Tendencias sexuales en 2019

Si 2017 fue el comienzo de un cambio en el panorama de la sexualidad, 2018 se ha convertido en el año de la igualdad. La discusión y el debate sobre el acoso y la igualdad de derechos está ahora más abierto que nunca. ¿Continuará esta inercia? ¿Cuáles serán las tendencias sexuales en 2019? De la mano de LELO, la reconocida marca de juguetes eróticos de lujo, adelantamos las 8 tendencias sexuales más destacadas para el próximo año.

  1. Relaciones abiertas

El sexo y las relaciones que involucran a múltiples parejas han existido durante toda la historia. Sin embargo, ahora hay una creciente aceptación de las dinámicas de relación “alternativas”. En este sentido, BDSM (Bondage y Disciplina, Dominación y Sumisión, Sadismo y Masoquismo) y kink (prácticas sexuales fuera de lo convencional) se han convertido en tendencia este año evidentemente entre un porcentaje de la población ínfimo, tampoco se vayan a creer que todo dios anda demandando coprofilia, asfixia o escarificaciones… “Ahora, la corriente mayoritaria pone de manifiesto que existen estilos de relación más complejos y potencialmente más satisfactorios” -aseveran los expertos. Pero dejen que disienta: las relaciones abiertas son dos cosas menos satifactorias. Una: son la forma cobarde de afrontar una ruptura. La otra noche, un amiguito gay me confesaba que iba a tener esa charla con su novio: “Le voy a proponer abrir la pareja. Así me empiezo yo a desenganchar y me costará menos dejarle”. Dos: lo que potencialmente son, créanme, cabría definirse como una bomba emocional que estalla en la cara del que las practica como modo de vida, habida cuenta la devastación psicoemocional que ocasiona la permanente búsqueda, la obsesión eróticodepredadora de encuentros sexuales absolutamente fatuos unida al permanente sentimiento de rechazo (apps de sexo: pantalla con falo/tetas, dedo que empuja y descarta cual bandeja de embutido: “Tú, no. Next!”. Esto es lo que me cuentan decenas de personas, y no conlleva juicio moral ni ético: es como se sienten unas y otros, heteros o gays, tras unas semanas de sexo a saco.

  1. Solteros

Por otra parte, para 2019 destaca un aumento en el número de hombres y mujeres solteros. Por tomar un ejemplo de referencia, la edad media para contraer matrimonio en 1971 era de 22,4 años y en 2018 ya es de 31 años.

Asimismo, según ha constatado LELO en su propia web, crece exponencialmente el número de mujeres que compran para otras mujeres. En San Valentín de 2018, se observó que el 14% de todos los pedidos fueron realizados por mujeres y enviados a otras direcciones de mujeres – lo que supone un aumento del 8% con respecto al año anterior. “A lo largo de este año, nuestro equipo de servicio de atención al cliente recibió muchas preguntas de usuarios pidiendo consejo sobre lo que le podría gustar a una amiga. Por tanto, el patrón es muy claro: las mujeres se sienten cada vez más cómodas pidiendo productos de placer íntimo para sus amigas”, comenta Alberto Gooding, responsable de comunicación de la marca en España. Mi teoría es que las lesbianas, muy reacias al consumismo, según revelaban determinados estudios, se incorporan plena y gradualmente al mercado de la juguetería sexual y que, además, se ha puesto de moda regalar gadgets eróticos en cumpleaños, despedidas de soltera y celebraciones varias. Conforme se compra un medicamento para el dolor de cabeza o una licuadora para exprimir las verduras y frutas, se compra el cacharro adecuado para combatir el aburrimiento y arrancar sonrisitas. Sin complejos. Sin tapujos.

