Confusión

998899_4258495680020_1705779477_n

Querría abordar otra queja/consulta que he recibido. "Estoy teniendo una aventura e, irónicamente, el sexo con mi marido es mejor que nunca. Estoy muy confusa. Estaba totalmente decidida a dejarle pero, ahora, no estoy tan segura".

El mero hecho de que el sexo haya mejorado con el marido no implica que la relación en sí, con él, lo haya hecho. Es extremadamente frecuente que las relaciones íntimas con la pareja estable mejoren cuando se está manteniendo una aventura. Los idilios "prohibidos" disparan los niveles de deseo hasta las capas de la estratosfera porque el sexo se convierte de nuevo en algo divertido y excitante que además va muy asociado al peligro; ambas cuestiones, ilusión y clandestinidad, propician que el erotismo se despierte. Por otro lado, el hecho de que no puedas ver a tu amante constantemente genera un extra de energía sexual que se redirecciona hacia tu marido. Si además le añadimos la inevitable dosis de culpabilidad por estar siendo infiel... Se explica por qué la pasión ha vuelto a la pareja. Recuerda también que las personas parecen reanimarse y llenarse de energía justo antes de morir.

De todos modos, no me extraña que estés confundida y sorprendida. Es muy complicado pensar con claridad cuando se está terminando con un matrimonio mientras se mantiene una relación con un tercero -ojo, distingamos sexo esporádico de affaire con cierta proyección-. Si realmente pretendes tomar una decisión razonable, una decisión meditada de la que no te acabes arrepintiendo o de la que después pretendas echar la culpa a tu actual amante, corta o deja la relación extra matrimonial en "stand by" hasta que te aclares. Así, separando temas, podrás asumir tus propios actos.

Por concluir, les pido una reflexión sobre esto: Las mujeres utilizan 20.000 palabras al día. Los hombres, 7.000.
Podría terminar la frase, el artículo y la industria de la divulgación basada en la controversia entre sexos, si me apuran, con este dato. Explica tanto... Lo explica todo.