Las Campos

Captura de pantalla 2016-08-19 a las 12.02.03Esto pienso yo de ese programa de Tele5, Las Campos. Y sí, me dirán que pude ver otra cosa, cambiar de canal. En efecto, pude, pero quise comprobar por qué alguien a mí me tiene vetada en Tele5, y luego meten este despropósito, que paso a comentar.
Lo que vi anoche me pareció sencillamente demencial. Me invadió una vergüenza ajena difícil de provocarme a estas alturas. El debate previo: un tropel de comentarios edulcorados, de argumentos diseñados en un despacho para intentar salvar lo insalvable. Niveles máximos de peloteo, falta de criterio, total ausencia de autocrítica. Un mojón. Un ejemplo de autofelación televisiva 10/10. Anoche esa pantomima de debate se acompañó de una simulación de sondeo entre críticos de tv que hicieron un esfuerzo para argumentar en positivo sobre un producto fallido. Desde la cadena hicieron un intento de conferir un nivel profesional a un resultado lo que hoy día mejorarían dos becarios de la escuela de cine, borrachos y grabando por su cuenta con un teléfono.
Quemaron todas las canciones del repertorio sobre comida, aunque yo eché de menos que sonase en cualquier momento, como cuando la Campos mayor despedazó al pobre Antonio Rossi en el momento que hizo una pregunta de cosecha propia, no pactada, la banda sonora de El Padrino; el nombre Campos, ayer se demostró, los tiene a todos dando palmas, aterrorizados con ir al INEM o al cementerio mediático, si expresan la más mínima crítica contra las señoras esas.
A nadie en esa cadena le importa la verdad: que el programa es una absoluta tontería ab initio. Nadie quiso tomar la decisión de cancelarlo y borrar los brutos. Nadie tuvo huevos de asumir el error, y se empecinaron en seguir adelante. Para ello, Mediaset ha desplegado la artillería pesada: la parafernalia clásica de inundar los medios con entrevistas coñazo, emisión de mil promos, omnipresencia de las dos en cada programa de la cadena... y según se acercaba la fecha de emisión (ya por todos más temida que deseada), a la desesperada crearon esa mesa de debate (fake) y pusieron a media plantilla a editar, a la carrera, ese material anodino. No tiene pies ni cabeza ni siquiera dándole ese giro de "docurreality", inventado a toda prisa para distanciarse de los frikis y de las Kardashian, y otorgarle interés y crear, a posteriori, una pecha editorial de la que carece, ese leve guiño hacia un tema de moda: la comida y la obesidad y todos los asuntos conectados (bulimia, anorexia, desórdenes alimenticios, dietas, teorías alimentarias, alimentos estrella, machismo-feminismo por la imagen, etc) y de propina, pues abordaron un tema hiperdelicado como es el cáncer y aclararon, bajo amenaza de demanda, que Terelu solamente bebe alcohol social. Al seguirlas (pactado), al verlas levantarse (las dos iban ya maquilladas y peinadas de despeinadas), al escucharlas (gilipollez tras gilipollez), al verlas en acción (prescindibles, anodinas, marujas), en vez de empatizar con ellas, se demuestra que ese programa carece de interés. Los convidados al almuerzo de las Campos, vía casting: Florentino y Tania Llasera por ser gordos televisivos, el chef que hace milagros convirtiendo "alpiste" en delicatessen y un ex de Terelu que no dijo nada de nada, no son tan interesantes como la jauría humana que reclutan Alaska y Mario Vaquerizo... (próximos invitados sí o sí, si se siguen grabando otras entregas). Buscaron populismo y reconectar con los pobres metiendo la llamada de la sirvienta de Teresa Campos en directo, con el recuerdo pelota a toda la familia de Belén Ro (otra que tal baila... Terelu no eres la única que pone su culo en la tele gracias a...) y ese "oportuno y espontáneo" Jesús Manuel que quiso rememorar la batallita de Teresa Campos y otra ex sirvienta agradeciendo su ayuda antes de morirse en "Hay una Carta para ti".
Escribo esto aun sabiendo que Las Campos tuvo una gran audiencia, porque estamos en agosto y anoche en las Olimpíadas ponían taekwondo femenino, porque las siguen millones de señoras que se echan laca y compran por la teletienda joyas de circonitas a plazos... y porque a toda España nos hipnotiza ver un desastre televisado. Pero lo de ayer puso en evidencia la manipulación que ejercen ciertos medios de comunicación, la evidente falta de criterio de esa cadena. Si invirtiesen ese mismo presupuesto y esfuerzo en apoyar una causa social, la que fuera, me rendiría en alabanzas. Pero esto no. Las Campos no informan, no entretienen (porque entretener y llenar huecos en la parrilla no son sinónimos, conste), no aportan nada y no representan a nadie desde esas mansiones megalómanas y sin talento. Incompresiblemente, en otro régimen, estaban ocupando la pantalla pero, ahora, les deseo el mismo destino televisivo que a Rosa Benito, un game over ya.
Yo a veces me imagino que se interrumpe el telediario de Piqueras cualquier día y aparece el señor Paolo Vasile en una rueda de prensa confesando que lleva tantos años como tiene Andreíta, la hija de Belén Esteban, haciendo un estudio sociológico en España. En mi ensoñación, el jefazo pedirá perdón, dirá que lo siente, que era todo una broma, un experimento, que estaba ensayando si se podía controlar una nación, analfabetizar un país a base de minar la cultura desde las nuevas generaciones, crear ídolos a base de personas incapaces y matener a garrulos totales durante años y años en antena a base de remover un escándalo prefabricado. Y ya verán que saldría impune y reforzado a pesar de todo.