Puente

1488189_10200188967846295_1837742353_nVamos a hablar de puentes, no los de Madison, sino de una técnica que propicia el orgasmo femenino, esa especie de misión imposible, o esa meta que en ocasiones se resiste o se complica, llegando a condicionar las relaciones sexuales y a obsesionarnos.

Trataré de simplificar la explicación, algo completamente contra natura, ya saben ustedes de mi capacidad innata para liarme. La idea que atormenta a infinidad de parejas es que no se consigue el orgasmo mediante la penetración, y ello, a pesar de que ambas partes se predisponen de buen grado y sin prisas, están sanas y no existen circunstancias que a priori lo puedan impedir, y a pesar de que ella alcanza el orgasmo sin problema cuando es estimulada de otros modos, ya sea a solas o con su pareja.

La denominación "puente" es muy gráfica, ya verán por qué. La técnica sirve para dar continuidad a la estimulación oral, mecánica o manual del clítoris hasta CASI alcanzar el clímax y, justo entonces, iniciar la penetración y que se produzca el orgasmo con la intervención del pene.

Tengan varias cuestiones cruciales en cuenta: la estimulación del clítoris requiere lubricación, requiere continuidad (es decir: sin interrupciones y sin variar el ritmo, ni la temperatura, ni la intensidad, etc) y requiere ser capaz de identificar los estados de excitación (hay que llevarla cerca del orgasmo pero sin que lo alcance y, sin interrupciones significativas, proceder a la penetración con el pene). La no-interrupción de la estimulación del clítoris es importante. La respuesta sexual y la evolución de la excitación femenina difieren mucho en este tema de la masculina. Si se interrumpe o se modifica la técnica, la mujer pierde la excitación y habrá comenzar desde cero de nuevo.

La estimulación del clítoris siempre es más efectiva y más sencilla mediante la masturbación, el sexo oral o con juguetes. Repito hasta hartarme: con lubricación y siempre yendo de menos a más, sin brusquedades y sin alterar el movimiento que se haya iniciado, ni en lo que respecta a intensidad ni en el ángulo. A veces, se desencadena el orgasmo por mera "constancia", gracias a haber sido paciente y dedicar unos pocos minutos en la misma técnica, sea con la ayuda de dedo(s) o de la lengua. La técnica del puente es muy efectiva. En realidad sirve para conectar las distintas formas de estimulación previas con la penetración (preliminares-coito). Una vez se produce la penetración será exclusivamente el pene el que proporcione el placer. Es decir: el trabajo lo harán otras partes de la anatomía de la pareja y el pene se atribuirá todo el mérito.

De nada.