar estas destrezas físicas, podremos poner en práctica un mayor número de posturas en la cama. Por otra parte, la danza del vientre es provocativa, sensual, ayuda a mantener el control y a descubrir movimientos nuevos provocando más placer para los dos.

Excitación a ritmo latino

En la actualidad, los ritmos latinos como la kizomba, la bachata o la salsa se encuentran en pleno apogeo. Estos tipos de baile mejoran las relaciones sexuales gracias a que permiten sincronizar los movimientos pélvicos en la pareja. Además, dado que la mayoría de los pasos de baile se producen con los cuerpos pegados, las manos sobre la cintura de la mujer y en movimientos ondulantes, generan un gran nivel de excitación.

Sin embargo, para aquellos que no se animen a bailar pero quieran mejorar su cadencia de movimientos, o para los que se dejan llevar por la música, LELO cuenta con SIRI 2, un pequeño pero potente masajeador que responde al sonido ambiente para ofrecer nuevas formas de placer -ya ven, otro cacharro más listo que muchos-. “Al igual que la música y el baile los productos de LELO están diseñados para ayudar a la gente a expresar sus sentimientos y vivir nuevas experiencias que aporten placer y bienestar”, concluye Alberto Gooding.