¡Han vuelto!

Amigas, si en su día, cuando leímos que Brad Pitt se divorciaba de Angelines Jolines, todo el universo fuimos Jennifer Aniston y nos quedamos sonrientes y con el brazo amoratado del grandísimo corte de mangas que hicimos, ¡con esta noticia que publica IN TOUCH ya no sé qué vamos a hacer!

 

Pues no. No, amigas. Siento romperles el corazón pero la publicación, por favor, lean el artículo, NO es cierta. No es día 28 de diciembre, pero el tema genera millones de clics.

Ya, ya, lo sé: no hay copas suficientes para ahogar tanta pena. O no. No sé. Juzguen ustedes: la polémica está servida y en las redes, porque hay quienes se la han creído, hay todo tipo de opiniones. Desde que el amor, si es de verdad, se abre camnino y triunfa, a las reacciones opuestas: Brad es un infiel redomado y quien hace una hace ciento; o “la primera mentira que te cuela es culpa del tío, la segunda, culpa tuya por no haberte ido”.