  1. Muñecas y muñecos sexuales

Las muñecas sexuales han existido durante décadas, por lo general del tipo inflable y con aspectos espectaculares (yo diría patéticos). Pero, auguran que como una de las Tendencias sexuales de 2019 se verá una perfección en el diseño y producción de estos productos: construcciones de silicona, esqueletos internos totalmente articulados que ofrecen un rango de movimiento natural. De este modo, se verá una proliferación de muñecas sexuales, pero sobre todo de muñecos, un producto cada vez más demandado. Esto ya ha sucedido: es decir, se llevan comercializando y fabricando las real dolls desde hace varios años. Se han abierto incluso burdeles de muñecas. Yo misma les hice partícipes de la fabricación de un muñeco sexual... Evidentemente, lo que hace falta es que sus precios bajen. Ellos facilitará que se democratice su adquisición. Lo que hay que ir pidiéndoles a los dioses es que ello no desencadene un encierro voluntario y en masa de munanos que caen en la obsesión fetichista de prescindir de su vida social prefiriendo relacionarse exclusivamente con el artefacto, por bien acabado, suave, silencioso, obediente y cómodo que sea.

  1. Inteligencia Artificial

El próximo año también se verá el comienzo de una revolución de la inteligencia artificial aplicada al sexo dado que de inteligencia natural muchos van justitos  En este sentido, los dispositivos sexuales de todo tipo pronto serán capaces de aprender los patrones e idiosincrasias del placer de cada uno y se adaptarán a los gustos de cada individuo. Por ejemplo, utilizando datos biométricos (frecuencia cardíaca, respiración, etc.), una muñeca sexual de IA aprenderá y responderá en consecuencia *o no responderá en absoluto que es lo que muchos parecen exigir para poder empalmar: callada como una puta , digo como una muerta, estás más guapa.

  1. Integración de apps/VR/IoT

Las aplicaciones de juguetes sexuales han existido desde hace tiempo y ninguna ha sido realmente exitosa. “De hecho, han sido aburridas y la razón es que nadie sabe exactamente lo que se quiere de una app de juguetes sexuales. Es una de esas cosas que, desde 2014, los fabricantes de juguetes sexuales han asumido que deberían tener una, sin entender por qué”, añade Gooding. Queridos lectores que además de seguir mi blog trabajan diseñando apps: he aquí un evidente nicho de mercado. A ver si se inventan ustedes algo que merezca la pena y, por fin, se forran.

  1. Placer masculino

En relación con lo anterior, los juguetes sexuales masculinos volverán a resurgir en 2019. Desde hace dos años, LELO ha comenzado a renovar el interés en el masaje de próstata con los masajeadores HUGO™, BRUNO™ y LOKI™. Esto mismo ocurrirá el año que viene, ya que toda la industria comienza a tratar a los juguetes sexuales masculinos con la misma relevancia que los juguetes sexuales enfocados en las mujeres.

  1. Debate sexual

La ola de sentimientos antimisóginos, pro-feministas y pro-igualdad está lejos de desaparecer. Tras lo visto en este 2018, se puede esperar que las conversaciones sobre el sexo, la igualdad de género y los derechos humanos se vuelvan cada vez más tensas y acaloradas en 2019. “Estamos presenciando cómo los modelos tradicionales de sexualidad están siendo reemplazados por otros más abiertos y respetuosos, dando lugar a una sexualidad más libre”, señala Gooding. Bien de respeto para todos. Eso hace falta.

  1. Nuevas Sensaciones

Cuando se trata del diseño de juguetes sexuales, uno de los factores más importantes es el conocimiento de la anatomía. Cada vez es más difícil encontrar nuevas formas de estimular las mismas terminaciones nerviosas, por lo que la mayoría de los fabricantes diseñan con un tema distinto: más grande, más pequeño, más potente, más colorido, etc.

Hasta que llegó SONA™. Artefacto joya de la Humanidad del que les he hablado aquí por lo menos tres o cuatro veces. Pocas me parecen. Lanzado en 2018, este revolucionario juguete eliminó las vibraciones convencionales a favor de un sistema completamente único que depende de las ondas sónicas para estimular el clítoris y que ofrece un tipo de sensación completamente nuevo. Este lanzamiento ha supuesto uno de los hitos que ha revolucionado/marcado la industria. Así que, en 2019, se verá una afluencia de juguetes sexuales que ya no dependan de las vibraciones tradicionales, sino de la tecnología sónica “sin contacto”.