KegelSmart

Les voy a plantear algo que no les hará ni pizca de gracia: hacer ejercicio, esforzarse, gastar dinero en un cacharro… y total, para obtener unos resultados que no se ven. Ya me tenían ustedes manía, pero con esto quizá me quede sin Reyes. Como casi todas mis recomendaciones, lo hago por su bien. Con este post, que no está pagado ni patrocinado como los de otras que van por la vida fotografiando sus ensaladas y se ahorcan si pierden tres followers, y presumen de que saben escribir sin haber acabado la ESO o como se llame lo que vino tras EGB, y no digo que yo sepa, les proporciono una solución a unos problemas, en plural, que cunde más, bien gordos que casi nadie sabe cómo solucionar, que crean auténticos traumas… y que da mucho pudor asumir que se padece. Me refiero a la incontinencia urinaria, el prolapso uterino y ciertas disfunciones sexuales por la pérdida del tono vaginal.

No me den las gracias, pero lean hasta el final, tengan o no vagina propia. Desde aquí, mi agradecimiento a Marta Panera, responsable de Intimina en España.

Fisiología: el suelo pélvico. Problemas que le afectan. Detección.

El suelo pélvico es un conjunto de músculos que se extienden desde la parte delantera de la pelvis hasta el cóccix, en la espalda. Sostiene la vejiga, el intestino y el útero dentro de la pelvis. Cuenta con unos orificios específicos para que los conductos de la uretra, el ano y la vagina pasen. Estos músculos del suelo pélvico se enrollan firmemente alrededor de estos conductos.

Las funciones del suelo pélvico son vitales para la salud y el bienestar de la mujer, ya que los órganos internos se apoyan sobre él. Un suelo pélvico fuerte y tonificado es primordial para el control del esfínter urinario y anal. Asimismo, juegan un papel fundamental en las relaciones sexuales ya que estos músculos se contraen rítmicamente, y también durante el embarazo, ayudando a soportar el peso extra del bebé. Además, el suelo pélvico es el que ayuda a empujarlo a través de la vagina durante el parto.

Las consecuencias de un suelo pélvico débil son:

  • Exceso de peso durante el embarazo
  • Ciertos ejercicios de alto impacto como correr, crossfit o levantar peso
  • Obesidad
  • Menopausia, debido a los cambios hormonales del cuerpo

Estos factores pueden provocar trastornos serios en el cuerpo de la mujer. Las investigaciones indican que desafortunadamente, 1 de cada 3 mujeres pueden tener algún trastorno en el suelo pélvico, mientras que el 27,6 % de las mujeres de todo el mundo sufren incontinencia urinaria. Esta, junto con la incontinencia fecal o prolapso de los órganos (descenso de uno o más órganos de la cavidad pélvica hacia el exterior) son algunas de las graves consecuencias que puede experimentar la mujer.

Asimismo, la disminución del placer sexual, anorgasmia o pérdida del apetito sexual son otros de los trastornos derivados de un suelo pélvico débil.

Necesidad del producto: utilidad, en qué casos procede su uso, beneficios. 

Al igual que ejercitamos bíceps, piernas y glúteos, también es posible ejercitar y entrenar los músculos del suelo pélvico. La forma más fácil de fortalecerlos es practicando los conocidos ejercicios de Kegel. Estos consisten en contraer los músculos del suelo pélvico hacia arriba y hacia adentro durante unos segundos.

Para realizarlos correctamente no se debe tensar el abdomen, glúteos o muslos. Más bien, se debe encontrar una postura cómoda que permita aislar y contraer el suelo pélvico: apretar y elevar el ano, la uretra y la vagina, mientras que el resto del cuerpo permanece relajado.

Practicar ejercicios de Kegel se traduce en numerosos beneficios para las mujeres de todas las edades:

  • Prevenir y superar la incontinencia urinaria
  • Preparar y fortalecer el suelo pélvico previo a un embarazo saludable
  • Recuperar y restaurar la fortaleza del suelo pélvico tras dar a luz
  • Mejorar las sensaciones durante las relaciones íntimas

No obstante, aunque los ejercicios de Kegel parezcan sencillos, muchas mujeres no consiguen hacerlos correctamente. Por ello, y para solucionar esta cuestión, lo médicos han desarrollado ejercitadores que usan la biorretroalimentación para ejercitar el suelo pélvico.

La biorretroalimentación es una técnica que utiliza la información recogida del cuerpo tras ser analizada por un dispositivo médico que ayuda a controlar las funciones biológicas. El dispositivo recoge información sobre el cuerpo (bio), luego analiza y muestra la información en un formato fácil de entender (retroalimentación).

En el caso de los ejercicios de Kegel, los ejercitadores que hacen uso de la biorretroalimentación registran la fuerza del suelo pélvico cada vez que se realiza el ejercicio, seleccionando automáticamente una rutina apropiada basada en la fuerza, resistencia y rendimiento.

Detalles del artículo: prestaciones y detalles técnicos. Precio.

KegelSmart™, el primer entrenador personal para el suelo pélvico, está fabricado en silicona de grado médico y es 100% resistente al agua.

KegelSmart™ evalúa la fuerza del suelo pélvico a través de 5 niveles diferentes, desde el más débil hasta el más fuerte, cada uno con una rutina de ejercicio con el ritmo y la duración adecuados para ese nivel.

Este dispositivo selecciona automáticamente el nivel de ejercicio (alto o bajo), basándose en la fuerza de contracción y resistencia en la última sesión de entrenamiento. La naturaleza progresiva de estos niveles asegura que siempre se está ejercitando en el nivel que se adapte a las necesidades de la mujer.

Asimismo, cuenta con un programa guiado por vibración que indica cuándo se debe contraer y relajar los músculos: contraer cuando se produzca vibración, relajar cuando termine.

Gracias a este dispositivo, es posible realizar una rutina completa de ejercicios en solo 5 minutos.

Precio: 79,95€.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario