THINX, lo más

 

Si se creían ustedes muy modernas y que la copa menstrual era lo last de lo last, algo que no sólo no comparto sino sobre lo que discrepo y mucho, aquí verán que no. Hoy les informo, y sepan que he retrasado el post hasta haber verificado la eficacia del producto, de la absoluta revolución en cuestiones de menstruación: la ropa interior THINX, que sustituye a las compresas (incómodas, se notan, se mueven, contaminan, etc), a los tampones (sobre los que se debería tener muy en cuenta el riesgo para la salud que a veces conlleva el síndrome de shock tóxico, poca broma), a las copas y a las esponjas vaginales (que, a diferencia del tampón, carecen del cordoncito que facilita su extracción...).

¿Cómo es posible? Pues porque, afortunadamente, no siempre la tecnología se aplica a cuestiones masculinas y al armamento nuclear. Por fin, han dedicado cierto presupuesto para I&D y han conseguido unos tejidos que absorben la sangre, te mantienen seca, no experimentas la sensación de llevar un dodotis mojado, se ajustan perfectamente, igual que unas bragas normales, y permiten que hagas tu vida, sin preocuparte de si gotea. Ah, y encima, no son desechables: se lavan y como nuevas, por lo que no contaminan y la inversión es absolutamente rentable. No hay quien supere todo eso.

Por fin no hay que meterse nada por ninguna parte. No hay que mancharse (no me jodan con que es tu propia sangre, que es muy natural y demás argumentos ridículos. Yo por no tocar ciertas cosas, ni compro pescado, no les digo más). No hay que hacer ningún esfuerzo intelectual ni ser contorsionista porque usarlas es tan fácil como ponerse las bragas, ese gesto que llevamos haciendo desde antes de tener dientes *sobre el arte de aprender ante quién merece la pena bajárselas, escribiré otro día.
Admito que cuando vi el anuncio online no di crédito. Navegué por la web desplegando cada ventana: fotos, videos… Me fascinó la filosofía de la empresa y lo bien pensado que estaba cada detalle del producto. Entendí que los modelos de braga y de body, sus distintos cortes, amén de cuestiones fashionistas, tienen que ver con la cantidad de sangre que pueden absorber.
Estamos en unas fechas que invitan a gastar y a regalar. Apunten: THINX. Se lo van a agradecer. Me lo van a agradecer.
Por mi parte, sólo lamento no haberlas tenido antes. Y por la suya, yo creo que deberían quererme por noticias así.