A media asta

“Las patatas están duras. Tu polla no”. Podría decir que lo he oído en la mesa de al lado o, sencillamente, explicarles que, a veces, la intención desafiante de un señor, su porte de conquistador, ese aire de chuloputas tatuado y ciclado y tanta actitud de vaquero con satiriasis, distan muuuucho de la dureza de […]