Low Pressure Fitness

Hablábamos el otro día de la sequedad vaginal y sus causas. Una de ellas era el debilitamiento del suelo pélvico, y de las consecuencias del mismo, que son varias, no sólo la sequedad vaginal. Me puse en contacto con Piti Pinsach, cofundador de Low Pressure Fitness, toda una autoridad en la materia (recuperación post parto, restablecimiento post quirúrgico, incontinencia urinaria, prolapsos, …). Les recuerdo el postsobre sequedad vaginal donde determinado párrafo del informe de Intimina: “Suelo pélvico en forma. La vagina y otros órganos internos descansan sobre los músculos del suelo pélvico que, si están sanos y fuertes, es beneficioso para la salud íntima. Sin embargo, la caída de los niveles de estrógeno pueden debilitarlo”.

Seguramente a muchos miles de mujeres -no me atrevo a utilizar el “todas”, no venga alguna loca del coño a gritarme- les ofende tanto como a mí que se hable de modo despectivo del estado del canal vaginal tras dar a luz (parto único o múltiple), o les parece tan inaceptable como a mí que la mujer deba asumir como hecho cierto e infalible que va a terminar meándose encima (es decir: a partir de cierta edad (o de modo muy precoz, hay casos también) no controlará su uretra y tendrá pérdidas de orina accidentales cuando se ría, cargue peso, estornude, le dé un golpe de tos o se ponga nerviosa), en lugar de promover desde la Sanidad Pública* una cultura de terapias y métodos que previenen la incontinencia urinaria. Dicho esto, acudo a profesionales acreditados para recabar información y soluciones. Nadie mejor que Pinsach para ampliar información al respecto. Para que ustedes puedan entender de qué va esto, ya que las técnicas se basan en la práctica de ejercicios aislados y secuenciales y la adopción de posturas corporales realizadas en apnea (privación de oxígeno). Les adelanto que lo sé de primera mano porque en su día investigué y participé en los cursos de hipopresivos, y tuve que hacer apneas muy tremendas y posturas muy muy imposibles. Es decir: exige un control respiratorio y corporal completamente desconocido para los deportistas “normales” y para los habituales de las salas de musculación, esos ciclados obsesionados por cambiar hierros de sitio. En este artículo pueden leer sobre de la técnica hipopresiva y del Low Pressure Fitness
<<En 2005 empecé a impartir formaciones de hipopresivos, a las que han asistido multitud de profesionales, entre los que se encuentran los personal trainers y fisioterapeutas de famosas y celebrities de nuestro país. Todas ellas han ayudado a popularizar está técnica en España e incluso a nivel internacional.

En 2014 y después de un largo tiempo de desarrollo, lanzamos al mercado Low Pressure Fitness, un proyecto en conjunto con la Dra. Tamara Rial y Camilo Villanueva. ¿Por qué creamos un nuevo sistema de entrenamiento y no le denominamos simplemente hipopresivos? Porque vimos que a estas técnicas les faltaban investigación y que, además, añadiéndole  técnicas depresivas, de entrenamiento respiratorio, miofasciales, de entrenamiento postural, técnicas neurodinámicas, para mantener en buen estado el sistema nervioso periférico y si los pacientes y alumnos entienden las razones por las que se les recomienda cada uno de los ejercicios, se multipllcan los resultados y esto se logra conociendo y aplicando lo último en pedagogía, la neuroeducación. Así lo hicimos, el resultado: Low Pressure Fitness. Mucho más que una técnica, un sistema de entrenamiento o de trabajo. LPF aúna diferentes técnicas que han probado clínica o científicamente sus beneficios.

En referencia a la sequedad vaginal y a suelo pélvico femenino vemos en clínica que la práctica de LPF proporciona un aumento de riego sanguíneo (cinco veces más que en reposo). Se puede comprobar fácilmente con un doppler. Tiene mucho sentido pensar que si aumenta el riego sanguíneo se ve favorecido al riego linfático también. Las fisioterapeutas especializadas reciben de sus pacientes la información de que la sequedad vaginal disminuye, aumentando la lubrificación y dejan constancia en los testimonios que nos envían.

La disminución de presión en la cavidad pélvica, muy probablemente, aporta beneficios importantes en calidad de vida y así lo muestran los casos clínicos de especialistas, algunos de ellos médicos, formados en LPF. En una investigación más reciente sobre el trabajo más hipopresivo del protocolo LPF se observa esta disminución de presión por la tracción que se provoca en el suelo pélvico, elevándolo por la succión visceral que ocurre en la práctica de LPF:  Navarro et al., (2017). Respuesta muscular durante un ejercicio hipopresivo tras tratamiento de fisioterapia pelviperineal: valoración con ecografía transabdominal. Fisioterapia 39(5): 187-194.

Anteriores investigaciones apuntan la importancia de la parte respiratoria de LPF y de cualquier técnica hipopresiva, concretamente en mejoras del volumen tidal y del espiratorio Machado, V. et al. (2017). Effects of Abdominal Hypopressive Gymnastics in the Respiratory Muscles.J Complement Med Alt Healthcare1(5). Con mucha probabilidad es la parte hipopresiva, el ejercicio conocido en yoga, desde hace más de 6.000 años, por Uddiyana Bandha, la que aporta estas mejoras. Además la práctica del protocolo LPF proporciona, como ya he mencionado, una mejora en la descongestión pélvica (por tanto una (lógica) mejora en la lubricación vaginal) y un aumento del equilibrio hormonal como apunta esta investigación de hace ya muchos años: Satyendra, M., Singh (1984). Effect of certain yogic asanas on the pelvic congestion and it´s anatomy. Ancient Science of life, 4(2), 127.

En resumen LPF, técnica postural y respiratoria de baja presión, va unos pasos más allá que las técnicas hipopresivas que se conocían desde los 90, suma técnicas y amplía los beneficios a sistemas como el músculo esquelético, respiratorio, circulatorio, digestivo, somático visceral, emocional, en la función sexual y, por su fuera poco verificamos, en investigaciones, algunas de ellas tesis doctorales, que reduce la cintura entre 2 y 10 cm en pocas semanas de práctica. Para los deportistas las mejoras en parámetros respiratorios, circulatorios y en transmisión de fuerzas, que apuntan trabajos de investigación, son de mucho interés en posibles mejoras del rendimiento y en prevención de lesiones. Es por ello que algunos deportistas famosos se muestran en fotografías practicando LPF con sus entrenadores. Es el caso del triatleta Javier Gómez Noya, la seis veces campeona de España y olímpica de ciclismo Izaskun Bengoa, la jugadora profesional de voleibol de Polonia Kinga Maculewizc, la medalla de oro en Rio Ruth Beitia y muchos más.>>

*En Madrid he visto que existe una unidad de fisioterapia dedicada al suelo pélvico. Pregunté, y me informaron que, como en otras áreas de fisioterapia de la Seguridad Social, resulta entre difícil e imposible que te den hora y una vez se te prescribe, me informan que tardas meses en acceder a la primera sesión.