Focus

1017103_4263126795795_1120921628_nMe sucede a menudo que me distraigo mientras practico sexo. Empiezo a pensar en cosas completamente ajenas y que no tienen nada que ver. No es que no disfrute, es sólo que me despisto.
Atención queridos lectores que esto es una de esas quejas/solicitudes de consejo que recibo.
Para empezar, yo lejs de preocuparme, directamente le felicitaría. Si eso es un problema, es decir, si mantener sexo a menudo aunque sea descentrado es una preocupación, para lo que sucede con nuestro Gobierno, servidora ya no encuentra definición.

Si eres como la mayor parte de los tristes mortales, y llevas una vida rígida, con un montón de asuntos pendientes y de obligaciones sobre tus espaldas, es normal que te pase, aunque, obviamente, no es lo ideal. Por supuesto, no estoy refiriéndome a los casos en que concurre cualquier problema psicológico como los trastornos de atención, con o sin hiperactividad.

Por puro egoísmo y por sentido práctico de la vida, hay que focalizarse. Estar en el momento presente. Es un hecho que concentrarte en las sensaciones que estás experimentando durante el sexo incrementa considerablemente el placer.

Un truco que suele funcionar es tratar de relajarse, de calmarse a solas durante unos minutos antes del sexo -meterse en la cama justo después de subirte cinco pisos de escaleras, de mandar un email con dos contratos complicados, de fregar una tendalera de cacharros o de sacar al perro a que mee y dé tres carreras, no son ejemplos de actividades coadyuvantes a la calma mental-. Otro consejo: mantener los ojos abiertos evitas que te robe la cartera en vez de cerrarlos que es como tan romántico y hazlo para observar la acción no para plantearte si las paredes serían más bonitas en gris grafito. Otra forma efectiva de centrarse es hablar a tu pareja mientras lo estáis haciendo, decirle lo mucho que te gusta lo que te hace o indicarle qué y cómo quieres que siga.