Placer femenino

Se denosta tanto todo lo que tiene que ver con la mujer que, por supuesto, el placer femenino se menosprecia. Otro año que se nos ha pasado celebrar el Día Internacional del Cunnilingus. ¿En qué estaríamos pensando, en ponerle una placa a La Veneno, quizá? –Y ya la han robado, por cierto…-. Si lo llegan a saber los candidatos a las elecciones -a estas alturas, me da igual el bando, porque constato el ansia de sillón de todos-, podrían añadir a las promesas insostenibles, a las restricciones a los derechos civiles tiempo ha consolidados, a las amenazas nacionalistas envueltas en lazos amarillos,… a los insultos a la inteligencia en definitiva, una propuesta adicional que incluya para la práctica de comer coños alguna clase de subsidio, de prestación no contributiva o, incluso, incluirlo como epígrafe en la lista de actividades sujetas a tributación.

El sexo oral es indiscutiblemente una de las prácticas más sublimes que se pueden experimentar en una relación sexual. De hecho, según datos de una encuesta llevada a cabo por LELO, mi marca de juguetes eróticos de cabecera (porque son de lujo. Y yo soy muy de la opinión de que hay una vida más barata pero no es vida), 4 de cada 10 mujeres desvela que alcanza el clímax simplemente al recibir sexo oral. Su importancia es tan grande que cada 14 de abril se celebra el Día Internacional del Cunnilingus, una fecha marcada en rojo que conmemora el placer sexual femenino. Sin embargo, casi la mitad de los hombres encuestados cree que no destaca por sus habilidades.

“El sexo oral es una práctica muy extendida, ya que según los últimos datos que hemos recabado, casi el 90% de las parejas suele realizar cunnilingus en sus relaciones”, señala Alberto Gooding, responsable de comunicación de LELO en España. “A pesar de estar habituados a practicar sexo oral, lo cierto es que todavía los hombres tienen un amplio margen de mejora en lo que se refiere a la destreza a la hora de regalar placer con la lengua”, añade.

Al respecto de este dato me apetece a mí puntualizar: el 90% de las parejas lo practica porque, de no hacerlo, los mozos no tendrían pareja. Hay muchos elementos que pretenden recibir felaciones pero que no están dispuestos a corresponder con lo propio. Alegan escrúpulos, o simplemente lo obvian, hacen ver que no se dan cuenta de que se saltan el paso (sí, sí, en el sexo hay que dejarse llevar, improvisar, permitir que cada encuentro fluya y sea distinto… ¡Y una mierda! Señores y señoras: hay pasos de la coreografía que hay que hacer sí o sí, porque si no, es que no has bailado. Hay señores que por sistema no practican sexo oral. Perfecto. Pues, búsquense a uno que sí. Y señoras: lávense el mismísimo.

La receta para un cunnilingus sublime

Al contrario que las matemáticas, el sexo no es una ciencia exacta, sino un arte al servicio de una sensibilidad específica que, además, es variable. Por este motivo, no existe una fórmula única para obtener y proveer placer, aunque algunas variables son comunes a todos los caminos. LELO destaca que existe una receta sencilla y placentera para que el cunnilingus ofrezca un clímax sublime. Estos son los ingredientes (veo que les falta el de la higiene, que es una condición sine qua non, entiendo yo):

  1. Cuidado: El elemento indispensable y el que se olvida con mayor frecuencia es la delicadeza. El clítoris, con más de 8.500 terminaciones nerviosas, es una zona extremadamente sensible, por lo que su estimulación puede resultar muy placentera o muy dolorosa. Por tanto, lo primero que hay que saber es que al realizar sexo oral hay que ser cuidadoso y evitar movimientos bruscos.
  2. Aprender a manejar la lengua: La boca en general, y la lengua en particular, juegan un papel crucial para ofrecer un cunnilingus de película. Para conseguirlo, es importante saber variar la velocidad, intensidad, dirección y presión de los movimientos. Desde LELO aconsejan comenzar pasando la lengua suavemente de arriba abajo entre los labios, para, progresivamente, realizar movimientos en zigzag (o incluso en círculos) en dirección al clítoris. Asimismo, es bueno probar a realizar cambios en la intensidad con la que la lengua roza su cuerpo, e incluso aprovechar para dar pequeños besos en sus genitales.
  3. Estimulación completa: El clítoris es el único órgano del cuerpo humano cuya función es otorgar placer, por lo que para ofrecer a la pareja un cunnilingus inolvidable es fundamental estimular de forma óptima esa zona. Sin embargo, centrarse únicamente en esa parte puede llegar a ser incómodo e incluso doloroso para ella, por lo que se recomienda estimular también otras zonas, como los labios. (Perdón por interrumpir pero se les ha pasado sugerirles emplear conjuntamente uno o dos dedos y la lengua. Busquen tutoriales o lean más. Además del francés y del griego, el idioma tendencia sexual no es hacerse el sueco -ya les expliqué antes lo que sucede si montan ustedes una sucursal de IKEA en la cama-, sino el noruego).
  4. Cambiar de postura: El sexo oral ofrece infinidad de posibilidades, por lo que no hay motivo para no explorarlas. Además, la estimulación de los genitales femeninos puede realizarse desde distintos ángulos. Por este motivo, es muy recomendable cambiar de postura e ir más allá del hombre sobre la mujer. Una posibilidad es la técnica conocida como “crucilingus”, una postura en la que la mujer se coloca a horcajadas sobre la boca del hombre, que está tumbado boca arriba. Esto permite un contacto total entre la boca, el clítoris y la vulva, por lo que ofrece un nivel muy intenso de placer.

Y ahora, los minutos publicitarios que me consta son lo primero que ustedes miran y agradecen, porque una cosa es “comprar”, o incluso “invertir” y otra, “gastar tontamente”. De nada. LELO cuenta con ORA 2, un elegante simulador de sexo oral galardonado, que gira y vibra alrededor del clítoris para ofrecer sensaciones que pueden combinarse con el sexo oral convencional.