Liguero vegano

Acepten una nueva bienintencionada recomendación que les guiará en su desaforada espiral de gastar por gastar. Se trata de un accesorio que auguro será el próximo valuarte de la moda: Liguero erótico KINKY 100% vegano

Los complementos, ropa íntima y tacones, acompañan la práctica sexual de muchas personas que se estimulan con su uso propio o en su pareja. Emplear esporádicamente un “disfraz” o un tanga de perlas no convierte a nadie en fetichista sexual -en el sentido patológico, entendido como “Desviación sexual que consiste en fijar alguna parte del cuerpo humano o alguna prenda relacionada con él como objeto de la excitación y el deseo”. Los objetos fetiches más frecuentes suelen ser elementos de vestir masculinos y femeninos, incluyendo bragas/tangas, sujetadores, calzoncillos, guantes, medias, minifaldas, zapatos, botas, corbatas, bañadores, ropa deportiva e incluso delantales. Hay que matizar que, para el fetichista, estos objetos suelen ser mucho más excitantes si ya los ha llevado puestos la persona. Y aunque estos objetos pueden resultar excitantes para muchas personas porque proyectan una imagen mental del cuerpo de la persona, para el fetichista, en cambio, el objeto es realmente mucho más excitante que la persona en sí. Durante la conducta sexual solitaria, el fetiche se lleva puesto, se huele o se frota contra los genitales.

En el fetichismo, el objeto fetiche se puede emplear durante la masturbación o bien lo lleva puesto el otro miembro de la pareja durante la actividad sexual, por ejemplo, unas medias, botas tacón aguja, unos zapatos, o una mujer fumando (conocida como capnolagnia o bien capnogalia, etc.) con el fin de provocar la excitación de su compañero sexual, ya que frecuentemente el fetiche es necesario para la excitación sexual.

Más que por empujarles a ampliar la colección de accesorios imprescindibles para recibir depilada, se lo sugiero porque estoy súper concienciada respecto del peligro que corre el medio ambiente y la amenaza que supone la aberrante industria cárnica. Bueno, y porque está de oferta hasta dentro de un ratito, aprovechen.