AMAR Y TIMAR. Dibujos y conversaciones para dinamitar la normalidad.

      Tengo entre manos un trabajo la mar de sorprendente y sepan que, para mí, decir eso es decir mucho porque hace varios años que nadie me sorprende ni siquiera para mal. AMAR Y TIMAR. Dibujos y conversaciones para dinamitar la normalidadFirmado por Júlia Bertran (sí, tal cual, con dos tildes tan desbocadas como las pinceladas de la cubierta), el tomo admite lectura desde ambos lados: lo puedes abrir como te dé la real gana: desde “delante” hacia “detrás” y viceversa. Por sus páginas deambulan dibujos casi infantiles, trazos imprecisos cargados de intención, mensajes contundentes, declaraciones de varios colaboradores, enumerados en lista: Mari Luz Esteban, Brigitte Vasallo, María Riot, Coral Herrera, Niño de Elche, Carolina Del Olmo, Teo Pardo.
Hay mil foros donde debatir acerca del feminismo y la cuestión de género: radio, televisión, prensa, redes sociales… Los libros también. Acercándose ya la fecha del 8, de la huelga feminista, no encuentro mejor momento para compartir con ustedes un pequeño hallazgo. Un mini tesoro donde leo y reflexiono; leo y aprendo; leo y suscribo; leo y me asombro ante puntos de vista ni siquiera concebidos. Igual ahí está la gracia… No esperen una prosa de Premio Nobel y tampoco imaginen ilustraciones dignas de ser tatuadas en ninguna espalda (quizá sí como serigrafía de camisetas); pero les va a gustar. Aquí les dejo unos retazos y varias de mis páginas favoritas. No hay spoiler, porque hay más, mucho más dentro del libro:
Jùlia conversa con María Riot
¿Cómo empezaste con el trabajo sexual?
“Había sido sonidista, cajera de supermercado, dependienta en una tienda de ropa y en ningún trabajo encontré la retribución económica que me satisfacía.  Además me aburrían. Comencé con una webcam, y poco a poco fui ampliando. Me di cuenta de que podía hacer de la sexualidad una herramienta de trabajo. Descubrí que podía desvincular mis emociones del sexo, que podía tener sexo y placer con personas que no me gustaban pero con la que tenía química en ese momento” […] “No pueden verse a sí mismos teniendo sexo a cambio de dinero, cuando luego quedan con desconocidos por Tinder y hacen lo mismo pero sin intercambio económico. […] “Se dice que siempre tenemos clientes viejos y gordos. ¿Y qué? ¿Que un hombre viejo y gordo no me puede gustar? ¿Quién dicta los gustos?”
Jùlia conversa con Carolina Del Olmo
Tendemos a relacionar el cuidado de las personas con el sacrificio, con la pérdida de libertad de autonomía. Tú en cambio, propones entender los cuidados como un ámbito de realización personal.
“Vivimos en un sistema centrado en el trabajo y que realza todo lo que tiene que ver con el goce, el disfrute, el hedonismo… Pero un goce y una libertad entendidos como una apertura total de opciones. Cuando para mí ésa no es la manera más acertada de entender la libertad. Creo que fue Kant quien dijo: “Cree la paloma que volaría más alto si no fuera porque el aire la retiene y no se da cuenta de que es el aire lo que le permite volar”. Mantener abiertas el mayor número de opciones no quiere decir que seas más libre. Pero a nuestra generación esto le cuesta mucho de entender. […] Cuidar también puede molar. Ahora es el momento de darnos cuenta de que no solo es muy importante, sino que también deseamos cuidar”.
Decepción, ironía, desencanto, ingenio, denuncia, burla, sarcasmo, humor negro,…, nadan en salsa de acuarelas y saltan en párrafos interesantes, subersivos incluso. Lo más.