La mujer que siempre estuvo allí

La mujer que siempre estuvo allí es un ‘thriller’ articulado sobre el maltrato psicológico, sobre cómo funcionan los resortes de la mente cuando nuestra pareja es nuestro mejor enemigo.

Pero también es una comedia negra, un homenaje al cine de Tarantatino, Hitchcock y los Coen, una historia con golpe de efecto al más puro estilo deEl club de la lucha, una macarrada que amenaza con arañarte el corazón.

Y, por encima de todo, es una luz al final del túnel, un grito liberador, un canto a la esperanza, la fuerza y el amor propio a ritmo de ‘heavy metal’.

Les recomiendo que vayan a verla (igual aún no tienen plan para esta tarde).

La mujer que siempre estuvo allí habla sobre el maltrato psicológico que se puede sufrir en las relaciones de pareja, de cómo se articula, de las nefastas consecuencias emocionales que conlleva… Haciendo hincapié en lo difícil que es reconocerlo para la persona que lo sufre, a pesar de que para los demás pueda ser absolutamente evidente. Y de lo difícil que es salir de ese tipo de situación.

Pero esta obra no habla del dolor. Habla de la mujer que siempre estuvo allí, que es fuerte, luchadora, capaz de todo, pero que está oculta y olvidada porque la protagonista tiene machacada la autoestima.

Lo importante no es el dolor. Lo importante es la lucha. Porque en este espectáculo asistimos a la batalla que una persona en esa situación tiene consigo misma. Una batalla entre la persona sometida en la que se ha convertido, y la mujer fuerte, determinada y valiente que podría ser. Y que es en realidad. Porque dentro de cada persona a la que han hecho creer que no es más que una mierda, late siempre un alma fuerte, determinada y valiente pugnando por salir. Y que siempre estará allí. Esperándonos.

Sinopsis

El impacto del agua la despierta de un profundo sueño. Cuando se durmió estaba caliente en su cama. Ahora está en lo que parece un sótano sacado de una película de cine negro. Atada. Vigilada por una mujer desconocida. Una mujer que parece saberlo todo sobre su vida. Absolutamente todo. Especialmente, sobre su relación de pareja. Sobre los gritos. Los chantajes emocionales. La humillación. El dolor. Sin duda una tarada que lleva años espiándola, obsesionada, que ha decidido convertirse en una especie de justiciera vengadora haciendo la genialidad de secuestrarla. ¿O no? Sabe demasiado. Mucho más de lo que podría saber nadie… Nadie que no esté dentro de su cabeza… Porque la mujer desconocida resulta ser un alter ego de la protagonista, una versión mejorada de sí misma que ha creado su mente como último recurso para salir de una relación que la está destrozando. La desconocida es la mujer que siempre estuvo allí, latente, en su interior. La mujer fuerte, luchadora, independiente, que no consentiría nunca que nadie la tratara mal.                                      

Del 18 de enero al 22 de febrero, los viernes a las 19.30 horas