Como la espuma

 

Es un día especial. Es el cumpleaños de Milo (Carlo D'ursi), alguien a quien las cosas no van demasiado bien. A su lado, Gus (Nacho San José) su amigo incondicional, personaje crucial que sirve de detonante a toda la historia. Y es que Gus está empeñado en que Milo sonría, se divierta y sea feliz aunque sólo sea por unas horas y, si fuera posible, que eche un polvo. Gus decide pedir ayuda a una amiga suya, le debe un favor. Ella envía a sus contactos un mensaje convocando a una orgía. La invitación se hace viral en poquísimo tiempo.

A la mansión donde Milo vive tras un accidente que le ha dejado en silla de ruedas, una casa que pertenece a su familia y que se encuentra a la venta, va llegando una fauna urbana de lo más variopinta. Todos en busca de algo. Todos por encontrarse con otros. Todos huyendo un poco de sí mismos.

 

Una película coral donde las historias se entrecruzan para desvelar las carencias, la insatisfacción y el miedo que acumulamos por pura inercia. Los tópicos tan manidos como ciertos, se ven afrontados en clave de honestidad y de parodia. Mucho humor y sorpresas, sexo desenfrenado y decepciones, pérdidas y encuentros, todo eso es Como la espuma. Y además, culos increíbles en historias muy verosímiles, tríos, salidas del armario, la diferencia de edad, prostitución y virginidad, reencuentros que fuerzan el reproche y el perdón, curiosidad, morbo, nuevas oportunidades,... Entre baños en la piscina y carreras por los jardines y dormitorios, entre orgasmos y alcohol, entre desmadre y confidencias, en un clima desprejuiciado y con una encomiable óptica de normalidad, emerge una inesperada ternura porque, en el fondo, todos los seres humanos buscamos y necesitamos lo mismo.

Dirigida por Roberto Pérez Toledo (Seis Puntos Sobre Emma, Al final todos mueren -colectivo-, Los amigos raros).
Protagonizada  por  rostros  muy  conocidos  del  mundo  del cine  y  la televisión  como  son  Sara  Sálamo,  Diego  Martínez, Nacho  San  José,  Carlo D'ursi, Javier  Ballesteros,  María  Cotiello, Pepe  Ocio,  Sergio  Torrico, Elisa  Matilla, Adrián  Expósito,  Miguel  Diosdado, Jonás  Berami, Álex  Villazán, David  Mora,  Daniel  Muriel  y  Raquel  Quintana.

BSO Atrapados.

Mis reflexiones.

Las voy a compartir con ustedes, dado que salgo en la película (sí, sí, aparezco en un sofá, con gafas de sol XXL y un mini vestidito negro XXS). Mi primera orgía y la única y la última, y resulta que es cinematográfica, en pantalla grande. Quédense muertos. Al llegar el martes al Palacio de la Prensa acompañada de amigos, me emocioné. Ver esta película estrenada y en plena Gran Vía me puso tan nerviosa como si la hubiera parido yo. Escuché las carcajadas de los espectadores en la penumbra, escuché los comentarios a la salida... Bien. Divertida. Qué buena la historia de... (do not spoiler, please). En fin, una serie de indicativos de que ha funcionado, que ha gustado. Lo tiene todo para convertirse en la peli del verano.

Y ahora, mi respuesta la gran pregunta: ¿Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo? Pues, porque no está de moda. En efecto, hay algo en la relación afectiva estable que no encaja en este estúpido bucle de superficialidad egocéntrica, nihilista y hedonista en que nos hemos instalado. Pueden enfadarse conmigo pero así está la sociedad. Otra cosa es que no queramos verlo o que, conscientes de ello, decidamos no participar de ese mercadeo chungo de sentimientos devaluados, y aceptemos que no montarnos en la noria nos va a sumir en ostracismo y un relativo aburrimiento, algo que, si se medita bien, es perfectamente asumible en comparación con la decepción, el dolor, la insatisfacción y el asco tan tremendo que provoca, más pronto que tarde, follar a destajo con el primero que se cruza. Épocas hay para todo, claro está.
En esta espiral de fagocitar experiencias y personas no cabe estabilizarse ni detenerse a conocer a un único ser humano. Elegir a uno solo implica renunciar a todo lo demás, a ese universo de pollas y coños opciones por descubrir. OMG, qué drama. Y además, supongo que implica salir del foco que ilumina únicamente a ese yo tan bonito que algunos se creen que tienen y empezar a mirar a otro. Y porque da mucho miedo atreverse a admitir que alguien nos gusta y, no digamos ya, que nos enamora. Y porque cuesta implicarse emocionalmente; no da tanto miedo comerse una polla como revelar los miedos o los anhelos de un modo sincero. Porque al elegir a una persona en exclusiva, nos ponemos en sus manos y significa que ésta tiene el poder de rechazarnos, de traicionarnos, de hacernos daño, en definitiva. Y porque, iniciada la relación, aparecen el tedio, la infidelidad, lo cotidiano, la responsabilidad... y el fantasma de la ruptura tarde o temprano, hará su entrada, y nos aterra la idea de sufrir.

Actual, fresca, gráfica y profunda, hay que verla.
El  estreno  será  el  próximo  2  de  Junio  de  2017.
Antes  de  su  estreno  en  cines, se  ha presentado  en  festivales:
• El 30 de abril, en el LGBT  Film  Festival  de  Miami
• El  5  de  mayo  en  el D'A  Film  Festival  Barcelona
• El  22  de  mayo  inauguró  la  Sección  Oficial  del  Festival de  Cine  de  Alicant.

Trailer

La  película  ha  sido  producida  por Potenza  Producciones,  PonyFilms y  La  Panda  Productions.
Con producción  asociada  de  MGC  y  con  la  participación  de  Televisión
Canaria.