Todo se mueve

El conocido cineasta Alfonso Albacete se estrena como escritor de ficción con Todo se mueve, una novela con tramas llenas de secretos y de confidencias, muy urbanita, que aborda temas espinosos como el machismo y la discriminación, el racismo, la lucha de clases y determinados asuntos cruciales (son los 10 secretos que ya se anuncian en la propia portada y que yo sería muy perversa si se los destripase aquí, rollo spoiler chungo). Alfonso Albacete desentraña la psique femenina con destreza y una mirada comprensiva, sin juzgar a sus personajes. Con una alta dosis de erotismo, desentraña las relaciones, las pulsiones más bajas y los pecados capitales en una novela muy coral, con unas protagonistas femeninas sensibles, que no frágiles, y valientes, decididas y luchadoras, muy a la altura de la sociedad actual.

  • Háblame de los temas de la novela de Todo se mueve, Alfonso.

En mi primera novela he querido hablar de algo que ya he tratado en la mayoría de mis películas que es el tema de la diversidad, ya que las diferencias es lo que nos hace únicos. Se trata de cuatro mujeres que viven en Lavapiés y tienen que enfrentarse cada una a sus propios secretos, tomando decisiones por sí mismas que cambiarán sus propias vidas y descubriendo el valor de la amistad.

  • Hay una constante (y muy necesaria) reivindicación en defensa de la mujer y su sitio en la sociedad. En cada personaje, en cada trama, aparece una voz firme defendiendo la igualdad.

Siempre me ha interesado el universo femenino. Me encanta la mujer y admiro su profunda generosidad. Todos tenemos una parte femenina y otra masculina. Mi parte femenina me conecta con la música, la literatura y el cine y eso es una parte de mi que indudablemente me gusta. Estamos en un momento que por fin la mujer puede hablar en voz alta, decir lo que piensa, lo que siente, así son Samia, Hiba, Laura y Lisa, las protagonistas de ‘Todo se mueve’ y de este momento histórico que estamos viviendo.

  • En Todo se mueve se detecta una búsqueda de “mi lugar en el mundo” que va de la mano con la experimentación sexual… Las páginas de la novela alcanzan una elevada dosis de erotismo. Cuéntame.

Cada una de las cuatro chicas de la novela tiene su propio viaje con respecto al sexo. Lo que todas tienen en común es que son ellas mismas las que llevan la parte activa en sus relaciones. Sin desvelar ninguno de los secretos diré que Laura se podría decir que se comporta como un hombre ante Alex, tomando el rol dominante; Samia, a pesar de su juventud es lo suficientemente madura como para asumir las consecuencias de sus actos; Hiba descubrirá y aceptará sus gustos sexuales, dejándose llevar por la irresistible sensualidad de la piel de su amante; y Lisa, que en un principio queda atrapada por su propia trampa, sabrá huir de una situación terrible de sexo no consentido. Pero como ya he dicho todo esto es parte de los secretos de la trama.

  • Te inicias en el oficio de escribir con una novela muy visual, que se lee y se “ve” a través de magníficas descripciones de la ambientación. ¿Cómo ha sido para ti este cambio de registro?

Tengo un enorme respeto por los escritores, yo me siento cineasta, pero debo confesar que he disfrutado mucho con la experiencia aún siendo muy difícil. Estoy acostumbrado a que los sentimientos te los dé la mirada de los actores, aquí he tenido que expresarlo todo a través de la palabra. También he tenido una enorme libertad que al escribir guiones no se tiene. Mi reto era precisamente que el lector pudiera visualizar en imágenes el universo de estas cuatro mujeres.

  • La ciudad de Madrid cobra mucha fuerza, el barrio de Lavapiés es un escenario importante dentro de la novela. Además, es un punto neurálgico con el actual conflicto de los manteros.

Madrid es parte importante del relato. Se trata de una ciudad en continuo movimiento, cambia constantemente y nosotros cambiamos con ella. Al adentrarnos en Lavapiés penetramos también en un territorio lleno de secretos donde se mezclan razas y culturas y donde pueden germinar conflictos como el que sucedió hace apenas unos días, todo esto está reflejado de una forma u otra en ‘Todo se mueve’.

El pasado 1 de marzo acudía a la presentación de la primera novela de del director de cine Alfonso Albacete (Más que amor, frenesí, Sobreviviré) en Cervantes y Compañía. Todo se mueve (Plan B) era comentada por el propio Albacete, muy ilusionado, junto a la guionista, directora y ex Ministra de Cultura Ángeles González Sinde ante una sala llena de amigos, actores, actrices y productores, lectores empedernidos y prensa.

Cuatro mujeres y diez secretos.

Todos tenemos secretos. Las circunstancias hacen que unos salgan a la luz y otros permanezcan en el anonimato, ocultos en el desván de nuestras mentes, aparcados en nuestros recuerdos, escondidos en los cajones bajo la ropa interior o ahogados en una continua lucha por salir a flote. Algunos, al resurgir, producen alivio, otros deberían haber permanecido inertes bajo la tierra húmeda y nunca haber resucitado.

La verdad es lo contrario de la cobardía. La mentira es solo un germen que puede llegar a crecer hasta acabar con la amistad, el amor e incluso la propia vida.

Una lectura apasionante, las 304 páginas de Todo se mueve no dejan de sorprender en cada giro. Muy adictiva.