Desayuno con… gel

Unas desayunan con diamantes y otras con lubricantes. Ustedes en la oficina, o en algún zulo produciendo a tutiplén, y yo tomando un café en un ático con las vistas más bonitas de Madrid, en una mañana soleada. La excusa ha sido asistir a un taller impartido por la sex coach Nayara Malnero junto a una masajista profesional, que enseñaban cómo realizar correctamente en casa un masaje con técnicas, explicaciones y trucos. Todo un despliegue de zumos, fotos, camilla de masaje, Budas y velas y frascos de colores maravillosos.

Hoy ha sido muy evidente todo. Lo primero, que la inversión en I+D encaminada al placer, va viento en popa. Y lo segundo, que la marca de preservativos CONTROL tiene más convocatoria que Rajoy. Sí, no miento. Tal cual. Y en un ático con las vistas más bonitas de Madrid, en una mañana soleada. De facto, allí estábamos puntuales los díscolos sexoparlantes de la capital, bien atentos a la presentación de su lanzamiento, que auguro va a ser el producto estrella y, muy posiblemente, una parte fundamental de la nueva dieta mediterránea: sus nuevos geles.

La liberación del estrés del día a día, un juego para aumentar la intimidad o, simplemente, un momento para relajarse: cualquier excusa es buena para disfrutar de una buena sesión de masaje en pareja. La sociedad occidental se fue al carajo hace tiempo ya, cuando Rafa Mora salió en la revista ¡HOLA!, pero antes de que los nini’s y los tronistas y la prisa y la falta de cultura y de empatía destruyesen la civilización, las personas practicaban sexo placentero y sensitivo y ahí, tenían cabida los preliminares.

Pocas veces estamos cien por cien preparados y suficientemente excitados como para practicar directamente el sexo puro y duro. Desde las caricias, los besos y el quitarse la ropa hasta practicar sexo oral o dar un excitante masaje erótico. Todo esto y mucho más tiene cabida en los preliminares (link a artículo de lectura obligada. De nada). Piensa que cuanto más prolongados sean, más excitados estarás y más facilidad de alcanzar el placer máximo tendrás.

Por este motivo, los de CONTROL, que se definen como marca especialista en bienestar y diversión sexual, han querido que todos aprendamos a disfrutar y realizar un masaje en pareja de manera correcta y han organizado un Taller de Masajes en Madrid con motivo del lanzamiento de sus Geles 2 en 1. Son para masaje y lubricantes. Sin azúcar, lo que evita hongos e infecciones (aunque a ustedes les importa que no engorda). Sin gluten. Sin parabenos. Compatibles con preservativos, porque son de base acuosa. Otro detalle muy a tener en cuenta: su composición contiene endorfinas, es decir: felicidad en bote, amigos.

Se presentan en cuatro aromas para todos los gustos: Thai Passion con toques de especias y hierbas orientales; Madagascar Sweetness con sutil olor a vainilla y efecto calor; Exotic Escape con aroma de frutas tropicales o Mediterranean Sea, característico por su frescor.

Y respecto de lo que me acuerdo de las enseñanzas impartidas, pues decirles que, por ejemplo, el gel azul (Brisa Mediterránea, en español) es ideal para situaciones de cansancio de la siempre olvidada e ignorada y ninguneada zona de los pies y de las piernas (muy adecuado para trabajar la zona femoral, con algo más de presión) y glúteos. Estos últimos, según señala la sex coach, “están irrigados por el nervio ciático, que es hipersensible y, según cómo se estimule, puede proporcionar una gran excitación sexual”. Recomiendan emplear la técnica neurocutánea, que consiste en realizar movimientos desde la base del tobillo hacia los dedos.

Nayara ha hecho hincapié en la importancia de incluir siempre los hombros durante el masaje: “Cuando tenemos frío se elevan, también cuando una situación nos pone nerviosos o nos ponemos a la defensiva… En definitiva, todo hace que esta zona sea súper sensible, por eso aquí recomiendo emplear el gel Madagascar Sweetness, que tiene efecto calor”.  A mí me parece que el que más me va a gustar es éste, el de vainilla. Imprescindible en toda receta y en toda cama, y el efecto calor es muy de agradecer con estas nevadas.