La gran pregunta

No me nieguen que hay preguntas que nos provocan desazón, sudores, vértigo y hasta que se nos encoja el corazón: ¿Has perdido tu contraseña? ¿Dónde he dejado las llaves de casa, puestas por dentro? ¿Cuánto gana tu novio? ¿No encuentras tu móvil? ¿Dónde ha dormido tu marido? ¿Cuánto cuesta ese bolso? En fin. Respiren hondo […]