el PH vaginal

El verano es sinónimo de tranquilidad, diversión y descanso. Desconectar de la rutina diaria es lo más común en el periodo estival, pero, aunque esto sea beneficioso para volver al trabajo con las pilas cargadas, no debemos olvidarnos de cuidar nuestra salud tanto externa como íntima. Los contrastes de temperatura y los baños en piscinas pueden alterar nuestro pH vaginal y provocar ciertas infecciones. Por ello, Intimina ha elaborado un listado de consejos básicos para mantener la salud y equilibrio del pH vaginal este verano:

Cuidado con las piscinas. La mayoría de las alteraciones vaginales son provocadas por las bacterias y hongos que se encuentran en el agua.
Dúchate regularmente. Es recomendable lavar siempre la parte exterior de la vagina y evitar utilizar jabones normales, duchas o champú en la zona íntima.
Utiliza ropa de algodón. Elegir bien tu ropa es indispensable para evitar posibles molestias e infecciones en tu zona íntima.
Cambiar con frecuencia los productos para el período. El uso de tampones durante mucho tiempo aumenta, considerablemente, el riesgo de sufrir una alteración del pH, infecciones, e, incluso, sufrir una enfermedad grave como es el Síndrome del Shock Tóxico (SST). Por otro lado, la exposición prolongada a compresas húmedas también puede irritar tu piel y correr más riesgo de desarrollar una infección. Por ello, es recomendable utilizar productos como las copas menstruales. Las de Intimina, como la Lily Cup, Lily Cup Compact o Lily Cup One.
Usar protección en las relaciones sexuales. Cuando el semen, con un pH de entre 7,1 y 8, entra en contacto con la vagina puede modificar su equilibrio natural.
Mantén una dieta saludable. Llevar una dieta equilibrada y beber mucha agua es indispensable para mantener la salud vaginal.

 

Les dejo. Voy a seguir recuperándome de la experiencia de ver, oír y bailar con Lenny Kravitz. Sí, señores y señoras, ayer estuve en su concierto de Madrid. Los teloneros siguen si aparecer… Las pantallas para qué encenderlas… En fin… No me avergüenza reconocer que, gustándome mucho algunos de sus grandes hits, y reconociendo que no hay nadie que le pueda superar en calidad vocal en directo, a mí su música, comparada con la obsesiva idea de que quería colarme en su backstage y en su cama y en su vida…, no me importa, porque yo ya soñaba con él, bueno, con aparearme con él, desde la adolescencia. Uy, ahora me acusarán de esas gilipolleces, tan tendencia ahora, acerca de machismo-feminismo a la hora de dosificar los cumplidos, eliminar los piropos y los halagos y demás demostraciones de afecto, deseo o cariño, sean en broma o en serio. Haré como que me importa un comino y tal.