Aburrimiento

Me giro y ahí está él: con su americana negra, sus Converse, su planta de modelo… Se echa el cabello hacia atrás mientras se inclina para pedir una copa al camarero. No me ha visto aún. Mi scanner de cinco segundos verifica que sigue perfecto. Sigue guapísimo. Se gira y se topa con mi sonrisa […]