Innovar

Captura de pantalla 2013-03-10 a las 12.49.07Una de las formas más sencillas y rápidas de impresionar a un nuevo amante es proponer lo que se supone que es una postura de penetración complicada. Eso no sólo hará que demuestres cierta seguridad en tu técnica (muchos mortales, en las primeras citas, encuentran dificultoso hasta acoplarse de mala manera para el misionero), sino que dará la impresión de que eres alguien de mundo y sofisticado. Por favor, tengan en cuenta que me refiero a "parecer" y no a "ser".
Algunas personas -la mayor parte de las mujeres- no están ni remotamente intrigadas por las posturas novedosas porque en lo que realmente están interesadas es en los trucos que su pareja es capaz de llevar a cabo con los dedos y la lengua para proporcionarles mil orgasmos sin despeinarlas mucho un orgasmo. Así que, caballeros, tengan esto en cuenta lo primero.
Captura de pantalla 2016-12-03 a las 20.38.29Para mis queridas lectoras, por favor, no se me ofendan, pero necesitan saber que asumir el control de la posición que van ustedes a ocupar muy al comienzo de la relación sexual puede asustar y hasta anular a todo señor que no sea un tipo súper seguro de si mismo. Otros caballeros con bien de autoestima y con tablas, estarán más que encantados, por supuesto, pero es mi obligación prevenirles. De nada, guapas. Si quieren ustedes, queridas mías, jugar sobre seguro, dejen que él inicie el asunto, que elija dónde y cómo colocarse para la penetración y, poco después, con sutileza, muévanse hasta acabar como ustedes quieran. Si él se pone encima -misionero básico-, usted podría, por ejemplo, flexionar las rodillas y elevarlas hasta colocarlas sobre los hombros de su pareja. También cabe que usted arquee un poco la espalda, curvándola hacia arriba cuando él la guía hasta colocarla en cuadrupedia, para una penetración desde detrás, lo cual dará la sensación de una actitud más activa y entregada, sin resultar amenazante.

Aquí debo parar y confesarles que me duele tener que estar a estas alturas advirtiendo a las mujeres que no es recomendable demostrar que pueden tomar la iniciativa y estar al mando en el terreno sexual demasiado pronto, porque se supone que deberíamos haber progresado en cuestiones de igualdad; lamentablemente, no es así. Si lo hacen, salvo con el macho alfa de libro, podría encontrarse con que su pareja pierde la erección, se desorienta, se mosquea... Advertidas están.

Otro asunto que deben tener en consideración cuando traten de impresionar con una postura es que la posición debe verse diferente, pero ser fácil de realizar. Manipular de modo sutil a tu pareja hasta una postura que es erótica y a la vez cómoda es una cosa, pero hacer que se contorsione hasta una figura extraña o humillante o dolorosa no te proporcionará puntuación extra en absoluto. Ojo.

Algo más. Recuerde que es clave elegir una postura que refleje el momento en que se hallan ustedes en la relación, que refleje el grado de confianza que han alcanzado juntos. Hay posturas "muy normales" pero que exigen que la mujer tenga su autoestima en su sitio, puesto que, no es un tópico, conllevan mostrar el cuerpo y eso, a algunas, les va a suponer un problema y sentirse incómodas. Ante la duda, mejor elegir un comienzo más conservador e ir avanzando desde ahí.

Dejo para el final algo que ya he publicado y que me encanta repetir, aunque de extenderse mucho entre los lectores llegue a arruinar a los editores de las distintas versiones del Kama Sutra: en realidad sólo hay cinco posturas para realizar el coito. Desde esas cinco, todas las demás -los millones de posiciones que enumeran los tratados de sexualidad y los artículos de prensa y los ensayos sexológicos- son meras variaciones.