Sexo en verano

A pesar de que para muchos el verano acaba el 31 de agosto con el fin de las vacaciones y la vuelta al trabajo, lo cierto es que oficialmente la fecha de finalización es el 23 de septiembre, con el equinoccio de otoño. Por tanto, aún quedan semanas en las que poder disfrutar de los placeres que ofrece la época estival.

Sin duda, la imaginación es el mejor de los recursos para combatir el calor y poder disfrutar así del sexo incluso en los días más calurosos. Tengan en cuenta que a pesar de que durante el verano los niveles de libido aumentan, muchas veces el calor hace que la predisposición a mantener sexo sea menor. Por ejemplo, los preliminares son un momento perfecto para dar rienda suelta a los instintos, pudiendo realizar algunos juegos eróticos como utilizar hielo para deslizarlo sobre la piel, untar helado sobre algunas zonas erógenas del cuerpo (sin permitir que entre nunca dentro de la vagina ni por el orificio de la uretra) para después lamerlas o bien practicar sexo algunas zonas poco frecuentadas de la casa, como en la cocina o al lado de la terraza, donde suele hacer algo más de fresco, y por ello se convierten en el epicentro de toda fiesta o sarao.

En verano, hasta en el telediario nos inundan con recomendaciones para paliar el calor, como beber agua fresca en abundancia, evitar la exposición al sol en las horas centrales del día, etc. Pero, ¿qué pasa con el sexo? Al igual que en el resto de nuestras actividades diarias, también existen recomendaciones para practicar sexo durante el verano sin que el calor se convierta en un verdadero inconveniente. Al respecto, LELO destaca las principales posturas del Kama Sutra para combatir el calor sin renunciar al placer, siempre más cansadas que el sexo telefónico.

  1. Masturbación mutua: Salvo para los necrofílicos, uno de los principales inconvenientes que tiene el sexo durante el verano es el calor que desprende la otra persona. Por este motivo, unido a la necesidad de renunciar a la naturaleza coitocentralista de las relaciones sexuales hace de la masturbación mutua una de las prácticas ideales para el verano. La masturbación sirve para mantener una nueva experiencia en pareja al mismo tiempo que damos a conocer aquellas cosas que más placer nos provocan. Además, es una práctica donde apenas pasamos calor. Otra idea sería la de utilizar geles lubricantes que hayamos previamente guardado en el frigorífico, y aplicarlos sobre zonas erógenas, lo que reduce la sensación de calor y aumenta los niveles de placer.
  2. Alineamiento coital: Esta postura está basada en el misionero, aunque existen ciertas diferencias entre ellas. Para realizar correctamente esta postura, la mujer debe tumbarse boca arriba con las piernas ligeramente cerradas y la pelvis algo elevada (utilizando una almohada o cojín), mientras que el hombre se coloca encima, pero sosteniendo el peso de su cuerpo sobre sus codos y alineando sus caderas con los de la mujer. Una vez se adopte la postura correcta, se inicia la penetración, aunque en este caso en lugar de realizar un movimiento de adelante hacia atrás, el pene se introduce de arriba a abajo. Esta postura ofrece tres grandes ventajas: se produce una gran estimulación visual (ambos están cara a cara), con cada penetración el cuerpo del pene se introducirá en la vagina, y además estimulará directamente el clítoris de la mujer, y además se reduce el contacto físico entre los cuerpos, por los que se evita el calor.
  3. El trono del rey: para realizar esta postura, el hombre está sentado mientras que la mujer se sitúa encima de espaldas al hombre. En esta postura la mujer tiene el control de los movimientos, mientras que el hombre puede aprovechar para estimular simultáneamente distintas zonas erógenas del cuerpo de la mujer, ya sea de forma manual o utilizando estimuladores de clítoris como SONA. Una de las principales ventajas de esta postura es que puede realizarse en distintas ubicaciones, como por ejemplo la bañera, en la que además podréis disfrutar de un ambiente más húmedo y fresco.

 

Huelga decir que siempre, sea bajo tempestades, huracanes, ciclogénesis explosivas o a pleno sol, hay que utilizar preservativos. Y aquí les calzo el minuto promocional para que conzocan unos condones seguros, futuristas y de diseño: los LELO HEX, que ofrecen resistencia, finura y sensibilidad a través de su revolucionaria estructura hexagonal. HEX se adapta mejor y reduce el deslizamiento. Además, la red hexagonal provee la resistencia para contener la rotura del condón con células hexagonales que se adaptan para maximizar el placer y reduce las probabilidades de que el condón se rasgue con facilidad.

Puedes encontrarlos también en las farmacias y parafarmacias por 34,90€ el pack de 36 preservativos y por 11,50€ el pack de 12.