web cam

En esa especie de muestrario de tarados que es mi agenda hay alguno que, de vez en cuando, me produce entre asombro y horror, ya sea con sus comentarios o por sus comportamientos. Dejen que les dé ciertos detalles del sujeto al que me refiero hoy. Es un tipo de menos de cuarenta, tendrá ahora treinta y ocho o así. No es un "amigo", nos conocemos de vista y de tratar muy superficialmente, desde los veinte. Muy guapo, alto, moreno y con cierto carisma y don de gentes. Durante muchos años, ha sido uno de esos relaciones públicas de la noche madrileña; ha trabajado en algunas de las mejores salas, formado equipos para emblemáticas discotecas donde ha tenido acceso ilimitado a tías buenas. Y él claro, se ha tirado a toda famosa, a toda modelo, a toda go-gó, a toda azafata de imagen… y en definitiva, a toda hembra del sistema solar que anduviera cerca y se pusiera tonta, y le apeteciera. Sería uno de los noctámbulos que podría afirmar, sin exagerar, que ha estado con más de tres mil mujeres. Éste es su perfil, objetivamente.

Por hacerles corto el cuento: este chico desde hace cerca de cuatro años no se acuesta con nadie en una cama. Folla por videoconferencia. Huye del contacto humano. Le da miedo y le repugna y afirma que se le hace "muy complicado en persona", como toda explicación. Una mujer de carne y hueso carece de interés para él, que vive agazapado en su silla de oficina masturbánsoe en tiempo real con cualquier tía que acepte conectar la cámara y mostrarle el coño y lo que se introduce en él.

Especulo acerca de las razones por las que ha podido llegar a ser así… Es incapaz de desarrollar comportamientos "normales" respecto de fluidos, olor, tacto, comentarios y reacciones en la esfera de la intimidad. En su vida social continúa siendo alguien extremadamente relacionado. Ignoro la razón de su bloqueo. ¿Le han pegado alguna enfermedad? ¿Alguien de su entorno ha muerto por algún contagio de sida o algo parecido? Ya en su día, el tipo era especialito pero, de un tiempo a esta parte, “sólo por aquí", refiriéndose a Skype o a cualquier forma de videollamada. No participa del aspecto táctil, físico, de la sexualidad, rechaza las interacciones corporales. Su vida sexual es estrictamente online. Hace rato que cuando pienso en él, dudo si es un enfermo o un visionario, aunque me atrevo a afirmar que su opción está más cerca de lo primero que de lo segundo.

¿Qué valor tienen las caricias y los contactos físicos, “tocar y ser tocado”, en la excitación sexual?

Los expertos afirman que las conductas táctiles son especialmente importantes en la actividad sexual: por un lado, sirven para comunicar a la pareja el interés o el deseo, la rudeza o la ternura, y por otro, tienen en sí mismas capacidad para producir placer; por útimo, un efecto de confianza y seguridad en la persona que lo lleva a cabo, dependiendo, por su puesto, de la reacción de la pareja. Así, la persona que recibe esta estimulación, la que es tocada, puede satisfacer su anhelo de ser deseada, obtener un gran placer y establecer una comunicación con aquella otra que la toca.
Si es fundamental tocar y ser tocado, es igualmente determinante la forma en que se lleva a cabo: suave o brusca, rápida o tranquila, el lugar del cuerpo que se toca y la parte del cuerpo utilizada… Cuando se habla de tocar, muchas veces se entiende como algo reducido a las manos; peor un beso, un abrazo, la estimulación de distintas artes con los labios o la lengua, y el rozamiento de los cuerpos son también extremadamente importantes.
Es conveniente no perder de vista el valor del tocamiento como acto de comunicación y expresión de sentimientos. Algunas personas pueden implicarse en una relación sexual con el único objetivo de sentirse abrazadas y acariciadas -de ahí la frase de "ellos dan afecto buscando sexo y ellas dan sexo buscando afecto"-, de constatar que resultan objeto de deseo para su pareja, incluso aunque no obtengan satisfacción genital.
Las actividades táctiles ayudan a excitar sexualmente a la pareja, primero con una estimulación general del cuerpo y, luego, concentrando ésta e la zona de los genitales y los pechos de la mujer. Una forma inicial puede ser tocar todo el cuerpo a modo de masaje: no hay queolivdar que todo él es un órgano sensorial y que permite, además de distenderse, tomar conciencia del propio cuerpo y el de la pareja, e iniciar la excitación. Además, este tocamiento facilita la puesta a apunto de los cuerpos para el desarrollo de conductas de estimulación sexual más intensas.
Posteriormente puede incluirse el tocamiento de las zonas sexuales más específicas como los genitales.La zona genital es muy sensible al tacto y este sensibilidad se acrecienta conforme aumenta la estimulación erótica. De ahí la importancia de haber "puesto a punto" antes todo el cuerpo. La comunicación entre la pareja es determinante para desarrollar  una actividad táctil adecuada a sus intereses y preferencias, algo que de otra manera sería imposible establecer.
Para algunas personas, la actividad sexual no costal es un mero “preparativo” o “preliminar” para el coito, por lo que suelen darle poca importancia. Este constituye uno de los principales errores. La actividad sexual es y puede ser muy variada, siendo tan importante para conseguir placer las actividades coitales como no coitales.
El orgasmo no es la única forma de placer, por lo que no debe constituir el único objetivo.
La diferencia esencial está en las posibilidades de procreación no en el placer conseguido. Es más, para algunas personas resultan más gratas aquellas actividades diferentes al coito; en concreto, para muchas mujeres es mejor y más fácil conseguir el orgasmo mediante estimulación directa del clítoris (con la mano o con la lengua) que mediante el coito.