Este es un país libre…

Este es un país libre y si no te gusta vete a Corea del Norte es una irreverente comedia sobre la libertad individual.

Protagonizada por Natalia Díaz, Sara Moraleda y Rodrigo Sáenz de Heredia y cuenta con una potente escenografía realizada por Alessio Meloni.

¿Es el capitalismo en su versión neoliberal la única solución para poder gestionar un país? ¿No existen otras alternativas? Este es un país libre y si no te gusta vete a Corea del Norte pretende ahondar en nuestras contradicciones, plantear preguntas incómodas so­bre nuestra sociedad y todos los males que nos aquejan. Y preguntarnos si es posible cambiar lo que somos o la única alternativa que nos que­da es seguir deshumanizándonos hasta el mismo final de la especie. Pero todo ello hecho desde el humor que imprime a cada una de sus obras Íñigo Guardamino, uno de los dramaturgos más interesantes de nuestro teatro.

 
Lean la sinopsis:
NACES. Una nueva vida llega al mundo. Es un precioso bebé mitad humano mitad dingo que va a enfrentar a sus padres.
CRECES. Una niña hace la primera comunión y entra en el mundo adulto. Descubre un poder especial que va a compartir con su mejor amiga.
TE APAREAS. Dos novios quieren que su boda sea perfecta. Su gran miedo es que la ceremonia no esté a la altura de su amor.
MUERES. Un recién viudo recibe una llamada de la empresa que grabó el funeral de su pareja. Hay que volver a rodar.
EL OTRO LADO. Mientras tanto, en la República Popular Democrática de Corea del Norte, un ciudadano vive entre hambrunas, desfiles militares y ejecuciones sumarísimas. Pero nada es lo que parece, y las cosas cambian.
Este es un país libre y si no te gusta vete a Corea del Norte es una comedia negra de tierra quemada. Historias sobre nacer, crecer, reproducirse y morir en una sociedad enferma. Una obra que quiere hablar de lo que somos y la alternativa. Si es que existe.
Un texto formidable, con una irónica seriedad desvela gran parte de las flaquezas del ser humano. Frases geniales, lapidarias… La obra gira constantemente en un impredecible discurso, con guiños al surrealismo y al absurdo. Un trabajo actoral intenso; los tres miembros del reparto desarrollan varios personajes, con sus rapidísimos cambios de vestuario y de acting. La escenografía y el decorado merece mención aparte: absolutamente ingenioso.
Encuentro con el público: Les animo a que participen el viernes 23 de marzo, tras la función, la compañía mantendrá un coloquio con el público.