Sicario

No es el calor, ni la pereza, ni siquiera la resaca. Hoy, si me cuesta llenar una página en blanco, es porque la veo roja de sangre inocente y borrosa de tanto llorar y llorar desde los atentados yijadistas de ayer en Barcelona. Sigo haciendo campaña: leer no duele (vivir, hay veces que sí). Así […]